Así puedes arreglar todos los problemas con discos duros en Mac

Así puedes arreglar todos los problemas con discos duros en Mac

José A. Lizana

Cualquier tipo de hardware está condenado a presentar errores en el transcurso de su vida útil. En el caso de los discos duros ya sea internos o externos puede ser algo complicado ya que aquí almacenamos mucha información. En el momento que falla algo de esto nos podemos poner muy nerviosos ya que pensamos que hemos perdido la información pero en el caso de las unidades de almacenamiento externo puede tener salvación.

Lo primero que debes comprobar

Puede parecer demasiado obvio, pero si compraste recientemente el disco y olvidaste comprobar su compatibilidad, es posible que no sea funcional con macOS. En los últimos tiempos la mayoría de accesorios de este tipo sirven tanto para PC Windows como para Mac, aunque haya que cambiarles el formato. Sin embargo seguimos encontrando alguno con limitaciones que impiden que lo sea. Por tanto te recomendamos previamente consultar las guías que te venían con el disco e incluso en la propia caja, ya que a veces suele figurar ahí. También puedes ponerte en contacto con el fabricante por si te puede ayudar a resolver tus dudas.

Otro problema que puedes encontrarte cuando vas a utilizar un disco duro Externo o pendrive es la antigüedad del dispositivo externo. En concreto, nos referimos al pendrive o disco duro, debido a que, al tener varios años, puede que el Mac sí reconozca el disco duro, sin embargo, no puedas transferir archivos desde Finder al disco duro o Pendrive o viceversa. En ese caso, a pesar de encontrarse con el problema de la longevidad del producto, también es posible encontrar la solución como las que aparecen a lo largo de este post.

Cómo cambiarle el formato

Si el problema de compatibilidad es por el formato que tiene el disco que has conectado, deberás ponerle un formato que sea compatible con el Mac. Es posible que no te lo reconozca en Finder, pero si aparezca como conectado en Utilidad de Discos, por lo que deberías seguir estos pasos para ponerle el formato APFS compatible con el Mac:

  1. Con el disco conectado, abre Utilidad de Discos.
  2. Haz click sobre el disco en cuestión en la barra lateral izquierda.
  3. Localiza el botón «Borrar» que aparece en la barra de herramientas central superior.
  4. Elige el formato APFS para el disco.
  5. Pulsa en «Aceptar».

Una vez hayas hecho esto, el disco se formateará y quedará con el nuevo formato seleccionado. Este proceso podría demorarse varios minutos, aunque por norma general se suele hacer en unos pocos segundos. Ahora bien, debes tener en cuenta que se borrarán todos los datos del disco, por lo que si almacenas algo importante debes ponerlo a salvo por otra vía previamente.

Formatos disponibles para Windows  y Mac

Una vez que hemos seleccionado el grado de intensidad del limpiado del disco, pulsamos al apartado de formato. En este podemos ver si las diferentes opciones y que tendremos que elegir en función del uso que le demos a vuestra unidad, ya que macOS tiene diferentes sistemas de formateo en función si dicha unidad se utiliza entre equipos Mac o entre equipos Mac y Windows.

Categorización de formatos

En primer lugar, tenemos MacOS Plus (con registro) y macOS Plus (mayúsculas./minúsculas., con registro): ambas son opciones muy parecidas. Ambos son un formato propio de macOS y son dos formato que utilizamos cuando queremos pasar información entre macOS. Este es el sistema que tiene Apple para formatear los productos e utilizarlos entre sí.

La segunda opción es MS-DOS (FAT), este es un formato más adaptado para Windows. Este puedes utilizarlo tanto en Mac como en Windows, pero en función del tamaño del tipo de archivo no vas a poder pasarlo en un sólo envío. Si es para pequeños documentos, puede venir muy bien, pero si son archivos grandes puede producir problemas.

Este tipo de formato viene muy bien si estás conectando el disco duro para ponerlo en la tele, DVD portátil o cualquier reproductor del coche de música. Es un sistema bastante universal y como el tipo de archivos que empleamos no suele ser muy grande, funciona realmente bien para el uso que está concebido.

