Fundación de Apple. Así fue la historia

Fundación de Apple. Así fue la historia

José Alberto Lizana

A día de hoy Apple es sin duda una de las multinacionales más importantes a nivel mundial, tanto por su volumen de mercado como por su valor en bolsa. Todos los gigantes tecnológicos tienen un comienzo que en ciertas ocasiones puede no ser el más glamuroso como le ocurrió a Apple. En este artículo te contamos

Steve Wozniak, el genio de la computación

Para hablar de cómo se fundó Apple, sin duda hay que empezar por la niñez de uno de sus fundadores: Steve Wozniak. El mago de Woz, como le gustaba que le llamasen nació en 1950 con un don para la computación. A una temprana edad creó una maquina que permitía sumar y restar. Esto a día de hoy puede parecer algo relativamente sencillo, pero en 1950 todavía se estaba explorando la computación y el modo de crear máquinas inteligentes. Sus estudios se desarrollaron en Barkeley donde estudió computación.

Wozniak se dedicaba a diseñar diferentes circuitos en papel para después intentar llevarlos a la práctica. Este sin duda fue el gran desencadenante para poder llevar sus conocimientos a otras mentes como por ejemplo a su vecino Bill Fernández. Tanto Wozniak como Bill intentaron crear entre los dos un primer ordenador personal que terminó siendo un auténtico desastre. Este inconveniente provocó que Steve Jobs y Wozniak se conocieran en 1971 para poder comenzar a trabajar juntos en un nuevo ordenador personal. Steve Jobs no era ningún erudito el eléctronica siendo el propio Wozniak el que le enseñara todo lo que sabía comenzando de verdad a trabajar en el que sería el Apple Lisa I.

steve Jobs Wozniak

Es importante destaca que Steve Jobs tenía en ese momento únicamente 15 años pero ya mostraba unas actitudes de liderazgo y ambición que se combinaron junto a la gran idea que tenía Wozniak: crear un ordenador personal. El primer trabajo que realizaron juntos fueron unas cajas azules que permitían realizar llamadas telefónicas de larga distancia sin ningún tipo de coste. Este producto fue vendido por 150$ cada una, siendo los ingresos divididos entre Wozniak y Jobs. Aunque esto puede parecer algo insignificante, este sin duda fue el inicio de Apple al mostrar los proyectos que podían llevar a cabo los dos fundadores de la compañía.

La primera inspiración para Jobs y Wozniak

El hecho de fabricar una computadora personal y funcional es algo que en un primer momento sobrepasó a los dos genios. El fracaso que supuso el primer prototipo diseñado por Wozniak no marcó un buen precedente, pero la tecnología iba avanzando a gran velocidad. La asistencia a las reuniones de Homebrew Computer Club y el lanzamiento de las nuevas microcomputadoras Atair 8800 y IMSAI inspiraron a Wozniak a crear su propio ordenador. El problema que se presentó fue el alto precio que tenían los componentes para diseñar el producto. Es por ello que durante varios meses se limitó a  realizar diseños en papel hasta que se pudiera permitir una CPU para llevarlo a la realidad. Fue MOS Tecnhology la que lanzó en en 1976 el procesador 6502 por un precio de 20 dólares. Pese a que el tenía en sus diseños enfocados al procesador 6800, pudo realizar los cambios adecuado para adaptarse al nuevo chip.

Steve Jobs y Wozniak

Fue el 1 de marzo de 1976 cuando Steve Wozniak completó el diseño del ordenador. Para recibir el feedback del resto de colegas, decidió llegarlo al Homebrew Computer Club, un grupo de aficionados a la electrónica que se reunía en el Menlo Park. Este equipo fue fundamental para poder realizar importantes avances en el mundo de la computación al estar abierto a compartir ideas entre todos los integrantes.

La ambición de Steve Jobs, desencadenate del éxito inicial

Donde Wozniak veía en sus planos una máquina perfecta para que se convirtiera en un ordenador personal, Jobs vio una idea de negocio increíble. Este fue el momento donde se combinaron las capacidades de ambos fundadores para poder crear una empresa de la nada con un proyecto que estaba en un papel. De manera inicial la buena voluntad de Wozniak hizo que pensara en enseñar su proyecto de manera gratuita a todas las grandes compañías de la época. Esto es algo que obviamente no quería Jobs, ofreciendo la posibilidad de vender únicamente placas base totalmente desnudas en un inicio. De manera paralela Steve Wozniak se desplazó a Hewlett Packard (HP) para poder enseñar sus planos. El resultado que obtuvo fueron cinco negativas, al no encontrar el sentido a este ordenador personal.

Steve Jobs

Finalmente gracias a la insistencia que puso Steve Jobs, Wozniak aceptó a hacer negocios de manera conjunta para poder crear una nueva empresa.

