Guía para usar el iMac como pantalla de otros dispositivos

Son muchos los usuarios que buscan la posibilidad de ser más productivos y esto puede pasar por tener una segunda pantalla en el escritorio. Puede parecer una tontería, pero trabajar a dos pantallas es algo tremendamente cómodo porque podemos tener varias ventanas abiertas y a nuestra vista a la misma vez. Seguro que puedes llegar a pensar que deberás gastar bastante dinero en una pantalla secundaria para ello, pero lo cierto es que algunos modelos de iMac también posees una pantalla externa gracias a la función ‘pantalla de destino’. En este artículo te explicamos qué es y también cómo puedes activarlo.

No es posible hacerlo en todos los iMac

Puede parecer absurdo que los ordenadores de sobremesa de Apple más recientes no tengan esta posibilidad, pero es cierto. Los iMac con pantalla retina no pueden usarse con este fin debido a algún tipo de limitación de hardware del que disponen y que la propia Apple no ha comentado nunca. Es por ello por lo que la lista de dispositivos que si pueden servir como monitor externo es reducida, teniendo los siguientes equipos.

  • iMac de 27 pulgadas de finales de 2009 y mediados de 2010.
  • iMac de mediados de 2011 a mediados de 2014.

Cabe destacar que además de ser uno de esos modelos, los iMac deben cumplir con otro requisito. En el caso de los primeros modelos destacados, deberán tener mini DisplayPort de pantalla que permita conectarlos, mientras que los otros deberán tener puerto Thunderbolt. Recordamos que, cuando estaban a la venta, no todos ellos venían con esos puertos y por tanto debes asegurarte de que el tuyo lo tiene.

Cómo hacer que sirvan como pantalla externa

Como veíamos, tenemos dos tipos diferentes de iMac compatibles con esta funcionalidad mediante dos puertos distintos. Aunque los pasos a seguir en ambos casos son prácticamente idénticos, lo cierto es que conviene diferenciar algunos puntos a tener en cuenta al momento de llevar a cabo el proceso, algo que explicaremos en siguientes apartados.

En los iMac con puerto Thunderbolt

En el caso de que tengas un iMac con puerto Thunderbolt, podrás conectarlo con cualquier otro Mac o PC Windows que también tenga también este tipo de puerto. Para poder identificar si este es tu caso, deberás buscar que este tenga un puerto USB-C con un pequeño rayo al lado serigrafiado. Si este es tu caso, ahora debes tener en tu poder un cable que en ambos extremos tenga una conexión Thunderbolt.

Una vez que ya tengas todos esos elementos localizados, simplemente debes seguir los siguientes pasos para utilizar el iMac como pantalla externa:

  1. Conecta con el cable Thunderbolt el iMac con el equipo.
  2. Enciende ambos equipos.
  3. Pulsa las teclas Comando + F2 a la vez en el teclado del iMac que vas a utilizar como pantalla destino. En este mismo momento podrás ver ya en pantalla el contenido del otro ordenador.

Podrás ya utilizar con normalidad ese iMac como monitor externo, pudiendo incluso configurarlo como fuente de sonido principal del otro ordenador. Solo tendrás que configurar en los ajustes de sonido que sea el iMac la fuente de salida.

En los que usan mini DisplayPort

Si en tu caso dispones de un iMac de 27 pulgadas con el mini DisplayPort, podrás saberlo si en su parte trasera encuentras un puerto marcado con un cuadrados insertado entre dos rayas.  En estos casos hay que decir que podrán también ser utilizados con Thunderbolt como explicábamos anteriormente, aunque si quieres conocer los pasos a seguir para usar el otro puerto, también te lo contamos.

En este caso pueden existir problemas con respecto a la reproducción de sonido en el iMac de destino. Si es otro Mac el que vas a conectar, existe una forma de poder comprobar previamente si vas a tener ese problema, ya que simplemente debes dirigirte a la información del sistema a través del apartado ‘Acerca de este Mac’. A continuación debes buscar el apartado ‘Audio’ en la categoría ‘Hardware’. Una vez ahí debes observar si aparece ‘Salida HDMI’ o ‘Salida HDMI/DisplayPort’, pudiendo confirmar así la posibilidad de transmitir el audio al iMac. Evidentemente deberás tener un cable que sea compatible para esta transferencia como otro requisito fundamental.

Los pasos a seguir en este caso son los siguientes:

  1. Conecta con el cable Mini DisplayPort tanto el iMac como el Mac.
  2. Enciende ambos equipos.
  3. Pulsa las teclas Comando + F2 a la vez en el teclado del iMac que vamos a utilizar como pantalla destino. En este mismo momento podremos ver en la pantalla del iMac el contenido que tenemos en nuestro Mac.

Como hemos mencionado en el anterior apartado, para poder activar la transmisión de sonido simplemente debes ir a los ajustes de sonido del dispositivo que estás usando y seleccionar el iMac como la fuente de salida de este.

Cómo desactivar esta funcionalidad

Si en algún momento quieres dejar de utilizar esta funcionalidad y volver a usar el iMac con normalidad, lógicamente podrás retirar el cable, pero esto te podría dar problemas. Lo más correcto es que antes realices estos pasos:

  1. Apaga ambos ordenadores, tanto el iMac utilizado como pantalla externa como el otro.
  2. Vuelve a encender ambos equipos.
  3. Como hiciste previamente para conectarlos, mantén pulsadas las teclas Comando + F2 en el teclado.

Una vez que hayas hecho esto podrás comprobar como se ha revertido esta funcionalidad y ambos equipos funcionan con normalidad. En ese momento podrás ya retirar el cable que une a ambos equipos.

El ‘truco’ para hacerlo con iMac más modernos

Tal y como advertíamos previamente, no es posible utilizar esas funcionalidades en los ordenadores de Apple más actuales. No obstante, existe una posibilidad que si bien puede ser más tediosa, puede funcionar con éxito para hacer que un iMac de hasta 5K pueda llegar a servir como pantalla externa de otro Mac o PC con Windows.

Para ello debes haber instalado Windows en una partición del disco del iMac, dado que será mediante este sistema operativo como podrás conectar otro equipo. Si ya lo tienes, simplemente deberás arrancar el iMac en el y seguir estos pasos:

  1. Ya estando en Windows, entra en ‘Configuración’.
  2. Elige la opción ‘Sistema’.
  3. Selecciona la opción ‘Proyección en este equipo’. En las opciones que figuran debes tener activadas las siguientes casillas:
    • «Sólo la primera vez»
    • «Solicitar proyectar a este PC»

conectar imac windows

Una vez hecho eso deberás configurar que el otro ordenador establezca a tu iMac como pantalla principal. Esto podrás hacerlo mediante cable vía WiFi, aunque para esto último debes tener en cuenta que ambos dispositivos estén conectados a la misma red, ya que no sería posible de otra forma.