MacBook Air M1 vs MacBook Pro M1, ¿hace falta pagar más?

Los primeros portátiles con Apple Silicon acapararon todas las miradas, críticas y análisis. Esto también hace que, todavía a día de hoy, le vengan dudas al comprador indeciso que no sepa por cuál de los dos decantarse. De primeras el ‘Pro’ parece mejor opción por prestaciones y el ‘Air’ por precio, pero hay mucho más que contar. A continuación comparamos el MacBook Air y el MacBook Pro con chip M1 por si estás en este grupo de dubitativos y quieres decidirte.

Lo más destacado en especificaciones

Como hemos adelantado al principio, analizaremos varios puntos interesantes de estos ordenadores, ya que al final ver prestaciones sobre el papel no siempre es un indicativo claro y real. No obstante, creemos conveniente conocer de primeras que es lo que nos ofrecen estos MacBook.

CaracterísticasMacBook Air M1 (2020)MacBook Pro M1 (2020)
Colores-Plata
-Gris espacial
-Oro
-Plata
-Gris espacial
Dimensiones-Alto: 0,41 cm (cerrado) y 1,61 cm (abierto)
-Ancho: 30,41 cm
-Fondo: 21,24 cm
-Alto: 1,56 cm
-Ancho: 30,41 cm
-Fondo: 21,24 cm
Peso1,29 kg1,4 kg
Pantalla13,3 pulgadas de Retina IPS retroiluminada por LED13,3 pulgadas de Retina IPS retroiluminada por LED
Resolución2.560 x 1.600 con brillo de 400 nits2.560 x 1.600 con brillo de 500 nits
ProcesadorApple M1 (CPU 8 núcleos, GPU 7/8 núcleos y Neural Engine de 16 núcleos)Apple M1 (CPU 8 núcleos, GPU 8 núcleos y Neural Engine de 16 núcleos)
Memoria RAM-8 GB de memoria integrada
-16 GB de memoria integrada
-8 GB de memoria integrada
-16 GB de memoria integrada
Almacenamiento interno-SSD 256 GB
-SSD 512 GB
-SSD 1 TB
-SSD 2 TB
-SSD 256 GB
-SSD 512 GB
-SSD 1 TB
-SSD 2 TB
Sonido-2 altavoces estéreo compatible con Dolby Atmos
-3 micrófonos beamforming direccionales
-Toma de auriculares jack de 3,5 mm
-2 altavoces estéreo compatible con Dolby Atmos
-3 micrófonos con calidad de estudio y tecnología beamforming direccionales
-Toma de auriculares jack de 3,5 mm
Conectividad-WiFi 802.11ac de 6ª generación
-Bluetooth 5.0
-WiFi 802.11ac de 6ª generación
-Bluetooth 5.0
Puertos2 puertos USB-C / Thunderbolt2 puertos USB-C / Thunderbolt
Batería-Bateria de polímeros de litio de 49,9 vatios/hora
-Navegación por internet: 15 horas
-Reproducción de vídeo: 18 horas
-Bateria de polímeros de litio de 58,2 vatios/hora
-Navegación por internet: 17 horas
-Reproducción de vídeo: 20 horas
Otros-Magic Keyboard retroiluminado
-Touch ID
-Magic Keyboard retroiluminado
-Touch ID
-Touch Bar
Sistema operativo basemacOS 11 Big SurmacOS 11 Big Sur
Fecha de lanzamientoNoviembre de 2020Noviembre de 2020
Precio-Mínimo: 1.129 euros
-Máximo: 2.648,98 euros
-Mínimo: 1.449 euros
-Máximo: 3.158,98 euros

De primeras y como adelanto de lo que vamos a analizar a continuación nos encontramos con las siguientes diferencias destacadas:

  • Núcleos de la GPU: el MacBook Air tiene una versión básica que parte de 7 núcleos de GPU, aunque se puede elegir una versión que tenga 8 como el ‘Pro’.
  • Dimensiones: aunque estéticamente se vean parecidos, el MacBook Pro es ligeramente más alto.
  • Peso: el modelo ‘Pro’ tiene un peso que es 0,11 kilogramos mayor.
  • Brillo de la pantalla: aunque es una diferencia escasa, el MacBook Air alcanza los 400 nits de brillo máximo y el ‘Pro’ llega hasta los 500.
  • Autonomía: sobre el papel, el MacBook Pro ofrece una mayor autonomía y unos tiempos de carga mayores que el modelo ‘Air’.
  • Touch Bar: este elemento táctil está solo disponible en los MacBook Pro.
  • Precio: si nos fijamos en el más económico, el MacBook Air se lleva el premio. En sus versiones más básicas, a ambos ordenadores les distancian 320 euros.

