Compartir

Hace poco menos de un mes se produjo un ataque terrorista por parte de radicales de extrema derecha en Christchurch, Nueva Zelanda. Esto abrió el debate en varios países acerca de lo permisivas que eran algunas redes sociales para publicar contenido sensible como los videos que mostraban parte del ataque. Algunos países como Australia ya han incluso redactado un proyecto de ley que frenaría en seco la publicación de ese tipo de contenidos y que podría hacer que, si no se cumpliera, los directivos de las redes sociales acabasen entre rejas.

Facebook, Twitter y otras plataformas pendientes de la nueva ley australiana

The Guardian informaba hoy acerca de la ley que quieren implantar en Australia en relación a las redes sociales. Según esta nueva directriz, la cual aún está pendiente de aprobación, los responsables de las redes sociales dispondrían de una hora para eliminar todo aquel contenido sensible que muestre actos o conductas de violencia. En caso de no cumplirse esta premisa podrían haber penas de hasta tres años de cárcel para los ejecutivos de las redes sociales y multas de hasta 2,1 millones de dólares australianos.

Atentado Nueva Zelanda
La ubicación de videos del ataque en Nueva Zelanda, motivo de esta ley

Los encargados de supervisar si se cumple la ley en las redes sociales sería el Comisionado de Seguridad Electrónica australiano. Este se encargaría de notificar a las empresas de que se está publicando material violento y les instaría a retirarlo. El fiscal general australiano Christian Porter, afirmó que el tiempo del que disponen las empresas para borrar el contenido podría ser «razonable» en función de las circunstancias.

Porter también se mostró convencido de que todos los australianos estarían de acuerdo en que resulta totalmente irrazonable que pueda existir contenido tan sensible en las redes sin que se tome ninguna acción contra los responsables de mantenerlo en la plataforma. Incluso se atrevió a nombrar algunas redes sociales como YouTube, Twitter y Facebook para indicar que en esas redes no existe actualmente responsabilidad por parte de las empresas respecto al contenido que se publica.

Si bien esta ley establecería como principales responsables a los altos ejecutivos, lo cierto es que desde numerosos medios se ha hecho hincapié en lo complicado de esta situación. Al fin y al cabo en empresas de estas dimensiones resulta un tanto descabellado dar por responsables a los directivos del contenido que se muestra en sus plataformas. Cuesta imaginar que, por ejemplo, Mark Zuckerberg como CEO de Facebook pudiera acabar en prisión por esto.

¿Qué opinas de este proyecto de ley de Australia? ¿Crees que algún directivo de las grandes empresas acabará en la cárcel si no se cumple con las directrices de contenido sensible? Déjanos tus impresiones en la caja de comentarios.

mm
24 años. Estudiante de Marketing y Publicidad. Apasionado de la tecnología en general y de la manzana mordida en particular. Como dijo aquel: think different. alvaro.lamanzanamordida@gmail.com