El iPhone tiene NFC y te explicamos para qué sirve

Prácticamente el NFC es un requisito indispensable en cualquier móvil de gama media en adelante. Aunque no se le veía antaño demasiadas utilidades ahora es una tecnología que no paramos de utilizar en nuestro día a día como para realizar pagos en datáfonos compatibles o para utilizar stickers NFC concretos. El iPhone como no podía ser de otra manera tiene también un chip NFC que ha ido abriéndose con el paso de los años.

Acerca del NFC en los iPhone de Apple

Vayamos ya a conocer qué es esto del chip NFC, lo qué significa exactamente y dónde se encuentra ubicado dentro del iPhone. De esta forma podrás conocerlo ya algo más antes de saber qué utilidad real te puede aportar en el día a día.

¿Qué es exactamente el NFC?

NFC como tal son las siglas de Near Field Communication, que en español vendría a ser algo así como «comunicación de campo cercano». A efectos prácticos es un chip que dota a los dispositivos de una comunicación inalámbrica de corto alcance. Generalmente un equipo con este chip únicamente no sirve para nada, pero si encontramos dos que lo tengan, podrán comunicarse entre ellos.

Aunque quizás la comparación no es lo más correcta a nivel técnico, podríamos decir que es un sistema que funciona de una forma similar al Bluetooth. Eso sí, en este caso necesitarás que los dos equipos que portan este chip estén lo suficientemente cerca como para que exista comunicación. Hay diferentes tipos de NFC, pudiendo tener estos equipos directamente integrados en el interior de los dispositivos o de forma externa mediante etiquetas o tarjetas de crédito.

Precisamente esto último puede servirte para ver sus funcionalidades y es que una de ellas es la de poder realizar pagos mediante tarjeta, siempre y cuando el datáfono que se utilice esté dotado también de tecnología NFC. En cualquier caso, son muchas las funciones que se pueden llevar a cabo e incluso son configurables. Por ejemplo, puedes hacer que al pasar un móvil con NFC por una etiqueta que también lo tenga, se encienda una luz o se lleve a cabo cualquier otro proceso previamente configurado.

¿Dónde está físicamente este chip?

Apple apostó por incluir estos chips desde el iPhone 6 en adelante, situándolo en la parte superior de los equipos con el objetivo de facilitar su uso en el día a día. Sin duda es mucho más fácil realizar un pago poniendo la parte superior del equipo delante del datáfono o hacer una lectura de una etiqueta compatible de esta manera. Pero por desgracia al principio el NFC de los iPhone estaba muy limitado ya que únicamente se podía utilizar para hacer pagos a través de Apple Pay. En aquellos donde no existía esta posibilidad el NFC no servía para nada.

Conforme pasaron las generaciones Apple se dio cuenta que debía abrirse un poco más al mundo y ya permitió escanear diferentes tags que nos encontramos en nuestro día a día. Al principio se necesitaba de una aplicación concreta para hacer esta lectura pero ahora ya no es así ya que simplemente hay que acercar el iPhone a una tag para por ejemplo desencadenar una serie de acciones. Aunque todavía falta mucho por hacer ya que aun hay algunas limitaciones fruto del empeño de la compañía por mantenerse totalmente hermética. Por ejemplo, si queremos emparejar algunos auriculares que incluyen el chip NFC, no podemos acercar el iPhone como si nada.

Funcionalidades y limitaciones

Llegamos ya a lo que, al menos a nuestro juicio, es lo más importante de este post. No es otra cosa que el conocer el modo en qué se encuentra esta conectividad en los iPhone, viendo de qué forma se puede aprovechar y qué futuro tiene. No menos importante es conocer que tiene dos limitaciones fundamentales que lo condicionan mucho en según que momentos.

¿Qué se puede hacer con ello?