El problema de la financiación inicial

Los inicios de Apple fueron bastante humildes ya que ninguno de los fundadores contaba con dinero necesario para poder comenzar su viaje. Es por ello que tuvieron que comenzar a vender todos los objetos de valor que tenían para conseguir el dinero suficiente. Este fue utilizado para poder comenzar a crear las de circuito impreso  que propuso Steve Jobs en un principio.

La financiación original fue de menos de 1000 dólares. Estos se consiguieron tras venderse la furgoneta Volkswagen Tipo 2 de Jobs por unos 300 dólares y la calculadora programable HP-65 de Wozniak por 500 dólares. Con esta inversión inicial se consiguió comenzar la producción y venta de las primeras placas de circuito impreso que permitiría sacar la financiación necesaria para producir y diseñar el Apple I, el primer ordenador personal de la compañía.

Steve Jobs

El garaje de Steve Jobs: ¿el origen de todo?

Desde siempre se ha pensado que la fundación de Apple se realizó en el garaje de Steve Jobs en la casa situada en el 2066 Crist Drive en Los Altos (California). Si bien, esto es un simple mito ya que el propio Wozniak afirmó en diferentes entrevistas que en el garaje no se realizaron ni diseños, ni pruebas ni tampoco prototipos. Al parecer únicamente servía como un hogar para los fundadores de la compañía, al no contar con mucho dinero para ello. Si bien en la biografía de Steve Jobs se detalla que fue en este domicilio donde se llevaron a cabo muchas de las entrevistas con empresas para vender sus ideas, surtiendo efecto.

garaje Jobs

Recreación del garaje de Steve Jobs (no es fiel a la realidad) de la película Jobs

En esta casa también se firmó de manera oficial el 1 de abril de 1976 el acuerdo de fundación de Apple. Fue firmado por tres personas: Steve Wozniak, Steve Jobs y también el ‘desconocido’ Ronald Wayne. Esta fecha es donde empezó la empresa a funcionar como como una sociedad comercial. Es importante destacar que Ronald Wayne abandonó la empresa 12 días después de su fundación a cambio de 800$. Esta decisión fue motivada por las malas experiencias que había tenido en el pasado como emprendedor.

Origen de ‘Apple Computer’

En el acuerdo que firmaron todas las partes, la empresa se denominó Apple Computer. Según Steve Wozniak fue el propio Jobs el que propuso este nombre tras volver de la granja All-One de Robert Friedland en Oregón. Mientras reflexionaba en esta granja, estaba haciendo una de sus típicas dietas frugívoras y al pensar en ese nombre le vino a la mente que era divertido, animado y no intimidante. Otros de los grandes factores que favorecieron la elección de este nuevo fue la competencia con Atari. Al elegir ‘Apple Computer’ en el directorio telefónico saldrían los primeros de cara a los acuerdos con otras empresas. Es interesante ver como hasta en el nombre está tan presente la ambición y las ganas de triunfar que tenía Steve Jobs en aquella época.

Los problemas del inicio de Apple

Como hemos dicho anteriormente, Wozniak recibió numerosas negativas cuando iba con su proyecto a las diferentes empresas tecnológicas punteras como HP. El problema que se presentaba principalmente era el precio que tenían los componentes en aquella época haciendo que fuera muy difícil de producir y comercializar debido al elevado riesgo existente. Cuando se inicia con un producto nuevo no se sabe exactamente si terminará calando en los usuarios. Las empresas no se pueden permitir un nivel de riesgo tan alto al realizar una inversión, ya que si sale mal sería un dinero perdido.

Steve Jobs

El segundo problema que se presenta es que en aquella época no se concebía que en los hogares hubiera un ordenador. El uso que se le daba normalmente era más empresarial que doméstico, pero Wozniak defendía que se podría implantar en los hogares un ordenador personal. Al final se ha visto que no tener un ordenador en casa es algo que no se concibe, pero en aquella época no se encontraban los usos. Es por ello que se recibió hasta 5 negativas en HP y que obligó a Steve Jobs a buscar financiación en otros lugares. Si no conseguían esta financiación deberían seguir vendiendo placas desnudas que no era el objetivo que se habían marcado.