Diseño y comodidad de ambos

Realmente hay poco que valorar en lo que a línea estética se refiere, dado que al final este es un punto que se considera tremendamente subjetivo. Habrá a quién le guste más uno que otro, quien vea a los dos como ordenadores afines a sus gustos y quien directamente no sienta aprecio por ninguno de los dos. Sin embargo hay aspectos a considerar como veremos a continuación.

Pantallas que son casi idénticas

Aunque se denominan de 13 pulgadas, realmente estos ordenadores tienen exactamente 13,3 pulgadas de diagonal. Si te da pereza hacer la conversión, ya te la decimos: 33,782 centímetros. Tienen tecnología IPS retroiluminada por LED y aunque no son las pantallas de mayor calidad y resolución del mercado, lo cierto es que no es este uno de los aspectos débiles de ninguno de ellos.

MacBook Pro M1

La única diferencia entre ambos lo encontramos en lo relativo al brillo, como hemos visto anteriormente. Los 400 y 500 nits máximos del ‘Air’ y ‘Pro’ respectivamente son casi inapreciable en el día a día. Ambos tienen paneles que se ven francamente bien en cualquier tipo de circunstancia de luz ambiental y si bien es cierto que algo se nota la diferencia del modelo ‘Pro’, no es una diferencia sumamente apreciable y que deba decantar la balanza entre uno y otro. Además, es algo que llama poderosamente la atención porque durante muchos años hemos visto como Apple si que daba el privilegio a la gama Pro de portátiles de contar con una pantalla mejor, enfocada sobre todo al uso profesional de este dispositivo. Sin embargo, este elemento vuele a ser realmente similar como te hemos comentado, continuando con la tendencia de que las diferencias entre estos dos dispositivos son cada vez más escasas, al menos en los modelos con Chip M1.

Touch Bar, una diferencia que sí es destacable

Aunque finalmente la Touch Bar se eliminó con los MacBook Pro de 2021, en este modelo ‘Pro’ con M1 sigue estando presente, aunque no en el ‘Air’. Si bien es cierto que hay mucha polarización con este elemento, porque o se ama o se odia, lo cierto es que es al final es una diferencia a tener en cuenta entre estos dos portátiles que estamos comparando.

Y es que esta pequeña pantalla táctil situada en la parte superior del teclado sustituye a las teclas de función que sí tiene el ‘Air’ y ofrece para ello funciones adicionales como tener los emojis más a mano, encontrar atajos de teclado con un solo toque o poder desplazarse por la línea de tiempo en apps de edición de música o vídeo. A nivel funcional no ofrece nada que no se pueda conseguir en el MacBook Air, pero sí permite hacerlo más rápido.

El esclarecer si es una diferencia fundamental como para desequilibrar la balanza ya es algo más personal, dado que se trata de una cuestión de costumbres y métodos de hacer las cosas y es ahí dónde cada uno tiene su propia experiencia. Por resaltar algo, debemos decir que al final el motivo de que Apple se haya acabado deshaciendo de ella responde mucho a la falta de aprovechamiento por parte de los desarrolladores. No obstante, en este aspecto también tienes que tener en cuenta si anteriormente has estado utilizando que tenga la Touch Bar, ya que es posible que si vienes de un MacBook Pro de años anteriores, te hayas acostumbrado a utilizar este elemento y, al plantearte dar el salto a un modelo M1, esta diferencia sea clave a la hora de contar con una experiencia más similar a la que has tenido anteriormente.

Un soplo de ‘Air’ fresco en portabilidad

Vaya por delante nuestras disculpas por este chiste malo al encabezar este apartado, pero es una forma de mostrar que el MacBook Air gana enteros en usuarios que prioricen la movilidad con el Mac. No es que haya una diferencia enorme de peso y dimensiones entre estos portátiles, pero probablemente si que sea a considerar por quien no tenga un lugar fijo de trabajo y a menudo acostumbre a llevar el ordenador encima para trabajar en cafeterías o transporte público.

Review MacBook Air M1 Apple Silicon

El MacBook Pro no se hace excesivamente pesado y no deja al final de ser un portátil muy compacto en tamaño e ideal también para la movilidad, pero ese plus que supone el ‘Air’ es muy destacable. Especialmente nos centramos en lo fino que llega a ser este último cuando está cerrado, con un grosor que va disminuyendo desde la parte superior a la inferior formando una especie de cuña que además estéticamente se ve muy bien, aunque esto último es al final una opinión personal.

