Así fue la guerra de demandas entre Samsung y Apple

Así fue la guerra de demandas entre Samsung y Apple

José Alberto Lizana

Apple y Samsung han estado enfrentadas durante muchos años en los tribunales por una serie de patentes. Ambas terminaron acusándose a nivel mundial de toda una serie de violaciones de patentes propias que ha costado muchos años de juicios. En este artículo tratamos de estructurar y contar todo lo que se sabe de estas demandas y el resultado final.

El comienzo de todo: primera demanda

Debemos trasladarnos hasta 2007 cuando la guerra entre ambos gigantes estalló en los tribunales. Sorprendentemente fue Apple la que comenzó todo esto demandando a Samusng cuando quedaban solamente cuatro días para el lanzamiento de sus nuevos iPhone. En esta demanda se recogía la supuesta infracción de cuatro patentes de diseño de Apple por parte de Samsung. A lo largo de toda la demanda se adjuntaron un total de 193 capturas de pantalla para tratar de demostrar que esto era verdad.

Apple ataca a los Samsung Galaxy en 2011

Cuando el mercado de la telefonía comenzaba a arrancar y tanto los iPhone como los Galaxy comenzaban a llegar a las manos de los usuarios, Apple se plantó. Llegó un punto que la compañía de Cupertino se hartó de que Samsung copiara los diseños de sus iPhone no inviertiendo supuestamente en I+D. Es por esto que se presentó el 15 de abril de 2011 una demanda de 38 páginas en la Corte del Distrito Norte de California donde se explicaban las similitudes entre diferentes dispositivos en lo que respecta a su diseño. La más sonada fue la supuesta infracción de Samsung de la patente 087 que hacía que el Samsung i9000 Galaxy S y el iPhone 3GS se pareciesen demasiado. En concreto se basaron en la infracción del ‘trade dressing’, que en cristiano significa la copia en el diseño o el empaquetado de un producto ya presentado para que el cliente tiende a comprarlo por confusión.

Pero además de esta patente también se presentaron en la demanda la supuesta infracción de las siguientes patentes:

  • Patente ‘305: esta patente hacía referencia al diseño de la interfaz de los equipos. En concreto se centraba en el dock de iconos de la parte inferior donde vemos una gran similitud entre el iPhone y algunos dispositivos de Samsung.
  • Patente ‘677: nuevamente volvemos al concepto trade dress en relación  a la parte frontal de los equipos. Sin duda hay una gran similitud por la distribución de los botones y del resto de componentes de la pantalla frontal que hacen que un Galaxy se parezca a un iPhone y se puedan confundir.
  • Patente ‘167: en referencia a la acción tap que permite realizar zoom en el navegador.
  • Patente ‘381: cuando se llegaba al final de una lista en el iPhone existía un pequeño rebote y este estaba patentado y en teoría fue violado por Samsung.
  • Patente ‘915: algo tan simple como hacer zoom con los dedos dedos o scrolling también estaba patentado en esta patente.

Veredicto inicial

Fue en agosto de 2012 cuando el jurado emitió un dictamen sobre esta demanda en concreto que perjudicó seriamente a Samsung que vio como se la condenaba por la infracción de numerosas patentes, todas las que hemos comentado previamente.  Únicamente se libraron de la patente de diseño 899 que hacía referenica a las similitudes de diseño entre el iPad y el Galaxy Tab. Por todo esto Samsung fue condenada a pagar más o menos unos 800 millones de euros a Apple, algo que obviamente no sucedió al iniciarse una serie de apelaciones y contra demandas. Además, las declaraciones que arrojaron desde Samsung fueron muy duras contra Apple. En concreto se afirmaba que Apple estaba acaparando un monopolio con el diseño de diferentes ‘rectángulos con esquinas redondas’ y que no se veía que eran otras empresas las que estaban mejorando esa tecnología. En concreto dijeron lo siguiente:

El veredicto de hoy no debería verse como una victoria para Apple, si no como una derrota para los consumidores. Les dejarán con menos elecciones, con menos innovación y con precios más elevados. Es una lástima que las leyes sobre patentes puedan ser manipuladas para dar a una compañía un monopolio sobre rectángulos con esquinas redondas, o tecnología que está siendo mejorada día a día por Samsung y otras compañías. Los consumidores tienen derecho a elegir, y saben qué es lo que están comprando cuando adquieren un producto de Samsung. Esto no es el final del mundo en este caso o en las batallas que se librarán en los tribunales alrededor del mundo, algunos de los cuáles ya han rechazado muchísimas de las quejas presentadas por Apple. Samsung seguirá innovando y ofreciendo otras opciones para los consumidores.