Como hemos ido mencionando a lo largo del post, Apple ha ido liberando el NFC de sus iPhone. Ahora es posible por ejemplo hacer pagos en establecimientos que posean un datáfono compatible sin demasiados problemas. Esto es fruto de una negociación de la compañía con las diferentes entidades bancarias donde España ha resultado muy beneficiada. Es cierto que tras la presentación de Apple Pay tuvimos que esperar varios años para su desembarco en nuestro país, pero ya son muchos los bancos nacionales que han firmado acuerdos con Apple para hacer uso de esta tecnología. Pero obviamente aun tienen mucho que hacer, ya que por desgracia en muchos países de latinoamerica esto no es así. En un futuro esperamos que sigan adelante en su expansión.

CarKey

Pero además de utilizar Apple Pay, también se están comenzando a integrar en Wallet las tarjetas de transporte, gracias a la función ‘tarjeta express’. Con esta función introducida a partir de iOS 13 podrás acceder al autobús o al metro sin necesidad de sacar el bono de nuestra cartera, ya que simplemente pasarás el móvil por el lector NFC. Además, para facilitar los pagos a través de NFC desde Apple a partir de iOS 14 se introdujo la posibilidad de hacer pagos en cualquier establecimiento sin necesidad de tener su aplicación instalada.

Con el paso del tiempo el NFC en los iPhone se va enriqueciendo. Por ejemplo se puede utilizar para abrir la puerta de un coche siempre que sea compatible al igual que si estuvieras pagando a través de Apple Pay en un datáfono. Esto te permite salir prácticamente a la calle sin necesidad de llevar llaves encima ya que solo con el iPhone podrás conducir tu o quien autorices perfectamente.

El futuro de esta tecnología con las etiquetas

Poco a poco se están haciendo famosas las etiquetas NFC o ‘tags’. Estas nos permiten hacer automatizaciones con ‘Atajos’ acercando el móvil a una de estas etiquetas que la verdad son muy económicas. Por ejemplo, si tienes una etiqueta en la cocina, puedes hacer que al pasar el móvil se encienda automáticamente la cafetera pero obviamente si tienes la casa con artículos de domótica. Incluso el hecho de tener una etiqueta NFC en un coche por ejemplo puede provocar que al acercar el móvil se pueda abrir alguna parte de este.

NFC iPhone

También se pueden emparejar accesorios muy concretos de una manera muy sencilla como por ejemplo el HomePod. De este modo podemos seguir escuchando una canción que reproducimos den nuestro móvil en el HomePod simplemente acercándolo. Obviamente aun queda mucho camino por recorrer, y esperamos que el NFC se siga instaurando en nuestro día a día como una tecnología imprescindible más allá de hacer pagos sin contacto.

Las automatizaciones también se pueden emparejar a las etiquetas NFC que son compatibles. Si creas una rutina en concreto cuando pases el móvil por delante de la etiqueta puedes hacer que todas las luces de la casa se enciendan o simplemente hacer que se cambie algún aspecto de la configuración del móvil como el WiFi y los datos móviles.

Limitaciones que pone iOS

La primera gran pega que encontramos al NFC en el iPhone tiene relación con la propia naturaleza de esta conectividad y es la distancia que se precisa para hacerlo funcionar, la cual es de unos 20 centímetros. En este aspecto observamos como la tecnología Bluetooth funciona de forma más amplia, aunque evidentemente no tienen las mismas funciones y quizás no es tanto una desventaja.

Dónde sí que encontramos ya limitaciones importantes y propias de iOS es en la capacidad de permitir usarlo a terceros. Y es que Apple limita los permisos de este tipo de tecnologías en sus aplicaciones de terceros. Esto tiene dos tipos de lecturas, siendo la primera una buena forma de proteger los dispositivos y hacerlos más seguros sin que el NFC pueda causar problemas de privacidad o seguridad. Por otro lado, puede también leerse esto como algo negativo por no ofrecer Apple la posibilidad de usarlo de forma más amplia bajo nuestra cuenta y riesgo.

Fallos del NFC en el iPhone

El chip NFC, al igual que cualquier otro componente interno de un iPhone puede presentar problemas importantes que se deben tener en cuenta. Pero lo cierto es que no siempre es fácil de detectar este tipo de fallos ya que no se utiliza a diario el NFC. Es por ello que siempre te percatarás cuando estés realizando uso de el en un datáfono o en cualquier otro dispositivo que sea compatible como en el transporte público.

