Compartir

Quan Jiang y Yangyang Zhou, dos estudiantes universitarios chinos residentes en Estados Unidos, han sido acusados de haber conseguido casi 1 millón de dólares gracias a sus malas prácticas con Apple y el trafico de iPhone falsos. El reporte de esta información, que ha sido reportada por medios como The Oregonian o The Verge, apunta a que este plan se desarrolló durante 2017 hasta que Apple descubrió y acusó a estos dos estudiantes. A continuación te contamos más detalles.

¿Cómo consiguieron engañar a Apple?

Los dos estudiantes acusados se encontraban en Estados Unidos, allí importaban iPhone falsos desde China, su país natal. Estos iPhone además estarían programados con algún tipo de programación que impedían que se encendieran y de esta forma acudir al soporte técnico de Apple alegando que no funcionaban y poder obtener otro equipo de reemplazo que fuera 100% original y garantizado por la propia compañía.

iPhone 7

Yangyang Zhou habría sido el encargado de los iPhone de contrabando llegaran a Estados Unidos para que, posteriormente, su colega Quan Jiang contactara con Apple. Este contacto lo realizaba de múltiples formas, a veces desde una Apple Store física y otras veces a través del soporte técnico online que ofrece la compañía para determinar que un dispositivo pueda requerir una reparación.

Desde Apple afirmaron no haber sido conscientes de que los iPhone que Jiang entregaban eran falsos. El motivo de que esto no pudiera ser verificado era la imposibilidad de encender el teléfono. Cabe destacar que fueron 3.069 las veces que Jiang pidió una reparación, siendo 1.493 veces aceptadas por Apple. El valor monetario que la empresa habría perdido rondaría los 895.000 dólares.

La cifra cercana al millón de dólares que habrían obtenido los dos estudiantes chinos se debía al trafico de los iPhone originales en China. Al parecer, una vez que Apple les entregaba los dispositivos de reemplazo, estos se enviaban a China para que un tercer implicado se encargara de venderlos a un precio que estaba descontado respecto al precio de venta oficial pero que seguía siendo considerable para que Jiang y Zhou pudieran obtener grandes beneficios.

Fue en junio y julio de 2017 cuando Apple detectó estas anomalías y se puso en contacto con Jiang para enviarle ordenes de cese y desistimiento. La compañía le informaba de que estaban siendo conscientes de que estaba importando iPhone falsos. Jiang nunca respondió a estos avisos y, a buen seguro, ahora tendrá que explicar este plan en un tribunal junto a su compañero.

mm
25 años. Estudiante de Marketing y Publicidad. Apasionado de la tecnología en general y de la manzana mordida en particular. Como dijo aquel: think different. alvaro.lamanzanamordida@gmail.com