Aquí se dejo ver claramente como Samsung iba a iniciar una auténtica guerra judicial alrededor del mundo. No descansaría hasta que un tribunal les diera la razón aunque sin duda colapsaran la justicia.

El juicio principal no descansa

Tras este primer veredicto, Apple tuvo que sufrir que la Oficina de Patentes y Marcas de EEUU invalidara una de las patentes afectadas en la demanda, en cocnreto la ‘381. Es por ello que Apple pidió que no se pudiera vender ningun producto de Samsung que incluyera la tecnología de esta patente. Esta petición fue desestimada y se ordenó la celebración de un nuevo juicio que se celebraría en San José.

iPhone de primera generación

Mientras llegaba este nuevo juicio, hubo diferentes sucesos muy interesantes. Por ejemplo, en junio de 2012 Samsung no podía fabricar o vender en EEUU ningún Nexus. Obviamente esta medida no gustó a Samsung que apeló a esta decisión, determinándose al final que el Nexus no  había infringido ningún tipo de patente volviéndose a poner a la venta el 11 de octubre de 2012.

La ITC el 9 de agosto de 2013 también emitió un dictamen que dio más leña a todo a este asunto. En concreto afirmaban que Samsung si había infringido diferentes patentes en sus equipos. En concreto se dijo que Samsung infringió las patentes de Apple relacionadas con la interfaz y también con la funcionalidad de los altavoces.

Aunque ya se sabía perfectamente que Samsung había infringido algunas patentes de Apple, lo que se intentaba en los sucesivos juicios era pagar lo menos posible. El nuevo juicio que se celebró en 2014 terminó concendiendo el pago de 290 millones de dólares a Apple por daños y prejuicios, pero como fue presentada una nueva demanda los jueces decidieron sentar a Samsung y Apple frente a frente para que negociaran.

La nueva demanda que se presentó en este sentido en 2014 respondía a una acusación de Apple a Samsung por la infracción de 5 patentes en multitud de tablets y móviles. En concreto estas 5 patentes recogían las siguientes tecnologías:

  • Deslizar el dedo para desbloquear.
  • Sincronización de datos.
  • Unificación de búsquedas.
  • Autocompletar palabras.
  • Funciones relacionadas con la agenda del movil.

Obviamente estas son funciones básicas que se encontraban en móviles Samsung y Apple. Al final lo que Apple quería es que se la reconociera como propietaria de todas estas patentes. La defensa de Samsung se basó principalmente en afirmar que la tecnología debe poder compartirse e ir evolucionando. Al final esta contienda se saldó con una condena inicial de 548 millones de dólares pero Apple que fue reducida hasta los 400 millones. Aquí hubo una fuerte cooperación de Google, a favor de Samsung, ya que en el juicio aparecieron diferentes personas de Google afirmando que ellos habían desarrollado previamente esas tecnologías de las que se quería adueñar Apple. Esto fue fruto al parecer de un acuerdo entre Samsung y Google para compartir patentes que fue bastante bien. Al final Samsung se ha visto obligada a paar más de 500 millones de dólares por los ‘daños que sufrió Apple’.

Samsung responde con fuerza

Obviamente la empresa surcoreana no se iba a quedar de brazos cruzados, y tras ver la demanda presentada en California decidieron responder. Lo hicieron a lo grande presentando diferentes demandas el 22 de abril de 2011 alegando la infracción de patentes de tecnología de comunicación. Las demandas fueron presentadas en juzgados de Corea del Sur, Japón, Alemania, Reino Unido y también en EEUU. Debemos tener en cuenta que las compañías tienen patentadas cosas tan simple como el envío de un correo electrónico o hacer una simple llamada telefónica.

