¿Tienes problemas con el Magic Mouse? Te damos la solución

¿Tienes problemas con el Magic Mouse? Te damos la solución

José Alberto Lizana

El Magic Mouse es un producto que ha enamorado a muchos usuarios tanto por su comodidad como por la portabilidad que tiene. Muchos de los problemas que podía presentar la primera generación,  se solucionaban en la segunda generación pero no son equipos perfectos. Estos accesorios pueden sufrir fallos durante su vida útil, que vamos a tratar de analizar y darte una solución en este artículo.

Fallos en Magic Mouse 2

Comprueba la batería

En el caso de la segunda generación no integra un sistema de pilas para darle energía, sino que se optó por una batería. Como en cualquier otro producto recargable las baterías de litio se terminan desgastando con el paso del tiempo. Esto puede provocar desconexiones intermitentes o que la batería se descargue muy rápidamente. La única solución a este problema pasa por ir a una Apple Store para que analicen el estado de la batería para poder reemplazarla. Tu mismo puedes darte cuenta si este es el problema revisando en las preferencias del sistema la carga del ratón. De manera normal tiene una autonomía de un mes, pero si observas que en pocos días está descargado es signo claro de que la batería está degradada.

Magic Mouse cargando

Problemas de encendido

Es importante saber si el Magic Mouse está encendido para comprobar si las baterías están funcionando de manera correcta. En el caso del Magic Mouse 2 al deslizar el pulsador que encontrarás en la parte inferior se enciende de manera permanente un LED verde debajo de los botones de control.

Si el Mac no detecta el Magic Mouse

En algunas ocasiones pese a que la batería está correcta, el ordenador no es capaz de conectarse al Magic Mouse. Esto puede deberse a que la conectividad Bluetooth no está correctamente activada. Para asegurarte simplemente debes ir a tu Mac y entrar en las Preferencias del Sistema. A continuación selecciona el apartado denominado ‘Bluetooth’ y comprueba que está activado. Verás que aparece un icono que se indicará el estado de la conexión e incluso de los dispositivos que están vinculados. Debes asegurarte que siempre aparezca el icono de Bluetooth, la característica B, en color negro indicativo de que está activo y funcionando.

Si se sigue sin detectar el Magic Mouse puede decantarte por apagar el periférico durante unos segundos o minutos. Una vez hecho esto puedes encenderlo y comprobar si lo reconoce entrando a la misma ventana de configuración Bluetooth para observar si aparece reflejado o no.

Otro de las soluciones que se pueden plantear para resolver este problema de enlazado es desenlazar todos los accesorios que tengas vinculados. De esta manera es posible que se fuerza a enlazar al Magic Mouse obligatoriamente resolviendo todos los problemas.

Magic Mouse 2

Interferencias

Las interferencias no son los mejores amigos de los ratones inalámbricos. Debes tener en cuenta que las redes inalámbrica que funcionan a 2,4 GHz provocan interferencias. Es por ello que siempre debes alejar tanto el Mac como el ratón de los routers, microondas o bases inalámbricas de teléfonos. Tampoco se deben tener entre el Mac y el ratón cualquier objeto de metal y siempre deben estar en un radio de 10 metro de distancia.

Identificará que estás ante una interferencia si el ratón deja de responder de manera intermitente o que va con bastante lag no respondiendo al momento que tu pulsas una tecla del ratón.

Fallos con el Magic Mouse 1

Revisa las pilas

Uno de los problemas que puede tener el Magic Mouse de primera generación es que se le acaben las pilas. Al no incluir una batería, como si hicieron con la segunda generación, pueden agotarse sin que lo sepas o simplemente que se muevan. Cuando el periférico ya envejece el sistema de sujeción que mantienen a las pilas en su sitio puede deteriorarse. Al colisionar con el ratón o con cualquier objeto se pueden mover y por ende desconectarse del Mac.

Si estás en esta situación algo que puede ser recomendable coger un trozo de papel de aluminio de forma rectangular e introducirlo en el espacio que queda entre las dos pilas. De este modo evitas que se puedan mover de su sitio al no existir un espacio libre entre ellas. No te debes preocupar por las interferencias que se pueden crear ya que con el papel de aluminio no existirá ese problema. La conectividad debería regresar al momento sin miedo de que se vaya al colisionar con otro elemento de la mesa.

Magic Mouse 1

Verifica si está encendido

Parece algo muy obvio, pero en ciertas ocasiones se puede presentar que tienes el ratón totalmente apagado y no te das cuenta. Para asegurarte que está encendido desliza el botón que encontrarás en la parte posterior y comprueba el LED de la parte delantera. En el caso del Magic Mouse 1 se enciende muy brevemente en color verde y se apaga.

Problemas en el movimiento del Magic Mouse

La mayoría de ratones funcionan en la mayoría de superficies planas, pero a veces el cristal puede jugar una mala pasada. En estos casos notarás como claramente el puntero no se mueve como tu quieres. Para poder solucionarlo prueba una superficie diferente para observar si mejora o no. También puedes inspeccionar el sensor que encontrarás en la parte trasera en busca de alguna mota de polvo que provoque que el láser no pase correctamente.

Si nada de esto funciona, dirígete a Preferencias del Sistema > Ratón. Encontrarás un regulador que te permitirá ajustar la velocidad de movimiento a tu gusto. Aumentala y vuelve a provocar el movimiento del ratón sobre una superficie plana para ver si responde mejor o no.