El nuevo Mac Pro con ARM podría llegar con un tamaño reducido

El nuevo Mac Pro con ARM podría llegar con un tamaño reducido

José Alberto Lizana

La transición hacia los Mac con procesadores ARM dará comienzo el próximo 10 de noviembre con el primer MacBook que incluya un procesador propietario. Si bien, no será un proceso rápido ya que son muchos los equipos que deben ir actualizándose con el paso del tiempo. El Mac Pro es uno de ellos y ya se explora la manera de cambiar su tamaño ya que ahora mismo no es demasiado pequeño.

El Mac Pro tendrá un nuevo sustituto menor

Desde Bloomberg han informado que la compañía de Cupertino ya explora la posibilidad de lanzar un nuevo Mac  Pro con varios cambios estéticos. Obviamente la principal novedad que incluirá será el nuevo procesador con arquitectura ARM, pero en el diseño también se esperan cambios. Una de las peculiaridades que tiene el actual modelo sin duda es su ostentoso tamaño. El hecho de que sea un equipo que está pensado para ir siendo actualizado con el objetivo de cambiar componentes como el almacenamiento o la memoria RAM requiere de mucho espacio. Si bien, desde Apple estudian sacar un nuevo modelo con un tamaño reducido, en concreto a la mitad de lo que se conoce actualmente.

El diseño se mantendría como hasta ahora con su peculiar ‘rallador de queso’ en la parte frontal que sirve como ventilación. Como decimos, una de las ventajas que tendrá toda la gama de Mac con los nuevos procesadores es sin duda en el tamaño por el hecho de ser más eficientes energéticamente. Pero en el Mac Pro esto no se aplica ya como hemos mencionado su tamaño se ajusta a la capacidad de ampliación que ofrece el equipo al público profesional.

Lo que todavía se desconoce por parte de estos filtradores es si convivirán dos Mac Pro en el mercado. Los planes de Apple pasan por lanzar este nuevo equipo profesional en 2021 o 2022 siendo este posiblemente el equipo que complete la transición que se estimo sería de dos años. No tendría mucho sentido al final que ambos Mac se vendieran de manera conjunta ya que obviamente la gran mayoría de usuarios irán a por el que porte el nuevo procesador ARM. Lo que marcará esta decisión sin duda son las prestaciones que tendrá el nuevo Mac Pro ya que si elimina la posibilidad de ser actualizado de igual manera que su antecesor es aquí donde los profesionales deberán decidir finalmente.

Lo que no cabe duda es que el próximo 10 de noviembre asistiremos a un verdadero ‘One more thing’ como tanto se esperaba. La independencia de Apple e Intel marcará un antes y un después con numerosas ventajas para los usuarios de Mac. El hecho de que Apple tenga poder sobre el desarrollo de sus procesadores hará que se puedan actualizar de una manera mucho más seguida sin depender del calendario fijado por Intel. En definitiva cualquier persona quiere tener siempre el mejor procesador posible en su poder y esto ahora será posible. Además, se garantiza también una mejor integración de software y hardware para aumentar el rendimiento, algo similar a lo que se tiene en los iPhone o en los iPad.