Consejos para cuidar y ahorrar batería en un MacBook

No cabe duda de que una de las ventajas de tener un ordenador portátil es la posibilidad de usarlo sin cables, recurriendo con ello a la batería. Sin embargo esta se puede ir resistiendo con el tiempo, haciendo que cada vez dure menos y tengas que recurrir antes a un cargador, perdiendo con ello esa ventaja de ir sin cables. Por ello, te mostramos una serie de consejos para cuidar la batería de tu MacBook, ya sea un MacBook Pro, MacBook Air o MacBook ‘a secas’.

Cómo alargar la vida util de la batería de un MacBook

Lo primero que debemos diferenciar es la salud de la batería y la duración de esta. Cuando decimos salud nos estamos refiriendo, en líneas generales, al estado físico de la batería. Un buen estado de esta ampliará la vida útil del MacBook y hará que pueda tener una mayor autonomía sin depender de cargadores, y aquí es donde entra la duración. Más adelante, en otro apartado, veremos como hacer para que la batería dure más por norma general. Lo que verás a continuación son una serie de consejos para alargar la vida útil de tu batería:

macbook pro

La primera carga debe ser completa

Si estrenas un MacBook o le has cambiado recientemente la batería, es recomendable que la primera vez que se conecte a la corriente se cargue hasta llegar al 100% sin interrupciones e independientemente de que el equipo esté apagado o en usando mientras se carga. De esta forma estarás ayudando a que la calibración de la batería en el dispositivo pueda llevarse a cabo de una forma más rápida y a la larga no se resienta tanto. Si por cualquier cuestión no puedes completarla, tampoco va a pasar nada grave, pero es recomendable hacerlo así.

Con respecto a si usarlo mientras carga o no, lo cierto es que en principio debería dar igual. Lo más aconsejable es que mientras se esta cargando lo mantengas apagado o en reposo sin darle uso. Ahora bien, si necesitas usarlo mientras tanto podrás hacerlo, aunque si que será recomendable que mientras tanto no ejecutes procesos que sean muy pesados y requieran un mayor consumo, dado que la batería podría comenzar ya a resentirse además de tardar más en llegar al 100%.

Mantén el equipo en una temperatura óptima

El agua es uno de los principales enemigos de cualquier dispositivo electrónico, y la humedad al final no deja de ser agua. Si quieres mantener tanto la batería como el equipo en sí en buenas condiciones durante más años será aconsejable que lo alejes de lugares en que las condiciones de humedad no sean las más idóneas. Lo mismo sucede con las temperaturas extremas, tanto de frío como de calor.

Según los manuales que da la propia Apple, un MacBook debe permanecer siempre en lugares en los que la temperatura no baje de los 10ºC y no supere los 35ºC. Para la compañía, 22ºC es la temperatura ideal. Y además de que no se recomiende usarlos en este tipo de lugares que no cumplan las condiciones, sucede lo mismo para su almacenaje cuando está apagado, el cual debe cumplir con las mismas pautas.

Procura evitar procesos que calienten la batería

A tenor de lo comentado previamente, no es aconsejable que la temperatura interna del MacBook sea siempre elevada. Existen aplicaciones que son capaces de medirlo y darte el dato para que lo tengas siempre visible. Si es tu equipo de trabajo y precisas del uso de herramientas potentes, no podemos decirte que no lo uses, aunque si que te recomendamos que tengas una cierta prudencia en ello y trates de exponerlo a estas temperaturas el menor tiempo posible.

A veces los ventiladores no se activan correctamente, por lo que otras apps pueden ayudarte a controlarlos y que se activen cuando lo necesites. También es importante colocarlos sobre una superficie fría que ayude a controlar este parámetro. Si utilizas el MacBook conectado a un monitor externo y lo tienes cerrado, es muy aconsejable que lo abras para favorecer la refrigeración interna.

