¿Fallo al conectar un Mac a uno o varios monitores? La solución

Usar un ordenador Mac con un monitor externo o incluso con varios es algo fundamental para muchos. Ya sea para aumentar la productividad al tener varias pantallas o simplemente por obtener una mejor visión en más tamaño y/o con mejor calidad. Es por ello por lo que encontrarnos con problemas y fallos a la hora de realizar la conexión del Mac con la pantalla externa es un auténtico fastidio, pero te vamos a explicar cómo solucionarlos.

Fallos más habituales con monitores

Lo primero a destacar es que las soluciones que vamos a proponer sirven para cualquier gama de Mac, ya sea iMac, Mac mini, Mac Pro o cualquiera de los MacBook existentes. Y es que todos ellos pueden conectarse a monitores externos y por ende pueden también tener fallos, encontrándonos idénticas soluciones para todos ellos.

monitor estropeado

Dicho esto y ya poniéndonos en los problemas más frecuentes, nos encontramos con estos siguientes, los cuales también se solucionan con todo lo que expondremos después.

  • Cortes repentinos en la imagen, haciendo que a ratos se vea bien y en otras ocasiones se vaya a negro.
  • Interferencias en la imagen, con franjas de colores presentes de forma parcial o total.
  • Barras de color verde que, como en el caso anterior, pueden aparecer en toda la pantalla o en solo una parte, ya sea de forma fija o intermitente.
  • La pantalla está completamente negra y no muestra ninguna imagen.
  • Destellos intermitentes. (Atención a esto, porque puede ser muy peligroso para personas propensas a sufrir ataques epilépticos).
  • Se ve bien, pero ofrece enseña lo mismo que el Mac sin servir realmente como una segunda pantalla en la que tener otro contenido.

Comprobaciones previas que debes hacer

Antes de comenzar a investigar problemas mayores, conviene conocer algunos consejos básicos que se deben tener en cuenta en la inmensa mayoría de fallos del Mac, incluyendo los problemas a la hora de conectarlos a monitores externos.

  • Comprueba la versión de software del equipo, ya que es recomendable que siempre esté en la última versión de macOS disponible para garantizar un buen funcionamiento. Si vas a Preferencias del Sistema > Actualización de software, podrás encontrar, si la hubiese, la nueva versión lista para su descarga e instalación (si tu versión de macOS no tiene ese panel de ajustes, ve a la App Store > Actualizaciones).
  • Comprueba la conexión a la corriente, tanto del Mac en caso de que sea un sobremesa, como del propio panel externo. Al final es algo fundamental que, por un despiste, se nos puede olvidar y ser el origen de todo. Es conveniente además que si usas un MacBook, aunque no sea obligatorio, lo mantengas conectado al cargador.
  • Reinicia el Mac para eliminar así todos aquellos problemas generados por los procesos abiertos, aunque lo recomendable es que directamente lo apagues y lo vuelvas a encender pasados unos minutos.
  • Quita y vuelve a poner el cable que conecta al ordenador con la pantalla externa. Suena estúpido, pero muchas veces no se detecta la conexión a la primera y volverlo a intentar puede ser la solución más sencilla y eficaz de solucionar el problema.

Compatibilidad de tu Mac con otras pantallas

Aunque todos los Mac son compatibles con monitores desde hace varios años, no siempre está claro el número de pantallas que puede soportar y cuál es la vía para conectarlos. Por ello es importante conocer las especificaciones del Mac y la forma de configurar esta conexión.

Cómo saber con cuántas es compatible

Si tienes dudas acerca de la compatibilidad de tu equipo con estos elementos externos, tienes una forma muy sencilla de comprobarlo. Tan solo debes seguir estos pasos:

  1. Abre el menú Apple (parte superior izquierda de la barra de menús).
  2. Dirígete a Acerca de este Mac.
  3. Sitúate en la pestaña ‘General’ y toma nota del modelo de Mac que tienes.

modelo de mac

  1. Sin salir de este panel, ve ahora a la pestaña ‘Soporte’.
  2. Haz click en ‘Detalles’.
  3. Cuando se abra la web de Apple, pulsa en Especificaciones Técnicas (debajo de Recursos).
  4. Localiza tu modelo de Mac y pulsa sobre el.
  5. En el apartado ‘Soporte de vídeo’ (o ‘Gráficos’) pondrá la compatibilidad del ordenador con monitores.

Lógicamente, deberás tener en cuenta las limitaciones del dispositivo. Si, por ejemplo, admite un máximo de un monitor en 4K y estás conectando dos, ya habrás detectado el problema y por tanto podrás tenerlo en cuenta a la hora de hacer uso de otras pantallas.

Ver el panel de configuración

Si tu Mac es compatible con la o las pantallas que hayas conectado, es posible que quizás no las hayas configurado bien. Dentro de Preferencias del Sistema hay un apartado llamado Pantallas en el que precisamente se pueden revisar todos los ajustes relacionados con ello.