Dentro de las opciones de para Windows, se destaca ExFat. Este el más recomendado si no vas a trabajar en el mundo Apple en su totalidad. ExFat es un sistema dual, por lo que vas a poder conectar el PEN tanto en Mac como en Windows. ¿Entonces por qué no utilizamos esta opción para todo? Porque dependiendo del uso que va a tener el PEN, puede que ser mejor utilizar la versión comentada en el párrafo anterior para conectarlo a coches y televisores.

Qué hacer si no funciona un disco duro externo o pendrive

Aunque actualmente se está en el mundo de las nubes para almacenar datos, los dispositivos de almacenamiento físico todavía siguen presentes en nuestro día a día. Los famosos ‘pendrives’ USB o los discos duros externos pueden ser de gran utilidad para trasladar información cuando no tenemos una conexión a internet estables. Pero por desgracia como cualquier otro tipo de hardware puede dar algún que otro problema.

Cualquier persona a lo largo de su transcurso por la tecnología se ha encontrado en la situación de conectar un pendrive o disco duro externo al Mac y que no aparezca por ningún lado. En estos casos se debe guardar la calma ya que lo primero que se pensará es que se ha perdido toda la información pero puede que no sea así. Siempre se pueden seguir unos pasos para intentar obligar al Mac a reconocer el dispositivo.

Comprueba que el dispositivo funcione

En muchas ocasiones cuando se tiene un disco duro externo que no funciona, el problema radica en el cable que lo conecta con el ordenador. En estos casos lo que se debe hacer es buscar un nuevo cable para hacer la prueba o conectar el dispositivo externo a otro ordenador. Parece mentira pero en muchas ocasiones el cable puede jugar  una muy mala pasada porque normalmente la calidad de estos no es demasiado bueno. Es por ello que si quieres tener todos tus datos a buen recaudo es mejor hacerte con un cable nuevo y no utilizar el que viene de serie con la unidad de almacenamiento. para conectar accesorios a Mac, es recomendable usar los productos oficiales de Apple, ya que, son aquellos que menos problemas te darán a la hora de trabajar con dispositivos externos y el Mac.

Obviamente cuando se está ante un pendrive no se puede hacer esta comprobación del cable pero puedes fijarte en los LED de lectura y escritura que se incluye. Cuando estos LED están parpadeando significa que el hardware funciona perfectamente y el problema estará en el propio Mac.

Acude a ‘Utilidad de discos’

Si observas que el dispositivo funciona de manera normal ya sea por ver los LEDs o porque lo has probado en otro equipo simplemente deberás acudir a la aplicación nativa ‘Utilidad de discos’. Esta es una herramienta que muestra la información tanto del disco duro interno del Mac como de aquellos que están conectados.Para acceder a la utilidad de discos desde la carpeta de Utilidades  puedes abrir Utilidad de Discos desde la carpeta Utilidades de la carpeta Aplicaciones.

formatear disco duro macEn el lateral es posible que se detecten todas las unidades que están conectadas pero haya alguna que está en color gris claro. Esto significa que por alguna razón el ordenador no ha podido montarla así que deberás seleccionarla y en el panel principal en la parte superior pulsar en ‘Montar’. Si esto no funciona también se puede presionar en ‘Primera ayuda’ para que el software realice las comprobaciones oportunas en su funcionamiento. De este modo seguramente ya aparezca en tu escritorio el disco duro para poder acceder a el.

También desde este software podemos aprovechar para arrastrar el icono del disco duro o pendrive en cuestión hasta el Dock para forzar la creación del acceso directo.

Activa la visión de discos externos en Finder

A veces las soluciones más básicas son las que mejor funcionan. Aunque resulte absurdo de manera predeterminada Apple oculta las unidades de almacenamiento externo en el Finder seguramente para evitar que se creen muchos acceso que terminen atosigando. Para poder mostrar estas unidades de almacenamiento externo simplemente debes seguir los siguientes pasos:

  1. Habré una ventana en el Finder.
  2. En la esquina superior pulsa en ‘Finder’ y vete a ‘Preferencias’.
  3. En la ventana de Preferencias que se abrirá marca el apartado que dice ‘Discos externos’.

