El MacBook Pro de 16″ se pone a prueba en rendimiento y este es el resultado

Con la llegada del nuevo MacBook Pro de 16″ todos los ojos se han puesto sobre el nuevo teclado de tijera, pero este equipo incluye otras novedades mucho más interesantes centradas en el rendimiento. Si miramos las especificaciones de este producto podemos observar que estrena nuevas tarjetas gráficas y un sistema térmico mejorado haciendo que el rendimiento sea mayor, teóricamente. Las últimas pruebas que ha realizado Dave Lee nos han dado resultados prácticos de si estas mejoras se notan o no en el rendimiento del equipo.

El MacBook Pro de 16″ pasa con nota los tests de rendimiento

En las últimas generaciones de MacBook Pro hemos visto como la ventilación no era la más adecuada provocando un importante estrangulamiento en rendimiento. El caso más comentado por todos fue en el que vimos un MacBook Pro con un procesador Intel Core i9 que rendía mejor en un congelador que encima de una mesa. Para solucionar este problema desde Apple han mejorado el sistema de refrigeración tal y como han confirmado desde iFixit con unos ventiladores más potentes y unas rendijas de ventilación más amplias.

El primer test que ha pasado este nuevo ordenador, es una prueba de estrés durante 30 minutos. Cabe recalcar que el procesador es un Intel Core i9-9880H que tiene una gran potencia pero también desprende bastante calor. En los resultados se observa que en el MacBook Pro de 16″ se consigue una mayor velocidad de reloj, por encima de el MacBook Pro de 15″.

test estrés MacBook Pro de 16"

Como es sabido por todos, Apple ha apostado en esta generación de Mac por las nuevas gráficas de AMD. Es por esto que se han puesto a prueba en un test donde han tenido que mover el juego Shadow of Toma Raider confirmando de primeras que un Mac no está pensado para jugar. Podemos observar que la gráfica AMD 550M da 49 fps mientras que la 560X otorga un rendimiento de 25 fps. El salto es bastante bueno, aunque ninguna llega a los ansiados 60 fps que debemos exigir como mínimo a un juego por lo que está claro que no es un ordenador gamer.

En el caso de renderizar vídeo apenas hay cambios significativos. Como podemos observar, este nuevo MacBook Pro renderizar un vídeo 4K de 6.5 minutos H.264 le cuesta 8 minutos y 22 segundos mientras que en la generación anterior costaba 9 minutos y 20 segundos.

En conclusión, estamos ante un Mac que ha pulido todos los problemas que tenía haciendo que estemos ante un ordenador más potente por el simple hecho de mejorar la ventilación y agregar nuevas tarjetas gráficas. Es cierto que se le echan en falta algunas características como por ejemplo el WiFi 6 y la cámara FaceTime con una resolución 1080. La verdad es que no entendemos como desde Apple siguen apostando por una cámara 720p ya que a la hora de realizar videoconferencias la calidad es bastante mala.

Si tienes curiosidad por saber cómo se han realizado estas pruebas de rendimiento te invitamos a ver este vídeo donde se muestra en detalle todos los pasos seguidos.

Déjanos en la caja de comentarios qué opinas de estos resultados sobre el MacBook Pro de 16″.