En este panel, que es como el que ves en la imagen anterior, podrás configurar diferentes aspectos como la resolución de la imagen que sale por la pantalla del propio Mac y el monitor, el perfil de color, a qué lado quieres que esté la pantalla externa, si deseas que se duplique el contenido de ambas… En definitiva, te permitirá gestionar todo lo relativo a la conexión siempre y cuando se haya podido establecer bien.

pantallas externas mac

Posibles daños en monitor, cables y adaptadores

Descartada la incompatibilidad, las probabilidades de que sea el hardware lo que falla son cada vez más altas. Eso sí, antes de acudir al soporte técnico o empezar a buscar nuevos monitores para comprar, ten en cuenta que podrían tener también una solución fácil, a tu alcance y encima gratis.

Revisión de cable y adaptador

El elemento clave de conexión del Mac con el monitor es el cable y, por tanto, un mínimo problema de este puede desencadenar en que no se pueda ver nada en la pantalla o verse entrecortado. Lo primero que debes hacer es una revisión visual con la que comprobar que el cable esté en buenas condiciones, que no haya roturas en el y que no esté en una posición muy tensa, ya que podría ser causa de los problemas.

Ten en cuenta que algunas roturas de este elemento son imperceptibles a simple vista. Por ejemplo, puedes probar a doblar el cable en algunos puntos y si notas que al hacerlo vuelve la conexión con el monitor, se debe a que de forma interna hay algún cable cortado y que no tiene buena conexión.

cable hdmi thunderbolt

En lo referente al adaptador, debes saber que siempre es aconsejable que se utilicen los puertos nativos del Mac. Aunque es evidente que no siempre es posible, ya sea porque este no tenga puertos adecuados o porque estén ya en uso para otros accesorios. Por tanto, el hub o adaptador que uses debe ser de buena calidad y plenamente compatible tanto con el monitor como con el propio Mac (en su propia guía de uso tendrás esa información).

Por supuesto, también debes revisar que este intermediario entre el cable y el Mac esté en buen estado. Al igual que es aconsejable también que lo desconectes y vuelvas a conectar como indicábamos al inicio de este post. Y es que la buena conexión de este elemento con el ordenador y con el monitor es fundamental, porque si no está encajado correctamente en el puerto, puede dar problemas como los que estás experimentando.

Si no acabas de averiguar si estos están estropeados, es aconsejable que pruebes con otro cable y/o adaptador. De esta forma te podrás asegurar de si eran esos elementos los que fallaban o, si sigue habiendo problemas, puede ser debido a otra causa. Si no tienes ninguno más, es aconsejable que compres otro que te de la opción de devolverlo, ya que sino sería un gasto inútil en caso de que no sea el elemento problemático.

Revisar puertos del Mac y monitor

Habrás comprobado ya los cables y adaptadores, pero estos pueden ser plenamente compatibles, de la máxima calidad y sin embargo no obtener una experiencia buena de uso. ¿Y a qué se puede deber? Pues como avanzaba ya el título de este apartado, a que los puertos del Mac y de la pantalla externa estén estropeados.

Si tienen varios puertos en los que puedas conectar el cable de conexión, es aconsejable que pruebes en otro para verificar si es el que usas actualmente el que está dando problemas. También puedes probar a conectar otro tipo de accesorios en caso de que estés usando un puerto Thunderbolt. Véase por ejemplo un lápiz de memoria, unos auriculares con extremo USB-C o un disco de almacenamiento externo.

puertos macbook

En lo referente al monitor es más complicado que tenga dos conexiones iguales, pero puedes probar a conectarlo a otro ordenador o tablet que admita compatibilidad con el y de esa forma descartar que sea un problema de su puerto.

Si además tienes otro monitor, puedes realizar la comprobación con ese de que todo va bien, siendo también de mucha utilidad para ir descartando fallos. Si no dispones de ninguno, no podemos aquí recomendarte comprar otro como hacíamos con los cables y adaptadores, dado que al final son elementos mucho más caros y no siempre se admiten devoluciones.

Solución a otros problemas que afectan al hardware

Llegados a este punto, es casi seguro que el problema que estás teniendo se debe a una avería o defecto de fábrica de uno de los dos dispositivos. Puede que incluso con los dos, lo cual sería tener demasiada mala suerte, aunque no descartable por completo.

Sea como fuere, sería pertinente que te pongas en contacto con el servicio técnico de Apple primeramente y conciertes una cita presencial para llevar tu Mac y que puedan examinarlo en búsqueda del origen del problema. Si finalmente ellos descartan que tenga averías, será con el soporte técnico del fabricante del monitor con el que debas contactar para solicitarles una revisión del mismo.

¡Sé el primero en comentar!