En cualquier caso, ambos son al final portátiles muy ligeros que se pueden transportar cómodamente a cualquier sitio e incluso utilizarse en las rodillas estando sentado en un sofá, en la cama e incluso en transporte público. También hay multitud de fundas y carcasas compatibles que no elevan demasiado el peso y tampoco ocupan mucho sitio en caso de tenerse en un espacio de trabajo pequeño. Realmente la experiencia que ofrecen tanto el MacBook Air como el MacBook Pro en términos de portabilidad es muy similar, sobre todo en estos dos modelos que cuentan con el mismo tamaño de pantalla.

Parecidos y diferencias en hardware

Las tripas de estos ordenadores son bien parecidas si nos fijamos solo en el chip M1, aunque hay diferencias en algunas configuraciones y en otros componentes que los integran. A continuación veremos cómo es el rendimiento de estos equipos y en qué se diferencian, especialmente en usos del día a día, ya sean cotidianos o más exigentes.

Chip M1 y la diferencia de núcleos

Sí, ambos equipos llevan integrado el chip M1 de Apple con idénticas diferencias salvo en los núcleos de la GPU. Ambos tienen 8 núcleos, pero 1 de ellos está inactivo en el MacBook Air, de tal forma que a efectos prácticos se diga que tiene 7 núcleos. ¿Por qué sucede esto?

Según se pudo saber, los procesos de fabricación de componentes tan sumamente pequeños como estos procesadores requieren de una precisión milimétrica que no siempre se logra. Pese a que la estructuración de estos chips se lleva a cabo en laboratorios cerrados a cal y canto, con una limpieza extrema, resulta inevitable que en algunos casos se cuele una infíma mota de polvo o cualquier otro rastro de suciedad que deje a uno de los núcleos inactivo. Si bien el fabricante no provoca esto a propósito, tienen calculado el número de chips que salen con un núcleo inservible y estos son los destinados al modelo ‘Air’, mientras que los completos se incorporan al ‘Pro’.

¿Se nota a efectos prácticos? Lo cierto es que no. Si se hacen pruebas precisas se podrán notar las diferencias, al fin y al cabo existen, pero no son abismales. Un usuario normal podría no llegar nunca a detectar esta diferencia en el procesamiento y es posible que incluso los más exigentes tampoco. Esto hace, y volvemos a repetir, que las diferencias que históricamente ha habido entre estos dos modelos de portátiles de Apple se sigan reduciendo. Evidentemente el MacBook Pro es un dispositivo que tiene mayor capacidad que el MacBook Air, y con el que podrás hacer más cosas, o al menos, hacerlas más rápido y sin problemas de rendimiento. Sin embargo, seguramente ese tipo de tareas, si te estás planteando adquirir un MacBook Air en lugar de un Pro, no seas el tipo de usuario que las realiza, siendo en ese caso la compra mas inteligente.

Un inciso acerca de la RAM

En cualquier ordenador y también en los MacBook con Intel estamos acostumbrados a ver diferentes configuraciones de RAM en las que siempre se ofrece más de 16 GB en el caso de los ‘Pro’, pero en estos M1 no tenemos la posibilidad de añadir una cantidad que no sean 8 GB o 16 GB. Esto de primeras puede parecer chocante e incluso un tanto absurdo, ya que podría entenderse que Apple está capando la potencia de sus ordenadores poniendo este límite. No obstante, existe una explicación.

Durante años hemos visto como los iPhone y iPad incorporaban chips propios de Apple que junto a su software eran capaces de mover las tareas llevadas a cabo por los dispositivos con suma fluidez. Esto es así hasta el punto de ofrecer una menor cantidad de memoria RAM que en dispositivos de la competencia cuyos componentes y software no son siempre diseñados por la misma empresa. Esta optimización de los dispositivos móviles de Apple ha llegado ahora a los Mac con Apple Silicon y con tan solo 8 o 16 GB de RAM se alcanzan niveles muy superiores a lo visto anteriormente en esas cantidades.

Teclado MacBook Air 2020

No quiere decir esto que 16 GB sea equivalente a 32 GB o más en un Mac con Intel, ya que no es equiparable realmente, pero a efectos prácticos si que se nota cierta semejanza en lo que respecta al rendimiento. No obstante es muy posible que pese a todo, Apple añada más configuraciones de esta memoria en futuros ordenadores enfocados a sacar un rendimiento todavía mayor.

¿Ventilador sí o ventilador no?

Un ventilador del MacBook Pro M1 frente a ninguno del MacBook Air. Es cierto que este último no está enfocado de primeras a tareas muy exigentes y que debido a sus dimensiones por el estilo compacto que representa tampoco es muy dado a tener un sistema de ventilación muy grande. Sin embargo muchos se llevaron las manos a la cabeza cuando Apple anunció que este ‘Air’ no disponía de ningún ventilador. Parecía que estaban locos y más viendo los problemas de calentamiento que venían arrastrando los portátiles de la marca en los últimos años.

