Una fotografía capturada desde un iPhone pierde su esencia. Según Wim Winders

Un conocido cineasta participó en una interesante entrevista, donde daba sus argumentos sobre la fotografía realizada desde un iPhone, donde ya os adelantamos que sus motivos son realmente convincentes.

Su teoría resalta en que las imágenes que se capturan desde un dispositivo móvil pasan rápidamente al olvido, donde estamos más tiempo editándolas para enmascararlas que capturando el momento perfecto. Un momento donde antes se imprimía para visualizar esa imagen permanentemente.

Con un smartphone como el iPhone, estas imágenes rápidamente se olvidan, se capturan, se suben a una red social y prácticamente no volvemos a verlas. Solo están para representar el presente, no para permanecer en nuestro espacio físico.

La fotografía desde un iPhone no es una fotografía

Fotos de instagram en un iPhone
Hablamos de las declaraciones de Wim Winders en la BBC, cineasta conocido por películas como París-Texas. Este director alemán cuenta con premios recibidos en el festival de Cannes o el BAFTA, además de ser un amante de las cámaras Polaroid. Estas cámaras cuentan con la peculiaridad de que son capaces de imprimir una imagen justo en el momento de captarlas.

Wim Winders cree que estamos saturados de aplicaciones que ayudan a mejorar nuestras fotografías instantáneamente. Esto hace que se pierda la esencia de capturar el momento perfecto, un momento irrepetible donde la fuerza de la edición es inexistente. Ahora estamos más preocupados de capturar cualquier imagen y editarlas hasta que prácticamente parezcan irreconocibles para engañar a los ojos que se dignan a mirarlas.

El director cree que los teléfonos móviles han matado a la fotografía, a pesar de que las cámaras cada vez sean más espectaculares, olvidamos el concepto verdadero de realizar una fotografía. Una imagen que nos deje pensativos, que podamos observarlas permanentemente y que cuenten una historia o un mensaje detrás de cada una de ellas.

Estamos más preocupados por impresionar a nuestros amigos en las redes sociales con ediciones y filtros que incluso pueden llegar a quemar las imágenes por demasiada saturación que en captar un momento único. Por ello, Wim Winders sigue siendo un amante de las cámaras Polaroid.

Aún así, reconoce que suele hacerle selfies con su iPhone, aunque mirarse en un espejo tampoco es realmente una fotografía. Apple por su parte realiza una serie de campañas muy buenas donde nos enseñan a capturar el momento perfecto a través de nuestro iPhone con poco recursos y con mucha creatividad.

¿Qué te parecen las declaraciones de este director alemán? ¿Estás de acuerdo con estas afirmaciones?

3 Comentarios