Compartir

El Apple Watch Series 4 fue presentado el pasado mes de septiembre, con una interesante funcionalidad relacionada con la salud: la posibilidad de hacernos un electrocardiograma con nuestro reloj, simplemente colocando nuestro dedo en la corona digital. Esta función que se activó la semana pasada con watchOS 5.1.2 solo en EEUU ya ha salvado una vida, como te contamos a continuación.

El ECG del Apple Watch Series 4 consigue salvar una vida

Como decimos, esta nueva tecnología permite detectar problemas cardiacos como fibrilaciones auriculares con una precisión bastante elevada. De momento solo ha recibido la aprobación de la FCC por lo que en España no podremos utilizarlo, salvo que hayamos comprado el reloj en EEUU, ya que esta es la única condición para utilizar la función ECG en los Apple Watch Series 4 fuera de EEUU.

Un usuario en Reddit ha compartido estos días su experiencia con esta nueva función que tras activarla en su reloj inteligente le detectó que tenia un ritmo cardiaco irregular. Tras recibir esta notificación obviamente fue a abrir la aplicación de ECG para hacerse un electrocardiograma. El resultado de este fue que estaba sufriendo una fibrilación auricular por lo que se desplazó corriendo a un hospital para poder ser diagnosticado.

El médico tras visitarlo le dijo lo siguiente:  ‘debería comprar acciones de Apple, porque probablemente le salvó la vida’, tal y como recogen nuestros compañeros de ADSLZone. Ahora este usuario ha recibido un diagnóstico de un cardiólogo que confirmaría el resultado que le dio la aplicación de ECG del Apple Watch Series 4, algo que sin duda es asombroso.

Con esto Apple gana en credibilidad a lo que afirmó en la conferencia de presentación del pasado mes de septiembre. Con este tipo de sensores se van a poder salvar vidas gracias a recibir un diagnóstico precoz de enfermedades cardiacas. Debemos de recordar que las notificaciones de ritmo cardiaco irregular funcionan de manera pasiva ya que el reloj va realizando mediciones a lo largo del día sin nosotros hacer nada. Cuando nos salta esta notificación deberemos de realizar un electrocardiograma para poder confirmar algún tipo de problema grave en nuestro corazón.

Es asombroso como avanza la tecnología llegando al punto de tener un electrocardiógrafo en nuestra propia muñeca que es bastante preciso. Obviamente los resultados que obtenemos deben de ser siempre valorados por un médico y realizarse un ECG con el equipamiento médico, aunque este es un paso muy importante que seguramente veremos en otros dispositivos en un futuro.

Esperamos que el resto de países se hagan eco de esta noticia y se agilice la activación de esta funcionalidad a nivel mundial, aunque dependemos de la burocracia y de las administraciones de los Estados.