Desmontaje MacBook Air M1

Sin embargo, tras exhaustivas pruebas hemos podido comprobar en primera persona como el MacBook Air rinde a las mil maravillas sin calentarse en exceso. El control de temperatura de este dispositivo es asombroso, pese a que solo cuenta con un disipador que sustituye al ventilador de anteriores generaciones. Incluso en tareas pesadas como la edición de vídeo en Final Cut ha aguantado el tipo, aunque debes saber que cuando se calienta en exceso, el rendimiento al final baja. Y todo esto con el siempre valorado silencio que aporta el no tener el sistema de ventilación, lo cual en cierto modo nos recordaba a trabajar con un iPad.

En el modelo ‘Pro’ tres cuartos de lo mismo, pero mejor. Este si tiene ventilador, pero apenas se ha escuchado ni en los procesamientos más arduos. En este caso si que notamos que la temperatura es incluso más baja que en el ‘Air’, algo evidente.

Batería a raudales para ambos MacBook

El chip M1 va como un tiro en todos los sentidos a nivel de mover procesos y esto evidentemente genera dudas en cuanto al consumo. Pues hemos de decirte que te quedes tranquilo a este respecto, porque los datos que ofrece Apple y que hemos añadido en la tabla de especificaciones son positivamente falsos. ¿Qué queremos decir con esto de «positivamente falsos»? Pues que en la realidad, al menos en nuestras pruebas, hemos conseguido incluso más autonomía.

En un día completo de trabajo, ya sea con el ‘Air’ o con el ‘Pro’ hemos podido comprobar como la batería en ocasiones no bajaba del 40-30%, lo cual creemos que es toda una hazaña por parte de la compañía de Cupertino. Si bien es cierto que la batería acabará resintiéndose con el tiempo, no está de más contar de primeras con una autonomía así para que a largo plazo tardemos más en precisar de un reemplazo de esta.

Hablemos de software, ¿mismas funciones?

El software es al final una de las claves de Apple y principal reclamo de multitud de compradores. Ambos disponen de macOS Big Sur de partida, aunque seguirán recibiendo actualizaciones durante varios años y por tanto no será este el único sistema operativo que monten. En las pruebas realizadas en esta versión del sistema, podemos encontrar más parecidos que diferencias,

Rendimiento de las aplicaciones

A tener en cuenta en este apartado es que en ambos ordenadores encontramos el mismo rendimiento. Hay que tener en cuenta que el M1 es un procesador con arquitectura ARM nunca antes vista en un Mac, por lo que los desarrolladores han tenido que ir adaptando sus respectivas aplicaciones a esta nueva arquitectura. Todas las apps de Apple están optimizadas, desde las más sencillas como Finder o Fotos hasta las más complejas como Final Cut o Logic Pro.

Rosetta

El caso de las aplicaciones de terceros es diferente, ya que mientras muchas se están adaptando ahora, el resto se pueden abrir gracias a Rosetta 2. Este es un traductor de código que permite abrir las aplicaciones basadas en chips Intel con facilidad. Si bien no todas funcionan mediante este sistema y alguna que otra da un fallo, la mayoría si lo hacen bien y muchas veces ni siquiera nos enteramos que está Rosetta 2 actuando en segundo plano. No hay una norma clara que defina a estas en tiempos de carga y demás, ya que al final es un poco aleatorio. Existe una pestaña en Monitor de Actividad que permite observar si una aplicación está corriendo de forma nativa en el M1 o lo hace mediante Rosetta 2, lo cual se detecta si en la columna arquitectura pone «Intel».

Sin Windows en ninguno de los dos

Muy en la línea del anterior apartado, cabe destacar que Windows no está todavía optimizado para el procesador de Apple. Por este motivo, ni el MacBook Air ni el MacBook Pro con M1 permiten instalarlo en una partición a través del Asistente de Boot Camp. Si que verás esta aplicación instalada, pero al abrirla te dirá que no es posible utilizarla. Apple es optimista respecto a este tema y espera que Microsoft acabe por adaptar Windows lo antes posible a este tipo de arquitecturas para poder dar a sus usuarios una de las funciones más atractivas y es que poder tener los dos sistemas operativos más populares del mundo en un solo equipo es toda una ventaja.

Precios variantes según la configuración

Como en cada ordenador de Apple, podemos cambiar las configuraciones de componentes y añadirle software. Esto conlleva un aumento de precio, teniendo al final estos precios establecidos para esta serie de componentes.