Calibra la batería si algo no va bien

Si estás notando fallos extraños con la batería, un consejo que podemos darte a este respecto es el de calibrar la batería del MacBook. Este tipo de fallos se presenta de formas dispares, siendo la más habitual aquella en la que el porcentaje que se muestra no es real. Por ejemplo, que el MacBook se apague teniendo un porcentaje de batería que no sea 1%, así como otras variaciones extrañas como que de repente tengas un mayor porcentaje que hace un minuto pese a no haberlo conectado a la corriente.

No será necesario que realices esta calibración de forma frecuente y ni siquiera una vez al año. Hay ocasiones en las que nunca se llega a requerir y puede ser contraproducente hacerlo debido a que se estarán consumiendo ciclos de carga que a la larga afectarán a la vida útil de la batería. Por tanto hazlo solo en los casos que te aconsejamos.

Mantén el MacBook conectado a la corriente

Existe mucho debate acerca de si es bueno o malo usar el MacBook mientras carga. Como decíamos en uno de los primeros puntos, cuando se realiza la primera carga del equipo no es recomendable. Aunque de forma normal si, dado que al final el MacBook estará consumiendo la energía directamente de la corriente sin necesitar la de la batería, aunque volverá a requerir de ella al instante en que lo desconectes.

Ahora bien, y en esto volvemos a repetirnos, si estás haciendo un uso muy intensivo que de forma normal requiera de consumir mucha batería no es recomendable. La batería podría llegar a calentarse y aunque no hay peligro de incendio ni nada similar, si que puede hacer que los componentes internos del ordenador puedan sufrir y estropearse con mayor facilidad.

Completa al menos un ciclo de carga por mes

Se considera un ciclo de carga completo cuando el equipo se carga del 0% al 100%. Para ello, lógicamente, hay que agotar la batería por completo y que el equipo se apague. Por tanto te recomendamos usar el ordenador al menos una vez cada 30 días sin cargador y esperar a que se agote. Eso sí, cuando veas que el porcentaje que resta es bajo, lo aconsejable es que no realices ninguna tarea importante para que no se pierda. Puedes, por ejemplo, dejar el equipo reproduciendo un vídeo en alta resolución para que el consumo sea mayor y se agote antes.

Esto servirá para que los electrones de la batería puedan mantener un flujo constante y no se deterioren con tanta facilidad. Como en cada caso que venimos comentando, no hay que llevarlo al extremo. No pasa nada si en un mes no se hace o se hace más de una vez. No vas a notar un deterioro en la salud de su batería, aunque si se hace de forma muy frecuente si que podrías llegar a experimentarlo.

Trucos para ahorrar batería en MacBook

A continuación lo que te exponemos una serie de trucos con los que ahorrar batería. Ninguno de ellos es infalible por si solo, pero si sigues varios o todos los consejos, podrás trabajar durante más tiempo con tu MacBook sin tener que estar pendiente de que se agote la batería. No obstante, como ya decíamos antes, no será necesario llevarlos al extremo y aplicar todos juntos.

Ahorro batería Macbook

Ajusta el brillo manualmente

Siempre que hablamos de ahorrar batería en un dispositivo que tenga pantalla hablamos del brillo, y es que este es uno de los principales causantes de que las baterías se agoten antes. Nuestro consejo es que lo reduzcas manualmente siempre que puedas, ajustándolo de tal forma que puedas ver bien la pantalla. A la larga no solo la batería será beneficiada, sino que tu vista también lo agradecerá.

Recuerda que puedes modificar esto desde Preferencias de Pantalla > Pantallas. También puedes hacerlo con las teclas F1 y F2 que están creadas para ello. Si tu MacBook tiene una versión igual o posterior a macOS 11 podrás acceder a este ajuste más rápidamente desde el Centro de control ubicado en la barra de menús en la parte derecha, pudiendo modificar con el trackpad o ratón el ajuste de una forma cómoda y que no te exija tener que ir al mencionado panel de preferencias, lugar en el que seguirás teniendo la opción al igual que con las teclas.