Este hecho inició una importante guerra de demandas a nivel mundial ya que en pocos meses se tenían presentadas 50 demandas en 12 tribunales diferentes de 10 países. Llegó el punto que se pidió a ambas empresas que se sentarán a hablar para poder desatascar esta guerra de patentes a nivel mundial pero la verdad es que no surtió demasiado efecto.

Alemania veta las Galaxy Tab

Una de las consecuencias más graves que se produjo en Europa es la decisión que tomó la corte de Landgericht (Alemania) de prohibir la venta de las Galaxy Tab 10.1 y Tab 7.7. a causa de la infracción de patentes de Apple. Para poder sortear este bloqueo en toda Europa (salvo en Paises Bajos) Samsung presento la Galaxy Tab 10.1N. Esta nueva tablet incluía una serie de modificaciones que le permitía comercializarla en territorio europeo al sortear todas las patentes. Obviamente Apple también intento vetar este nueva tablet pero ningún tribunal le dio la razón en esta ocasión.

Pero Apple fue descubierta manipulando las pruebas que había presentado. Lo que había hecho es retocar las imágenes adjuntas para que se parecieran a la segunda generación del iPad cambiando hasta el ratio de aspecto. Obviamente esto dejó a la compñaía de Cupertino en una muy mala posición que hizo que se levantara el veto a las Galaxy Tab en la mayor parte de la UE salvo en Alemania. Esto provocó obviamente una gran afectación a nivel de ventas para Samsung calculándose en más de medio millón de perdidas. Pero Apple no fue condenada a pagar ningún dinero a causa de esta manipulación de las pruebas.

Los veredictos en Europa

Alemania fue el país más duro contra Samsung pero otros tuvieron un criterio muy diferente. Por ejemplo, el Tribunal de La Haya en los Países Bajos determinó finalmente que la Galaxy Tab 10.1 no infringía ningún tipo de patente de diseño de Apple. Pero si que se determinó que que tanto el Galaxy S, S II y Ace infringía la patente de la galería de Apple. Esto provocó que estos equipos no se pudieran exportar, algo que no gustó a Samsung que solicitó que se aplicaran las mismas medidas contra Apple y sus iPhone que incluían la tecnología 3G. Pero en este caso el tribunal no le dio la razón a Samsung ya que se afirmó que el 3G era un estándar en la industria.

Si pasamos a hablar de Reino Unido, Apple no salió bien parada. En un principio el tribunal exigió que se hicera una declaración pública afirmando que no había similitudes entre el iPad y la Galaxy Tab. En este caso Apple aunque apeló tuvo finalmente que publicar en su página web un documento de responsabilidad afirmando que no había similitudes entre ambos dispositivos. Este sin duda fue un duro golpe para Apple.

En Corea del Sur, país original de Samsung, vimos como se repartió de manera justa las penas entre ambas compañías. Al final de todo el procedimiento judial se determinó que el Apple había violado dos tecnologías inalámbricas de Samsung. Pero esta también había violado una de iOS.

En Japón también fueron bastante a favor de Samsung ya que se determinó finalmente que desde la compañía no había violado ningún tipo de patente de Apple. De este modo se libraron de pagar más dinero a la compañía de Cupertino y sentando un precedente para el juicio principal que se celebraba en California y que hemos comentado previamente.

Guerra de patentes pero buena relación

Aunque hemos visto que estas dos importantes compañías de telefonía se han tirado los trastos en los tribunales, de manera interna han seguido haciendo negocios. Hay que recordar que algunos de los componentes que tenemos ahora mismo en nuestros iPhone provienen de Samsung como por ejemplo la pantalla. Con esto vemos que las relaciones pueden cambiar, y mucho, de cara al público. Tras todos estos años de guerras por patentes han marcado un precedente y hay muchas frases típicas que han salido al respecto como por ejemplo que Samsung ha plagiado a Apple. Esto se ha usado como un escudo entre los usuarios pero al final las relaciones entre ambas compañías son bastante buenas. Al final también debe primar la evolución de las tecnologías que beneficia al usuario. Estas rencillas entre empresas únicamente dan problemas a los usuarios que ven detenido el progreso e incluso se puede ver como se veta la adquisión de productos. Deberemos ver si en el futuro esta guerra entre compañías se vuelve a repetir o se queda todo en el pasado.