MacBook Air M1 desde 1.129 euros

  • Procesador M1 con Neural Engine de 16 núcleos, CPU de 8 núcleos y GPU de 7 núcleos.
  • Memoria RAM:
    • 8 GB
    • 16 GB: +230 euros
  • Capacidad de almacenamiento SSD:
    • 256 GB
    • 512 GB: +230 euros
    • 1 TB: +460 euros
    • 2 TB: +920 euros
  • Final Cut Pro: +329,99 euros
  • Logic Pro: 229,99 euros

MacBook Air M1 desde 1.399 euros

  • Procesador M1 con Neural Engine de 16 núcleos, CPU de 8 núcleos y GPU de 8 núcleos.
  • Memoria RAM:
    • 8 GB
    • 16 GB: +230 euros
  • Capacidad de almacenamiento SSD:
    • 512 GB
    • 1 TB: +230 euros
    • 2 TB: +690 euros
  • Final Cut Pro: +329,99 euros
  • Logic Pro: 229,99 euros

MacBook Pro M1 desde 1.499 euros

  • Procesador M1 con Neural Engine de 16 núcleos, CPU de 8 núcleos y GPU de 8 núcleos.
  • Memoria RAM:
    • 8 GB
    • 16 GB: +230 euros
  • Capacidad de almacenamiento SSD:
    • 256 GB
    • 512 GB: +230 euros
    • 1 TB: +460 euros
    • 2 TB: +920 euros
  • Final Cut Pro: +329,99 euros
  • Logic Pro: 229,99 euros

Cabe destacar que Apple dispone de otra versión de MacBook Pro desde 1.679 euros, la cual realmente es como si se añadiese en la anterior los 512 GB de base, ya que no consta ninguna otra diferencia y el precio de este es al final el mismo que si se configura el anterior. Por otro lado, la compañía también ofrece MacBook Pro de 14 y 16 pulgadas, pero llevan idéntico chip, por lo que estos están enfocados en públicos más exigentes.

MacBook Air M1 review

Conclusión, ¿cuál deberías comprar?

Llegados a este punto, es posible que tengas ya una idea clara acerca de cuál de estos dos equipos es el más adecuado para ti. Pero, si no es así, no te preocupes porque vamos a darte una serie de claves mediante las cuales deberías ya aclarar todas las dudas.

Elige el MacBook Air si…

Este dispositivo está enfocado en la inmensa mayoría de público, dado que tiene un hardware muy potente como para satisfacer gran parte de las necesidades cotidianas. Desde consumo de contenido multimedia, uso de apps ofimáticas hasta procesos algo más pesados como la edición de fotos o vídeo. Eso sí, en este último caso siempre y cuando sea de forma muy esporádica y es que puede soportarlos, pero no es el más indicado para ello.

Precisamente el hecho de no tener ventilador es lo que ‘capa’ a este dispositivo. Como ya te contábamos en un apartado anterior, cuando el ordenador se calienta, el chip tiende a bajar el rendimiento y por tanto las tareas se ejecutan con mayor lentitud. Y no, no es que el Mac se vuelva lento o inutilizable, ya que no es así, pero por ello no es el más adecuado si se van a realizar procesos pesados de forma muy habitual.

Ve a por el MacBook Pro cuando…

Ahora nos situamos en las antípodas de lo comentado anteriormente. Si el MacBook Air es un todoterreno porque vale para muchos públicos, no iba a ser menos en este caso. Todo lo que es capaz de hacer el MacBook Air lo hace este mejor, pero no por ello es el más adecuado. Si tu uso va a ser muy básico o esporádico, quizás no te merezca la pena, ya que tan solo la Touch Bar parece una diferencia insuficiente.

Ahora bien, es el más adecuado si vas a hacer un uso intensivo y exigente con herramientas de edición de vídeo, imagen o audio, así como programación y otras. El M1 ya no es el chip más potente de Apple, pero sigue siendo más que valido, de hecho muchísimos profesionales del ámbito de la programación o de la edición de video siguen trabajo a pleno rendimiento con el MacBook Pro M1, por lo que, a pesar de que haya opciones más potentes, este portátil de Apple sigue siendo una alternativa más que válida para un uso profesional si no quieres gastar tanto dinero en uno de los nuevos con los Chip M1 Pro o M1 Max. Y el hecho de contar con ventilador hace que la temperatura se pueda gestionar a la perfección sin necesidad de bajar el rendimiento, por lo que obtendrás mejores tiempos de renderizado que con el MacBook Air.

¡Sé el primero en comentar!