Si se rompe la correa de tu Apple Watch, ¿la cubre la garantía?

Las condiciones de la garantía del Apple Watch pueden ser a veces un poco confusas y más en casos que los posibles daños no radican en el dispositivo en sí. Hablamos por ejemplo de las correas, ¿están cubiertas por esta garantía? ¿Y si compras una nueva? Te contamos a continuación lo que debes saber al respecto.

Si la correa se desgasta sin hacer un mal uso

En un «mal uso» de las correas del Apple Watch entra todo aquel daño producido en la misma que implique que ha sido expuesta a situaciones en las que es normal que se desgaste y que son causas ajenas a una mala fabricación. Véase por ejemplo el desgaste a causa de limpiarla con líquidos abrasivos o que se haya llevado algún golpe.

Este tipo de desgastes no son cubiertos por la garantía, independientemente de que las correas sean las originales que venían con el Apple Watch o que hayan sido compradas aparte en Apple. También podríamos incluir en aquellas correas que han sufrido un desgaste natural con el paso del tiempo, especialmente las de piel.

Cuándo Apple si que te ofrece un recambio

Hay ciertas circunstancias anómalas que, aunque no se especifiquen detalladamente en la garantía, Apple si se hace cargo. Si la correa ha comenzado a perder color, se ha desprendido alguna de sus partes imantadas o similar en un periodo de menos de 15 días, la compañía te ofrecerá un cambio de la misma por otra idéntica.

Y dirás, ¿y si ha pasado más tiempo? Pues que seguramente te sea más complicado demostrar que no se deba a un desgaste producido por alguno de los elementos comentados en el anterior apartado. Tampoco es que ocurra esto en el día 16, pero si han pasado por ejemplo 4 meses, ya te será muy complicado de demostrar. Te recomendamos igualmente solicitar asistencia en una Apple Store, pero ya avisamos de que es más complicado.

Y toda esta complejidad se debe a que la garantía no detalla nada acerca de las correas más allá de esos primeros 15 días que en cualquier caso Apple ofrece como periodo de devolución.

Casos en los que jamás te lo cubrirán

Los accidentes existen y oye, a cualquiera nos puede pasar que se nos caiga el Apple Watch al suelo, que lo rocemos con una pared o que suceda cualquier otra situación en la que la correa del reloj se vea deteriorada. Y en estos casos, por desgracia, Apple no se hará cargo de reemplazarte ni la correa ni el propio reloj. Al fin y al cabo se trata de un «mal uso» como los comentados previamente.

También hay que decir que no estarán cubiertas aquellas correas que no hayan sido compradas en Apple, algo que parece evidente, pero que nunca está de más recordar. Puedes haber comprado una correa barata en algún portal de internet, una de gran calidad y precio en un gran establecimiento… Dará igual. Si la correa no ha sido comprada en una tienda de la compañía o es la que viene con el reloj, no se harán cargo de ninguna incidencia con ella ni aunque se trate de una anomalía.

¡Sé el primero en comentar!