El primer gran acuerdo de Apple

Una vez que Steve Wozniak había perfeccionado el que sería el primer ordenador personal de la compañía, el Apple I, viajaron nuevamente al Homebrew Computer Club. Fue aquí donde captaron la atención de Paul Terrell, responsable de la tienda de informática Byte Shop. Quedó tan impresionado que les ofreció sus tarjetas a ambos fundadores y afirmó que estarían en contacto. Pero Jobs no era una persona a la que gustara esperar los acuerdos y al día siguiente se desplazó a la tienda Byte Shop de Mountain View para poder vender a Terrell las placas de circuito que estaban fabricando. Pero no se lo puso fácil ya que pidió que los computadores estuvieran totalmente ensamblados, y que fueran en total 50 unidades. A cambio le pagaría por cada una 500$. El problema que se presentaba en este caso es que no tenían el dinero para poder pagar los componentes del Apple I.

apple I wozniak

Para poder conseguir la financiación Steve Jobs se desplazó a ver a un gerente de crédito. Al ver el proyecto y las grandes cifras que reclamaba no iban a concederle el préstamo, pero gracias a la orden de compra y la promesa de devolverlo en 30 días. Aunque era algo arriesgado terminó convenciendo al prestamista y le concedió el crédito que estaba solicitando. El problema es que construir tantos equipos es que eran pocas personas y mucho trabajo por delante.  Se pasaron noche y día trabajando para poder cumplir con la entrega y al final terminaron de fabricar las fábricas de circuito ensambladas. Terrell se sorprendió ya que no esperaba que se cumpliera con el plazo pero se encontró con una sorpresa desagradable. Se esperaba que las placas irían acompañadas de una pantalla, un teclado y carcasa pero iban desnudas. De igual manera se cumplió con el acuerdo y Terrell hizo el pago prometido.

Lanzamiento de Apple I y éxito

En julio de 1976 se lanzó al mercado el Apple I de manera oficial con un precio de 666.66 dólares. La verdad es que esta cifra es bastante peculiar, pero según Wozniak se decidieron por ella ya que ama la repetición de los números. Las ventas alcanzaron las 200 unidades gracias a unas características que la diferenciaban del resto de computadores. Por ejemplo, se podía conectar una televisión como medio de visualización que mostraba 60 caracteres por segundo. Wozniak diseñó como accesorio un lector de casetes para poder cargar y descargar información a una velocidad de 1200 bits por segundo. Este ordenador fue considerado una obra de arte de la computación, ya que apenas usaba piezas aunque las funciones que podía realizar eran muy simples si se ve el contexto actual. Sin duda hizo que Steve Wozniak se consolidara como uno de los mejores ingenieros gracias a su creatividad e ingenio a la hora de desarrollar nuevos equipos. A partir de aquí Wozniak se centró únicamente en la creación del Apple II mientras Steve Jobs buscaba la financiación y era la cara visible de la compañía.

Apple I

Es por ello que a día de hoy recordamos y tenemos en la mente mucho más arraigada la persona de Jobs al frente de Apple. Al final era un auténtico visionario que sabía mover a las masas y convencer a quien fuera necesario como por ejemplo a un prestamista para que le ofreciera la financiación para su proyecto como hemos comentado anteriormente.

El verdadero despegue de Apple

Obviamente la empresa que estaba empezando no podía conformarse con prestamos y pedidos puntuales. Jobs aspiraba a todo lo alto y comenzó a buscar inversiones importantes. Fueron muchos los inversores que hablaron con Jobs como Don Valentine pero la mayoría les cerraba la puerta por no ver la suficiente seguridad tras el negocio. Fue finalmente el millonario Mike Markkula el que vio un gran potencial en Apple Computer y es por ello que se convirtió en el primer inversor de la compañía. De manera inicial ofreció a los dos Steve una linea de crédito de 250.000 dólares. Obviamente a cambio este inversor recibió un 33% de la compañía para poder participar en la toma de decisiones

steve jobs apple computer

Finalmente, la corporación que fue creada con este inversor compró Apple Computer que únicamente tenía 9 meses de vida. En febrero de 1977 se nombró al primer presidente y CEO de Apple, Michael Scott ya que ni Steve Jobs ni Wozniak tenían la experiencia necesaria para poder dirigir la empresa. Finalmente ambos fundadores se tomaron muy enserio su proyecto, renunciando Wozniak a su puesto en HP para trabajar a tiempo completo en Apple. A partir de aquí siguieron diseñando nuevos ordenadores que fueron saliendo en los años siguiendo consolidándose Apple como una empresa puntera en tecnología e innovación.

Objetivo cumplido: el legado de los fundadores se cumple

Más de 40 años después de la fundación de Apple, la compañía sigue creciendo como nunca antes se había visto. Los buenos cimientos que construyeron tanto Steve Jobs como Wozniak han hecho que ahora mismo la compañía valga más de un billón de dólares. De los 200 primeros ordeandores personales que consiguieron vender, ahora se cuentan por millones. Esto sin duda es un indicativo de que el trabajo que comenzó hace varios años, pese a las piedras en el camino, ha culminado en un éxito. Siempre es interesante saber como una empresa billonaria empezó de la nada con dos adolescentes haciendo dibujos en un papel. Y todavía quedan muchos años por delante para esta compañía que cumple fielmente con los objetivos marcados en su inicio.