Coche de Apple made in USA, ¿será así más barato?

La llegada del Apple Car está cada vez más cerca. El acercamiento entre Apple y Hyundai ha abierto la puerta a este hecho que dábamos prácticamente como enterrado. Poco a poco se van conociendo cada vez más detalles acerca de donde se terminará fabricando estos nuevos vehículo, lo que abre un nuevo debate sobre su precio. Te contamos todos los detalles a continuación.

Un Apple Car hecho en Estados Unidos, ¿qué implica?

Tal y como ha informado el medio iMore, Hyundai estaría pensando en transferir la producción del nuevo Apple Car a su filial Kia. Esto sin duda tiene muchas implicaciones que afectarán de lleno a los usuarios ya que si al final se llega a hacer esta transferencia, el nuevo coche de la compañía de Cupertino terminará siendo fabricado en Estados Unidos. Concretamente el ‘nacimiento’ de los Apple Car se produciría en Georgia, donde ubican las fábricas de Kia.

Aunque a priori puede parecer insignificante el lugar donde se ensamble el vehículo, la realidad es que tendrá mucha implicación en el precio de cara al usuario. Este es un debate que se ha mantenido durante muchos años con otros productos tecnológicos como el iPhone o el Mac. Ahora mismo estos dispositivos no se ensamblan en Estados Unidos, sino que se hace en Asia por una cuestión de ahorro de costes. Es sabido por todos que las condiciones laborales en países como China no son las mejores. El sueldo medio en este país es bastante bajo en comparación con el de otros países como Estados Unidos. Esto hace que las compañías, como Apple, se puedan ahorrar un buen dinero en el proceso de ensamblaje para ofrecer sus equipos a un precio mucho más atractivo.

Apple Car

Con esta premisa, podemos tener en cuenta que si finalmente los nuevos coches de Apple se fabrican en Georgia los sueldos de los trabajadores será bastante elevado en comparación. Al final quien pagará estas repercusiones podrían ser los propios compradores. Pero lo cierto es que cuando se habla de una cadena de montaje de vehículos interfieren muchos más factores. Por ejemplo, el transporte del producto final de Asia al resto de continentes puede llegar a ser realmente caro debido a que transportar un coche no es lo mismo que transportar un iPhone. Este sería unos de los factores entre otros que no haría atractivo tener la fabricación en Asia.

Tenemos muchos ejemplos de empresas de automoción que tienen sus fábricas en países fuera de Asia. Por ejemplo, Tesla tiene toda su fabricación ubicada en EEUU y esto no ha impedido que con el paso del tiempo ofrezcan precios cada vez competitivos. Los primeros vehículos Tesla sin duda fueron caros pero conforme se comenzó a realizar una producción en cadena. Los costes de los diferentes componentes se ha reducido así como el tiempo que se tiene que invertir en cada uno de los vehículos. Si nos vamos a nuestro propio país, España, podemos tener ejemplos como la fabricación de vehículos SEAT.

Es por ello que el hecho de que la producción de estos nuevos coches de Apple se ubique en Estados Unidos no significará una aumento abusivo de costes a largo plazo. Obviamente esto son simples conjeturas ya que todavía no se ha cerrado el acuerdo del todo y no se conoce la ubicación definitiva. De momento los rumores apuntan a que el Apple Car se terminará haciendo realidad en 2024 y hasta ese momento serán muchos los cabos que se deban atar.