Restablece el SMC del Mac

Si ninguna de estas soluciones te ha funcionado, se debe optar por una medida más agresiva como es restablecer el controlador de gestión del sistema (SMC). Al reestablecer este controlador se suelen resolver la mayoría de problemas que puedes tener con el Mac. Para poder hacerlo deberás seguir unos sencillos pasos dependiendo del equipo que tengas en tu poder.

MacBook con chip T2

  1. Apaga el ordenador.
  2. Pulsa las teclas Control + Opción + Mayus derecho.
  3. Maténlas pulsadas durante 7 segundos y después mantén pulsado también el botón de encendido.
  4. Pasados 7 segundos más suelta todas las teclas y arranca el equipo de manera normal.

iMac

  1. Apaga el equipo y desenchúfalo de la corriente.
  2. Espera 15 segundos y vuelve a enchufarlo.
  3. Arranca el equipo de manera normal.

SMC Mac

MacBook con batería no extraíble

Si tienes un MacBook sin chip T2 y además con una batería que no se puede extraer sigue los siguientes pasos:

  1. Apaga el Mac.
  2. Pulsa las teclas Mayus izquierdo + Control izquierdo + Opción izquierdo + botón de encendido.
  3. Mantén pulsadas las teclas durante 10 segundos.
  4. Suelta las teclas e inicia el ordenador Mac con total normalidad.

Hacer uso de Terminal

Una de las opciones a tener en cuenta como último recurso posible para poder solucionarlo implica a terminal. Se cuenta con una herramienta que se llama fsck y es relamente compleja. Hay que tener en cuenta que al usarla se puede perder todo lo que se tenga en la unidad de manera permanente debido concretamente a lo extrema que puede llegar a ser. Esto se suma también a que es un proceso relativamente rápido. Lo que va a tratar en todo momento es de obligar a la unidad a ser reconocida por el Mac aunque pase por el formateo completo de esta y con una eliminación completa de los archivos. Es por ello que debes hacerlo únicamente cuando no se hayan resuelto con las soluciones anteriores y sobre todo si quieres recuperar la información.

En este caso, los pasos que se deben seguir en tu Mac son los siguientes:

  1. Abre Terminal a través de Finder.
  2. Escribe el comando en la línea principal diskutil list. 
  3. Se desplegarán todos los discos que hay montados y que no están montados. Busca la unidad que no es reconocida.
  4. Verás una dirección como /dev/disk1 que deberás anotar para después hacer uso de este en el comando como tal para identificar sobre cual realizar la operación.
  5. Reinicia el ordenador y mantén pulsadas las teclas Comando + S al momento de iniciarse.
  6. En la línea de comandos escribe /sbin/fsck_hfs -fy /dev/disk1 (el término disk1, deberá ser modificado dependiendo de lo que se haya reflejado en el paso cuatro).

Qué hacer si el disco duro interno del Mac no es reconocido

Sin duda una de las situaciones más escamosas que se puede tener en el Mac es cuando lo abres y aparece una carpeta con un signo de interrogación. En estos casos es cuando se debe echar a temblar porque significa que el Mac no está reconociendo el disco duro de manera correcta y es imposible iniciar desde este. Ante estos casos donde no es posible ejecutar el sistema operativo, no tenemos opción de acceder a utilidad de discos para comprobar qué está ocurriendo.

Por tanto nos encontramos con que lo más probable es que se tenga que realizar un cambio de unidad. En las unidades antiguas lo puede realizar un usuario ‘amateur’ de manera sencilla.Pero en el caso de que estemos hablando de un Mac de generaciones recientes, esto requerirá llevarlo a un SAT para que sea diagnosticado y hagan el cambio de disco si es necesario. A veces puede que el conector esté defectuoso o que el disco duro haya llegado al fin de sus días. Por suerte en sitios especializados pueden extraer la información de estos discos que han dejado de funcionar pero que están en perfecto estado físico. Es por ello que no debes preocuparte por tu información pero si que te verás obligado a sacar la cartera para hacer un pago por los servicios.

