Compartir

El Gobierno Británico en su última genialidad ha propuesto poder violar la privacidad de los usuarios accediendo a los chats y las llamadas que están cifradas. Ante esta idea las principales empresas tecnológicas como Apple, Google o Microsoft entre otras han emitido una carta conjunta rechazando de manera tajante estas medidas. 

Esta propuesta llega desde la inteligencia británica, el GCHQ, el equivalente al CNI en España o la NSA en EEUU. Estas proponen que las agencias de inteligencia puedan participar de manera invisible en los chats de los ciudadanos para poder tener acceso a los mensajes con el objetivo de investigar a ciertos delincuentes.

Apple se niega a dejar acceder a la inteligencia británica a los chats cifrados

Hasta el momento desde Apple se han negado siempre a abrir una puerta trasera en su sistema operativo, como ya vimos en el caso de San Bernardino, pero ahora desde Reino Unido quieren que se apruebe una ley que obligue las empresas a violar esta privacidad. Apple y cualquier compañía estaría obligada a permitir que el gobierno de Reino Unido pueda estar presente en una conversación de manera discreta.

iPhone XS Mensajes

Defienden que el proveedor de estos servicios de mensajería siempre puede agregar de una manera fácil los dispositivos que están involucrados y que participan en un chat o en una llamada. 

Ante tal aberración, las compañías tecnológicas mandaron una carta conjunta el pasado 22 de mayo mostrando su repulsa ante esta propuesta. Esta carta rechaza esta medida porque viola los derechos humanos fundamentales de privacidad, porque conlleva un riesgo para la seguridad y como no, viola los principios que defiende la agencia GCHQ.

Esta carta dice lo siguiente:

Esta propuesta de agregar un usuario «fantasma» violaría importantes principios de derechos humanos, así como varios de los principios descritos en el artículo de GCHQ. Si bien los funcionarios del GCHQ afirman que «ni siquiera tiene que tocar el cifrado» para implementar su plan, la propuesta del «fantasma» plantearía serias amenazas a la ciberseguridad y, por lo tanto, también una amenaza a los derechos humanos fundamentales, incluida la privacidad y la libre expresión. En particular, como se describe a continuación, la propuesta fantasma crearía riesgos de seguridad digital al socavar los sistemas de autenticación, al introducir posibles vulnerabilidades no intencionales y al crear nuevos riesgos de abuso o mal uso de los sistemas. Es importante destacar que también socavaría los principios de GCHQ sobre la confianza y la transparencia del usuario establecidos en la pieza.

Las aplicaciones de mensajería ahora mismo persiguen que nadie pueda acceder a los mensajes que se intercambian a través de la misma. Por ejemplo WhatsApp o Mensajes utilizan sistemas de cifrado de extremo a extremo. 

Esperamos que finalmente desde el gobierno británico no impulsen esta ley pues finalmente veríamos como se vulneran los derechos de los usuarios a la privacidad y seguramente creará un socavón en la seguridad de los dispositivos.

Déjanos en la caja de comentarios qué opinas de esta carta y de la medida que quiere impulsar la inteligente británica.

Te invitamos a leer la carta completa aquí.