Modifica los ajustes de ahorro de energía

Si entras en Preferencias del Sistema encontrarás una opción llamada Economizador, dentro de la cual aparecen algunas opciones de la batería que se pueden ajustar con el fin de bajar el consumo cuando el MacBook está desconectado de la corriente. Está dividido el panel en varias pestañas y dentro puedes encontrar opciones tan útiles como el configurar un apagado automático del equipo o hacer que simplemente desactive la pantalla para ahorrar batería.

Visualiza los vídeos a pantalla completa

Es curioso, pero los MacBook están preparados de tal forma que cuando se visualiza un vídeo a pantalla completa entra en una especie de modo de ahorro de energía. Por tanto es siempre recomendable, en la medida que te sea posible, reproducir estos vídeos en ese formato. Y no, no bastará con verlo en tamaño grande o con la ventana expandida, tendrá que ser habilitando la opción real de pantalla completa que tienen los reproductores.

Si estás consumiendo contenido en una pantalla externa, esta función no tendrá sentido si el ordenador está cerrado, dado que al final su pantalla no estará ya de por si consumiendo batería y el monitor se alimenta directamente de la corriente. Ahora bien, si estás usando doble pantalla, si que es aconsejable que el vídeo sea reproducido a pantalla completa en el MacBook y utilices el monitor para la otra tarea que estés haciendo.

Utiliza Safari como navegador predeterminado

El navegador nativo de Apple es uno de los más aconsejables de utilizar por su fluidez, seguridad y privacidad. En los últimos años se han implementado interesantes mejoras en el que hacen que se puedan añadir incluso extensiones. Es entendible en cualquier caso que otros puedan resultar más prácticos en ocasiones, pero si quieres ser eficiente en el consumo solo este navegador te garantiza que un consumo de batería pequeño.

Por tanto, si puedes elegir, elige siempre Safari para navegar por internet. La diferencia con otros navegadores como Chrome o Firefox puede llegar a ser realmente destacable, dado que estos tienen grandes funcionalidades, pero no están tan adaptados al ecosistema de macOS y su consumo energético es elevado. De hecho el navegador de Google tiene fama de ser uno de los menos eficientes en Windows y especialmente en los ordenadores Mac.

Desconecta el WiFi cuando no lo estés utilizando

Hoy en día la conexión a internet es fundamental para hacer casi cualquier cosa con tu ordenador, por lo que no es aconsejable desconectarlo siempre. Ahora bien, hay muchas tareas que se siguen realizando sin necesidad de estar conectados a la red, por lo que si en tu caso utilizas herramientas offline y deseas ahorrar batería es una buena opción la de desactivar el WiFi aunque sea temporalmente. Eso sí, ten en cuenta que habrá procesos que no se lleven a cabo, como la sincronización de iCloud.

Si te conectas a internet mediante cable no será necesario que lo hagas. Es cierto que consumirá igualmente batería, pero no de una forma tan evidente como con el WiFi, ya que estas redes exigen de un mayor consumo energético por parte de los ordenadores.

Desconecta el Bluetooth

Al igual que con el WiFi, tener activada esta conectividad consume batería incluso cuando no se tiene ningún dispositivo conectado, ya que de forma predeterminada estará buscando cada cierto tiempo dispositivos a los que conectarse. Aunque claro, si utilizas accesorios como teclados y ratones externos será imprescindible que siga activado si los quieres utilizar. Aunque teniendo en cuenta que el MacBoook ya cuenta con estos elementos incorporados podría ser útil usarlos y prescindir de los otros cuando se trate de un caso en que necesites ahorrar batería desesperadamente.

En definitiva, y como conclusión final, siguiendo lo mostrado en este artículo no solo conseguirás que la batería de tu MacBook dure más a corto plazo mientras lo estás usando, sino que también conseguirás que la vida de la batería se alargue y pueda ofrecer un rendimiento óptimo durante más años.