Disco duro magnético (HDD)

Acceso a utilidad de discos en Mac con chip Intel y chip Apple Silicon 

Has visto anteriormente en este post que puedes acceder a la utilidad de discos de Mac desde la carpeta de utilidades. Sin embargo, si el Mac no arranca por completo o quieres reparar el disco desde el que se inicia el Mac, abre Utilidad de Discos desde Recuperación de macOS.

  • Apple Silicon: El proceso de acceso  en los Chip propios fabricados por Apple es el siguiente:
  1.  Encender el Mac y mantener pulsado el botón de encendido hasta que veas la ventana de opciones de arranque
  2. Haz clip en el icono de engranaje con la etiqueta de Opciones y, luego, en Continuar.
  • Procesador Intel: Si tienes un dispositivo Mac con chip de Intel tienes que realizar el siguiente proceso:
  1. Enciende el Mac e inmediatamente después tienes que mantener pulsada las teclas que veas con el logotipo de Apple y el botón Comando (⌘).
  2. A continuación, es posible que el Mac te pida seleccionar un usuario cuya contraseña conozcas. Selecciona el usuario y haz clip en Siguiente e introduce la contraseña del administración.
  3. En la ventana de utilidades de Recuperación de macOS, selecciona “Utilidad de Discos” y haz clic en Continua

Pedir la cita en Apple o un SAT

Existen varias vías para concertar una cita, ya sea en una Apple Store o en un servicio técnico autorizado por la compañía californiana:

  • Desde la web de soporte técnico de Apple
  • Por teléfono (el 900 150 503 es gratis desde España)
  • Acudiendo a la tienda en persona y comentando tu problema
  • Desde la app Soporte disponible en la App Store de iOS y iPadOS

Cabe destacar que también a través de estas vías podrás solicitar una cita en un SAT (Servicio Técnico Autorizado). También es posible concertar una recogida si no puedes acudir de forma presencial y deseas que sea enviado al servicio técnico a través de un servicio de mensajería, aunque esto podría añadir un pequeño coste en concepto de gastos de envío. Es importante siempre que sean establecimientos completamente autorizados de Apple. En este caso vas a tener acceso a todos los servicios y contar con reparaciones fiables y con piezas completamente originales provistas de la propia Apple.

Si no tienes cerca ninguna tienda oficial de Apple, tienes otra solución. Esta solución es la de acudir a un SAT. Se trata de tiendas que cuentan con la aprobación de Apple para reparar, solucionar y vender productos Apple. Al llevar tu producto a este tipo de establecimientos no pierdes la garantía, por lo que es una muy buena opción en muchos casos. Otra de las ventajas es que muchas veces no tiene las esperas que hay en las Apple Store.

Para acudir a un SAT es necesario, en muchos casos, pedir cita indicando cual es el problema por el que acudes. Además también hay que indicar si tu Mac aun está en garantía o si por el contrario ya no dispones de la garantía Apple (a menos que hayas contratado previamente AppleCare). También será necesario poner tu ubicación para buscar el SAT que más cerca esté de ti. El servicio previo que ofrecen (las preguntas sobre el modelo del dispositivo, la garantía, el problema, etc) es muy parecido al que te ofrecen en una Apple Store.

Aunque mucha gente prefiere llevar sus dispositivos a tiendas Apple oficiales aunque no les pillen muy cerca de casa, hay veces que no puedes utilizar tu Mac y necesitas una solución de manera urgente, por lo que acudir a un SAT es una manera muy buena de poner una solución rápida con las mismas garantías que si acudes a una Apple Store.

Si no pueden solucionar tu problema en un SAT, lo más seguro es que te recomienden que acudas a un centro Apple, aunque no tengas alguno especialmente cerca. Acudir a un SAT puede ser el paso previo antes de ir a una Apple Store, y así podrás contar con dos opiniones de expertos, aunque seguramente sean bastante similares, pero si tienes la posibilidad, acude antes a un SAT.