Problemas más habituales

Los primeros síntomas que se pueden encontrar que indica que el chip NFC está fallando es cuando no lo reconocen los dispositivos compatibles. Cuando estás intentado pagar en un datáfono y tratas de pasar el iPhone pero no lo detecta al momento o requiere de varios intentos es sin duda uno de los primeros síntomas. Es importante asegurarse de ello haciendo las pruebas en diferentes equipos que integren el NFC.

NFC

Otro de los puntos que ya indican que el chip falla completamente es que no pueda ser reconocido por ningún datáfono o etiqueta NFC. Esto ya es un claro indicio de que no es el el otro elemento el que falla, sino que es ya más que evidente que el iPhone está presentando algún tipo de problema interno con respecto a esta tecnología, teniendo su origen seguramente en el hardware, pero sin poder descartar el software.

Más allá de esto, no hay otros fallos reconocidos que puedan tener su origen en el chip NFC. Puede existir alguna excepción que arroje fallos extraños como que el iPhone no se pueda encender o algo similar, pero sería algo sumamente excepcional y que pese a ello podría realmente tener su origen en algún otro problema interno del dispositivo.

Cómo solucionar los errores

La única solución que se puede dar ante este problema es la restauración del sistema operativo. Al final el funcionamiento del chip NFC es bastante sencillo y funciona a través de la sincronización con el sistema operativo que permite gestionar todos los datos de las tarjetas vinculadas o de las pegatinas NFC. Es por ello que al reisntalar el sistema operativo en muchos casos se terminan solucionando los problemas que están aconteciendo con el NFC.

En el caso de que esto no ocurra deberás acudir al soporte técnico de Apple para realizar el diagnóstico y hacer la correspondiente reparación de esta parte del hardware. El hecho de que sea ciertamente complejo su sustitución, lo que hace Apple normalmente es ofrecer un iPhone reacondicionado y plenamente funcional. Eso sí, esto tiene un coste que deberás abonar si el dispositivo está fuera de garantía o si se detecta que el fallo viene ocasionado por un mal uso, mientras que si es un defecto de fábrica o similar estaría cubierto y no tendrías que abonar el coste del nuevo iPhone.

Acude a un SAT

Si el problema persiste y no tienes cerca ninguna tienda oficial de Apple, tienes otra solución. Esta solución es la de acudir a un SAT. Se trata de tiendas que cuentan con la aprobación de Apple para reparar, solucionar y vender productos Apple. Al llevar tu producto a este tipo de establecimientos no pierdes la garantía, por lo que es una muy buena opción en muchos casos. Otra de las ventajas es que muchas veces no tiene las esperas que hay en las Apple Store.

Para acudir a un SAT es necesario, en muchos casos, pedir cita indicando cual es el problema por el que acudes. Además también hay que indicar si tu iPhone aun está en garantía o si por el contrario ya no dispones de la garantía Apple (a menos que hayas contratado previamente AppleCare). También será necesario poner tu ubicación para buscar el SAT que más cerca esté de ti. El servicio previo que ofrecen (las preguntas sobre el modelo del dispositivo, la garantía, el problema, etc) es muy parecido al que te ofrecen en una Apple Store. Aunque mucha gente prefiere llevar sus dispositivos a tiendas Apple oficiales aunque no les pillen muy cerca de casa, hay veces que no puedes utilizar tu Mac y necesitas una solución de manera urgente, por lo que acudir a un SAT es una manera muy buena de poder poner una solución rápida con las mismas garantías que si acudes a una Apple Store.

Si no pueden solucionar tu problema en un SAT, lo más seguro es que te recomienden que acudas a un centro Apple, aunque no tengas alguno especialmente cerca. Acudir a un SAT puede ser el paso previo antes de ir a una Apple Store, y así podrás contar con dos opiniones de expertos, aunque seguramente sean bastante similares, pero si tienes la posibilidad, acude antes a un SAT.

3 Comentarios