Diferencias MacBook Air y Pro con el todavía existente chip M1

A la hora de elegir entre comprar un MacBook Pro y un MacBook Air  se puede llegar a hacer la pregunta de si el procesador varía. Si bien es cierto que en los ‘Pro’ encontramos M1 Pro y M1 Max desde 2021, sigue a la venta el modelo con chip M1. Precisamente este procesador es el mismo que se ofrece para los ‘Air’. Por tanto es probable que te preguntes que diferencias tienen y en este artículo te contamos todo lo que debes saber al respecto de este chip en ambos equipos.

Las semejanzas y diferencias de todo el chip M1

Cuando hablamos del hardware de un Mac M1 no se pueden encontrar todos los elementos de manera individual por todo el interior. Para ser mucho más eficientes Apple diseñó el chip M1 que integró la CPU, la GPU o la RAM que son partes fundamentales del hardware de un ordenador. A continuación vamos a desgranar las diferencias que pueden existir en cada uno de estos apartados entre un MacBook Air y un MacBook Pro.

En la CPU

La CPU es el cerebro de cualquier producto electrónico como por ejemplo un ordenador. Esta parte del chip es una de las más importantes ya que se encargará en todo momento de ejecutar una secuencia de instrucciones y procesar los datos de las mismas. Todas instrucciones las realizarán los programas que tienes instalados en el disco de almacenamiento ya sean nativos o de terceros. Es por ello que para garantizar la fluidez cuando se están usando diferentes programas que son exigentes se debe buscar un procesador a la altura.

comprar macbook m1 mas barato

En este caso la CPU que se puede encontar en el chip M1 tanto en un MacBook Pro como en un MacBook Air es idéntico. En concreto se cuenta con una CPU de ocho núcleos que combina cuatro núcleos de rendimiento con cuatro de eficiencia. Esto hace que estemos hablando de un hardware que está encargado de realizar tareas multihilo. En el caso de los núcleos de alto rendimiento se cuenta con uan frecuencia de entre 600 MHz y 3,204 GHz. Si nos pasamos a los núcleos de eficiencia se pasa a hablar de uan frecuencia entre 600 MHz y 2,064 GHz.

Como hemos comentado en ambos casos se tiene una CPU con especificaciones idénticas y es por ello que en este caso no se puede notar ningún tipo de diferencia clara sobre el papel. Si bien, como veremos más adelante existe una diferencia en la práctica sobre todo a lo largo del uso que se le puede ir dando.

La GPU, el gran punto diferencial

Otro de los puntos claves en el hardware de un Mac es la GPU o tarjeta gráfica. En el caso de los MacBook siempre se encuentra integrada, no siendo dedicada, en el propio chip diseñado por Apple. Tiene como principal función el procesamiento de cualquier tipo de información gráfica como por ejemplo el echo de mostrar imágenes en pantalla, así como de realizar el procesamiento de un vídeo. Todas las GPU cuentan con diferentes unidades de procesamiento que son los núcleos. En este caso es donde si se pueden encontrar algunas diferencias de relevancia.

En el caso del MacBook Air, Apple integra en algunos casos las GPU con únicamente siete núcleos (aunque en modelos superiores y por tanto más caros si que se puede optar por el de ocho núcleos). En el caso del MacBook Pro únicamente se puede adquirir con una GPU de ocho núcleos garantizando de esta manera su rendimiento total a la hora de renderizar un vídeo o cualquier otra tarea en el que intervenga esta parte del componente.

Si bien, cuando se habla de núcleos hay que tener en cuenta que ambos chip cuentan con esos ocho núcleos. Lo único que ocurre es que en caso del MacBook Air se puede encontrar uno de ellos deshabilitado en el modelo más básico. De esta manera se abre la posibilidad a tener dos modelos en el mercado pero el chip es siempre el mismo. Esto es un ahorro importante en el proceso de fabricación ya que no se debe abrir otra fila de producción en las fábricas de TSMC, sino que se produce exactamente el mismo y posteriormente se limita via software.

Hay que destacar una diferencia bastante importante en la limitación del chip M1 entre estos dos equipos. En el caso del McBook Air se puede realizr un renderizado de vídeo a 4K sin que exista la pérdida de ningún fotograma. En el caso del McBook Air la GPU está diseñada especialmente para poder transmitir una imagen en una resolución 8K y siendo más eficiente en los procesos de carga gráfica.

Memoria y Neural Engine

Otro de los puntos claves a tener en cuenta es la memoria RAM que se usa y también el chip neuronal. Como ocurría con la CPU estamos ante un hardware que es idéntico tanto en la gama Air como en la Pro. En este caso ambos modelos cuentan con una memoria RAM de 8 GB que no se puede modificar en alguna de sus configuraciones ya que viene fija con este procesador para todos los modelos.

En el caso del Neural Engine hablamos de un chip que está pensado exclusivamente para realizar diferentes opciones que están relacionadas con la inteligencia artificial. En el caso de un Mac se puede ver presente en la identificación de las fotografías y los vídeos así como en las funciones del dictado en las diferentes aplicaciones de terceros. Además también se puede dar uso en el reconocimiento de diferentes sonidos en una pista de audio. En este caso se tiene también un Neural Engine de 16 núcleos en los chips M1 de los dos Mac.

Las diferencias en benchmark

A la hora de realizar una comparativa de hardware, lo más común es fijarse en los benchmarks. Esto son test que se realizan en siempre mientras se está usando el dispositivo para tener información basándose en un número de como funciona este hardware. En este caso nosotros vamos a referirnos a los benchmarks que hay hechos de manera pública, los cuales resumimos en la siguiente tabla informativa.

 M1 MacBook AirM1 MacBook Pro
BenchMark
Single-Core17291737
Multi-Core77217647

La tabla es sin duda sorprendente. Lo lógico sería pensar que el chip del modelo Pro cuenta con un mayor rendimiento que el del Air pero es equitativo. Aunque en esta tabla se ven valores que están superiores en el caso del Air lo cierto es que son valores aproximados. Con esto debemos referirnos a que si se aproximan se puede tener al final el mismo resultado y por tanto se tiene el mismo rendimiento en ambos chips. El único punto donde se aprecia variación en los benchmarks es cuando se centra en los gráficos donde los M1 que cuentan con una GPU de 7 núcleos se ven ligeramente mermados. Pero esta es la única diferencia que se puede apreciar sobre el papel como es lógico.

¿Qué ocurre a largo plazo? Conclusiones

Hay que tener en cuenta que todos estos datos se centran principalmente en un momento dado y sobre todo basándose en un uso normal. Pero entonces se puede preguntar un usuario normal, ¿qué diferencia en hardware hay entre un MacBook Air y un MacBook Pro? La única diferencia está en las limitaciones que se imponen a través del software. En el caso del modelo Pro su chip M1 no está para nada limitado pudiendo desarrollar con total libertad su actividad en edición o en otras tareas. Esto es a consecuencia de que estos modelos tienen un ventilador que permite disipar todo el calor que se pueda generar.

En el caso del MacBook Air se puede encontrar algo más limitado para realizar estas tareas durante varias horas seguidas. Esto se debe principalmente a la no presencia de ningún que puede terminar provocando un aumento de la temperatura interna. De esta manera aquí se puede detectar una importante diferencia que existe entre ambos procesadores aunque a priori pueden ser exactamente iguales sobre el papel.

¡Sé el primero en comentar!