Compartir

En Rusia todo es posible, al igual que escuchar historias de personas que han hecho cosas realmente extrañadas para comprar un dispositivo de Apple, como un iPhone.

Una de estas historias ha sucedido en Rusia, un cliente quería comprar un iPhone así que se dispuso a ahorrar durante un tiempo. Cuando juntó el dinero necesario, se presentó en un distribuidor de Apple en Rusia con una bañera llena de monedas.

Para poder entrar en el centro comercial con esta insólita manera de pagar más de 100.000 rublos (que al cambio en euros serían unos 1.300 aproximadamente). Tuvieron ciertos problemas con el personal de seguridad, pero al final consiguieron acceder al establecimiento.

Una Apple Store llena de monedas

Nuestro protagonista no dudó en trasladar su bañera llena de monedas para comprar el nuevo iPhone XS de 25 6GB de almacenamiento interno junto a varios amigos. La imagen tan llamativa quedó capturada en vídeo, del cual se subió a Instagram para su difusión.

El cliente afirmaba que eran todos sus ahorros y parece ser que meterlos en el banco no era una opción para él, así que optó por llevar todas las monedas en una bañera. Por supuesto, está en su derecho de pagar como mejor le convenga. Como os podréis imaginar, esto causó un gran revuelo en la tienda, ya que no es nada normal que un cliente se presente con 100.000 rublos en una tienda y mucho menos dentro de una bañera.

Al menos esta historia queda en una anécdota bastante llamativa e incluso graciosa, pero hay otros casos en los que hemos conocido verdaderos dramas, como el de un chico chino que vendió literalmente un riñón para comprar un iPhone y un iPad en el año 2012.

A los trabajadores de la tienda les resultó bastante cómica la situación, así que aceptaron la bañera llena de monedas para recibir el iPhone XS que deseaba. La verdad que podría haber utilizado algunos de los plásticos monederos que ceden en los bancos para contabilizar las monedas. Pero no hubiera sido tan llamativo.

Seguramente esta acción sea más mediática que otro fin, ya que como podemos ver en Instagram, el joven graba todo el proceso par sorprender a los trabajadores de la tienda Apple. Eso sí, un empleado tuvo que estar dos horas “castigado” contando las monedas para verificar que estaba todo el importe del iPhone XS.