Compartir

Tanto Amazon como Google y otras compañías ofrecen soluciones de bajo coste para convertir nuestro televisor convencional en inteligente, excepto Apple. El motivo es sencillo, cada una de ellas ofrecen un contenido que repercute en sus arcas de manera mensual con las suscripciones.

Apple lanzó el Apple TV de cuarta generación por un precio menos atractivo y un volumen mayor el de sus competidores. Aunque no tenemos datos de ventas, cualquiera que tenga un Apple TV en casa notará que es un dispositivo sin rumbo establecido y que prácticamente podemos hacer lo mismo (o incluso más) con otro producto de la competencia por un menor precio.

Según el medio The Information, los californianos podrían estar trabajando en una solución que aumentaría las ventas del centro multimedia en formato “sticker” que coincidiría con el lanzamiento de su particular Netflix. Esto tendrían bastante sentido, los servicios de suscripción es un potencia solvente en crecimiento, así que un mayor número de ventas de dispositivos de este tipo, podría aumentar los suscriptores para consumir todo el contenido que nos ofrecen desde Apple

Apple quiere competir con Amazon y Google

Nuevo Apple TV con 4K

El Fire TV Stick de Amazon o el Chromecast de Google utilizan un patrón similar, un dispositivo que de bajo precio que permite consumir su propio contenido. Es preferible “sacrificar” márgenes económicos de los dispositivos físico pero fidelidad a nuevos clientes con suscripciones.

Si la información de The Information es solvente, Apple podría planear el lanzamiento de este nuevo dispositivo en 2019. Seguramente el precio no será muy competido al de la competencia, pero sí ofrecería un menor precio comparado con el Apple TV actual.

Otra de las novedades es la manera que se podría conectar a nuestra televisión, ya no sería necesario utilizar un cable de corriente, simplemente se conectaría al puerto HDMI y de ahí recogería la alimentación suficiente para poder visualizar nuestros contenidos.

Apple está realizando una gran inversión en contenido propio y debe recuperar la inversión con nuevos clientes que estén dispuestos a pagar una suscripción mensual a cambio de contenidos de calidad y un precio atractivo en un dispositivo que sea capaz de reproducir los contenidos contratados.