Capturar en vídeo la pantalla en macOS sin aplicaciones de terceros

Grabar la pantalla de nuestro ordenador puede ser tremendamente útil para determinados casos como poder realizar la explicación de una acción. En un equipo con macOS es posible hacerlo de forma nativa sin necesidad de realizar ningún tipo de instalación de programas o aplicaciones de terceros, aunque evidentemente también se puede mediante ellas. Lo que te explicaremos en este artículo te son las formas de grabar la pantalla de tu Mac sin que tengas que descargar e instalar ningún tipo de programa externo.

Grabación de pantalla en macOS de forma nativa

Cómo decíamos anteriormente, Apple ya pensó en esta utilidad y brinda la posibilidad de realizar una grabación en vídeo de la pantalla de sus ordenadores sin necesidad de tener que estar instalando nada. Esta grabación nativa se puede llevar a cabo de dos formas, siendo la primera de ellas muy similar a lo que sucede cuando queremos tomar una captura de pantalla en forma de imagen.

Requisitos necesarios

En principio podrás grabar la pantalla de tu equipo independientemente del modelo y prestaciones de este. Por tanto dará igual si es un portátil o un sobremesa, como también su procesador, RAM, o capacidad de almacenamiento. Aunque por razones obvias deberás tener espacio suficiente como para guardar después la grabación. Eso sí, deberás tener una versión que sea igual o posterior a macOS 10.14 Mojave. Recordamos que los ordenadores compatibles con esta versión de software de Apple son los siguientes:

  • MacBook (principios de 2015 y modelos posteriores)
  • MacBook Air (mediados de 2012 y modelos posteriores)
  • MacBook Pro (mediados de 2012 y modelos posteriores)
  • Mac mini (finales de 2012 y modelos posteriores)
  • iMac (finales de 2012 y modelos posteriores)
  • iMac Pro (modelo de 2017)
  • Mac Pro (modelos de mediados de 2010, mediados de 2012 con tarjetas gráficas compatibles con Metal y finales de 2013)

Cabe destacar que, aparte de eso, deberás tener espacio suficiente en el disco de almacenamiento. Como decíamos anteriormente, no es que sea necesario tener una memoria muy grande por ser al final indiferente en el proceso en sí, pero no debes obviar que al fin y al cabo estarás creando un nuevo archivo que ocupará espacio. Si es una grabación larga y tienes poco espacio, es probable que te salte un error a la hora de guardarlo.

Pasos a seguir

Al igual que podemos hacer capturas en Mac de una forma realmente sencilla a través de unos simples comandos, también es posible acceder a grabaciones de pantalla de una forma similar. Solo tendrás que seguir estos tres pasos:

  1. Pulsa las teclas CMD + SHIFT + 5 a la vez.
  2. Pulsa en Grabar y comenzará la grabación.
  3. Pulsa en el icono de «Stop» en la barra de menús para detener la grabación.finalizar grabacion pantalla mac

A través de QuickTime, programa de Apple

Es probable que ya conozcas QuickTime o al menos te suene. Este es un programa desarrollado por Apple y que lleva disponible en los ordenadores Mac desde el año 2009. Aunque su principal funcionalidad es la de servir como reproductor de vídeo en diferentes formatos, lo cierto es que admite otras funcionalidades interesantes como las de grabar la pantalla del ordenador.

Lo que necesitas para usar esta función

Si tu ordenador no es compatible con macOS Mojave o no deseas actualizarlo a dicha versión, necesitarás este programa para grabar la pantalla de forma nativa. No requiere de instalación por ser ya un programa que viene instalado de serie en los Mac, aunque no en todas las versiones es posible realizar esta función, ya que está solo disponible en macOS 10.13 High Sierra y posteriores. Por tanto, los equipos compatibles son los siguientes:

  • MacBook (finales de 2009 y modelos posteriores)
  • MacBook Air (finales de 2010 y modelos posteriores)
  • MacBook Pro (mediados de 2010 y modelos posteriores)
  • Mac mini (mediados de 2010 y modelos posteriores)
  • iMac (finales de 2009 y modelos posteriores)
  • iMac Pro (modelo de 2017)*
  • Mac Pro (mediados de 2010 y posteriores)

El iMac Pro de 2017, único modelo de esta gama, no puede tener macOS High Sierra por haber salido en fechas en las que ya había versiones más recientes. En cualquier caso es compatible con la grabación de pantalla mediante QuickTime.