¿Repararán tu Mac o te darán uno nuevo?

En caso de que sea posible, Apple reparará tu dispositivo y te lo entregará a la mayor celeridad. Eso sí, si el fallo está afectando a otros componentes o por cualquier razón lo catalogan como irreparable te darán un Mac reacondicionado idéntico al tuyo en prestaciones y plenamente funcional. Hay que destacar que este modelo que te puedan ofrecer cuenta con las mismas garantías de varios años por si surge algún tipo de problema.

En algunos casos, sobre todo si tu Mac es ya antiguo, te darán uno de nuevas generaciones equivalente al tuyo en lo que a especificaciones se refiere. En cualquier caso, te informarán de todo el proceso durante la cita que conciertes con el servicio técnico o, en su defecto, te lo comentarán por teléfono o email si lo has tenido que dejar allí para que lo revisen.

¿Cuánto habrá que pagar por ello?

Por desgracia no hay un precio definido para este tipo de reparaciones, ya que puede variar en función del modelo de Mac y si existe algún otro problema en el hardware. En cualquier caso te ofrecerán siempre un presupuesto previo a la reparación o a la sustitución, por lo que podrás siempre aceptarlo o no.

En algunos casos es incluso posible que se te ofrezca de manera completamente gratuita siempre y cuando el problema se deba a un defecto de fábrica que sea totalmente ajeno a ti y a un mal uso por tu parte. Para ello es además imprescindible que el Mac se encuentre todavía en el periodo de garantía con Apple. Recuerda que este periodo es de 26 meses si lo compraste originalmente en una tienda de la marca y de los 12 primeros meses si lo adquiriste en otro establecimiento. A este periodo de garantía se añade el Apple Care +, el cual permite tener garantía extendida durante 12 meses más y la atención inmediata por parte del servicio técnico de Apple como se ha indicado en líneas anteriores.

¿Es buena idea cambiar arreglar el dispositivo en servicios no autorizados?

Siempre es recomendable cambiar cualquier pieza de Mac en un servicio autorizado por todas las garantías que ofrece y porque se sabe que las piezas que te van a poner son de calidad. Uno de los riesgos que se corren al realizar la reparación en un centro o servicio no autorizado es que el funcionamiento del dispositivo se puede ver afectado. Si cambias el disco duro interno en un sitio no oficial puede ser que tu Mac deje de funcionar o pierda capacidades. También sufres el riesgo de que no cargue correctamente o se caliente en exceso. Otro de los puntos negativos de cambiar este componente en estos servicios es que la duración de las piezas no es muy larga, por lo que esto supondrá tener que cambiarla más a menudo de lo que se debería.

Cuando se pueda, hay que acudir a los centros especializados y con garantía Apple. El hecho de ahorrarse algo de dinero puede hacer que tengas problemas graves en tu dispositivo y tengas que comprarte otro o tener que llevarlo a reparar. Como se suele decir, en muchas ocasiones lo barato sale caro, y en este caso, lo peor es que puede hacer que la experiencia con tu dispositivo acabe mermada.

Repáralo tú mismo, pero conoce los riesgos

Otra opción por la que optan muchos usuarios es realizar la reparación en su casa. Para cambiar la disco duro interno de tu Mac, primeramente tienes que comprar un disco duro de calidad, no sirve cualquiera porque te expones a los riesgos mencionados anteriormente. A esto tienes que añadirle que muchas veces, al comprarla, no se incluyen las herramientas necesarias para cambiar la pieza. Al tratarse de un proceso tan delicado, no sirve cualquier herramienta, por lo que tienes que tener especial cuidado.

Una vez tengas el reemplazo de calidad y las herramientas necesarias, los pasos a seguir no son nada sencillos. Se requiere mucha precisión y tener conocimientos mínimos sobre Mac y electrónica. Cambiar una el disco duro interno no es como poner un cristal templado, si haces algo mal puedes quedarte sin MacBook.

Y tú, ¿has tenido algún problema con los discos duros de tu Mac o externos? Déjanos en la caja de comentarios tus impresiones.

4 Comentarios