Face ID es tan natural que cuesta volver a Touch ID

Face ID es tan natural que cuesta volver a Touch ID

Ricky Fernández

El nuevo sistema de seguridad Face ID, es tan natural que cuesta volver a Touch ID.

Hemos estado probándolo durante todo el fin de semana y las pruebas realizadas han sido más que satisfactorias.

Desde pagar en un establecimiento, hasta ejecutar nuestros usuarios y contraseñas en formularios páginas web o aplicaciones de iOS.

Face ID es tan natural que sorprende su uso

FACE ID iPhone X

A pesar de las dudas que muchos usuarios presentan sobre este nuevo sistema de seguridad, podemos asegurar que su funcionamiento es realmente espectacular en todos los sentidos y en todas las situaciones.

Apple ha realizado un buen trabajo, no solamente por su excelente funcionamiento, también porque prácticamente te olvidas de que Face ID está ahí. Simplemente usas el iPhone X sin tener que preocuparte de nada más.

Por supuesto, todo esto lo podíamos hacer con Touch ID, pero ahora es mucho más rápido de realizar, con que tengamos el teléfono delante de nosotros es más que suficiente, no tenemos que pulsar nada ni hacer nada más.

La adopción es realmente rápida, un par de horas (como mucho) usando el iPhone X, hace que prácticamente te hace olvides del Touch ID. Los nuevos gestos también ayudan a interactuar con el terminal de una manera bastante amena.

Hemos puesto a prueba Face ID en todo tipo de condiciones, siendo satisfactorias todas las pruebas. Desde la más completa oscuridad hasta en lugares muy soleados.

Las aplicaciones que todavía no están adoptadas a Face ID, iOS cambia de manera automática el reconocimiento de huella dactilar por la de nuestro rostro. Así que no hemos encontrado ninguna aplicación que no permita el reconocimiento facial de Apple.

https://apple5x1.com/face-id-no-funciona-estas-condiciones/

Para realizar pagos con el iPhone X también es un punto interesante, con pulsar dos veces el botón de encendido, este activa nuestra tarjeta asociada a Apple Pay y al detectar nuestra cara, automáticamente habilita el sistema de pago con una rapidez asombrosa.

Face ID ha llegado para quedarse, una vez que lo pruebas, es difícil volver atrás. Su interacción es tan natural, que la experiencia de usuario no es comparable con otro sistema de seguridad.

¿Has probado Face ID? ¿Qué te ha parecido?