Guía para hacer vídeo de la pantalla en QuickTime

Como decíamos en anteriores puntos, no será necesario que descargues este programa porque ya viene instalado de forma nativa. Eso sí, tendrás que tenerlo localizado para poder utilizarlo. Si no lo encuentras puedes utilizar el buscador (cmd + espacio) y escribir «QuickTime» para que aparezca. Una vez lo tengas abierto tendrás que seguir estos pasos:

  1. Sitúate en barra de menús en la parte superior y despliega Archivo.
  2. Pulsa ahora en «Nueva grabación de pantalla» y verás que se abre una ventana de grabación.grabar pantalla mac quicktime
  3. Si haces click en la flecha que hay al lado del botón de grabación podrás modificar ciertos ajustes de la grabación, como elegir si deseas que se capte también el audio y la fuente de este, así como la sección de la pantalla que deseas capturar.quicktime mac pantalla
  4. Pulsa en el botón de grabar para comenzar la grabación.

Para finalizar la grabación bastará con que pulses el botón de la barra de herramientas superior en forma de cuadrado o que pulses CMD + Cntrl. + Esc. En el instante en que termines aparecerá el archivo en pantalla para que realices las modificaciones que creas oportuna y después podrás guardarlo en la carpeta que desees. La grabación se guardará en el escritorio, aunque podrás modificar en los ajustes dónde deseas que se añada de forma predeterminada.

Opciones disponibles

Es posible que te preguntes si existen ajustes adicionales para la grabación o lo que puedes hacer después con ella. Y, si no lo habías visto ya durante el proceso, en estos próximos apartados te contamos lo que tienes disponible.

Ajustes para la grabación

Cabe destacar que, independientemente del método que uses para llevar a cabo la grabación, tendrás disponibles estas opciones que pueden ser claves para que el archivo resultante sea como deseas. Todas ellas aparecen precisamente en «Opciones» antes de proceder a grabar.

  • Dónde guardarlo, pudiendo elegir cualquier ubicación, aunque de forma predeterminada se da la opción de guardarlo en Escritorio, Documentos, Mail, Mensajes y QuickTime Player (carpeta de la aplicación).
  • Temporizador, la opción que te permitirá que la grabación se inicie pasados 5 o 10 segundos si lo deseas, pudiendo también establecer 0 segundos para que la grabación se inicie directamente en el momento en que le des al correspondiente botón de grabar.
  • Elegir el micrófono es otra de las opciones que se da, pudiendo elegir el que ya lleva integrado el Mac o cualquier otro que hayas conectado por Bluetooth o USB. También está la opción de no elegir ninguno y que la grabación se haga sin sonido.
  • Otras opciones que ofrecen ambos métodos son las de mostrar la miniatura como ventana flotante, recordar la última selección (guarda los ajustes que establezcas para la siguiente ocasión) y la de que se muestren los clicks que haces con el ratón durante la grabación.

Aparte de estas, nos encontramos también con la posibilidad de elegir la sección de pantalla que deseas grabar, pudiendo elegir toda la pantalla, una ventana en cuestión o una sección de cualquier parte de la misma.

Qué hacer después con el archivo

Ambas formas de grabación de pantalla ofrecen resultados idénticos, cambiando solo la forma de llevarlo a cabo. El archivo final será un fichero .MOV, el cual es un formato de vídeo propietario de Apple y que se asocia a QuickTime, aunque hay otros muchos programas que podrán reproducirlo. Una vez tengas listo el vídeo podrás llevar a cabo las siguientes acciones:

  • Editar el vídeo en aplicaciones como Final Cut Pro o cualquier otro editor de vídeo. Podrás añadirle efectos, recortarlo o cualquier otro reajuste con el que lograr que el resultado final de este sea el que deseas. Cabe destacar que el propio reproductor nativo de macOS podría servirte para realizar ediciones básicas como recortar el vídeo a una sección concreta o añadirle algún tipo de filtro.
  • Subir el archivo a iCloud o cualquier otro servicio de almacenamiento en la nube para tenerlo siempre a mano. Lo bueno de esto es que podrás acceder a el desde otros equipos que no necesariamente sean el Mac con el que lo grabaste. También puedes elegir esta opción en los ajustes de guardado que comentábamos anteriormente.
  • Subirlo a redes sociales si deseas que sea visto por tus seguidores, aunque deberás tener en cuenta si la plataforma admite el vídeo tanto por su formato de imagen como por su peso.
  • Compartirlo directamente con otras personas a través de diferentes servicios de mensajería como los gestores de correo electrónico, WhatsApp, Telegram…
¡Sé el primero en comentar!