Reproduce música con tu Apple Watch y olvídate del iPhone

El Apple Watch ha ido evolucionando para hacerse cada vez más independiente, hasta tal punto que puede incluso ser una versión moderna del iPod. Si quieres escuchar música con el Apple Watch, debes saber que es posible. Eso sí, no podrás hacerlo como si fuese un altavoz independiente y en ocasiones seguirás necesitando llevar el iPhone, pero en otras el reloj puede incluso ir por su cuenta sin impedir la reproducción.

Cabe destacar que lo que vamos a comentar en este tutorial es válido para cualquier Apple Watch, independientemente del modelo, tamaño y año de lanzamiento. Eso sí, es previsible que los modelos más antiguos que ya no actualizan a versiones recientes de watchOS vayan perdiendo funcionalidades en este apartado con el tiempo, especialmente si los desarrolladores no les dan soporte a sus respectivas aplicaciones de música.

Requisitos necesarios para poder hacerlo

Antes de explicar cómo escuchar música en el reloj, creemos conveniente destacar cuales son las condiciones que se han de cumplir para poder hacerlo, dado que al final sería absurdo saber cómo hacerlo si no se están cumpliendo los requisitos. Analizamos la necesidad de usar auriculares, así como los requisitos del reloj en lo que a conexión a internet se refiere.

¿Se necesitan auriculares?

Lo primero que debes tener en cuenta es que el Apple Watch no puede actuar como un altavoz de música. Sorprende debido a que, por ejemplo en llamadas telefónicas, el altavoz del dispositivo funciona sin ningún problema. Sin embargo y probablemente debido a la mala calidad del altavoz que tiene el reloj, es necesario un accesorio externo que sí o sí debe conectarse a través del Bluetooth.

Sabiendo esto, sirven tanto altavoces como auriculares inalámbricos que tengan la mencionada conectividad. Da igual la marca que sean estos, aunque es cierto que al final son los AirPods los candidatos por excelencia cuando hablamos de un Apple Watch. En este caso el emparejamiento se hace de manera automática siempre que estén vinculados a tu iPhone haciéndonos la tarea mucho más fácil. Si estamos hablando de otros auriculares las cosas cambian, ya que habrá que realizar el emparejamiento en el propio reloj inteligente, cosa que tampoco es complicada siguiendo estos pasos:

  1. En el Apple Watch pulsa en la corona digital que tienes en el lateral.
  2. Dirígete a Ajustes, simbolizado con un engranaje como en iOS.
  3. En el apartado Bluetooth se comenzará a rastrear los equipos que tienes a tu alrededor.
  4. Pulsa sobre los auriculares Bluetooth que quieres enlazar y automáticamente quedarán emparejados.

Un Apple Watch con LTE… necesario a medias

Probablemente una de tus grandes dudas a este respecto sea la necesidad o no de tener un Apple Watch que tenga conexión a internet mediante datos móviles, algo que tienen solo las versiones llamadas ‘WiFi + Cellular’. Y sí, cierto es que en estos relojes es todo más sencillo porque podrás indagar entre las canciones en streaming pudiendo elegir la que quieras. Por tanto, sí, se puede utilizar un Watch de este tipo de forma cómoda.S

Sin embargo debes saber que no es al cien por cien necesario tener un reloj con estas prestaciones. Es posible descargar previamente la música y después salir a la calle sin el iPhone y que el reloj sea capaz de ir reproduciendo la música. Evidentemente solo podrás tener un número limitado de canciones por el espacio de almacenamiento y porque no puedes acceder a más por streaming, pero es una alternativa cuanto menos interesante si no se dispone de LTE.

A través de la propia Apple Music

Obviamente si estamos hablando del ecosistema de Apple, es obligatorio hablar de Apple Music. Esta aplicación se integra a la perfección en el reloj inteligente para tener en la muñeca todas las canciones que se pueden reproducir desde el iPhone. Esto requiere abonar una suscripción mensual o anual del servicio de música de Apple para tener acceso a todas las canciones que ponen a disposición de los usuarios.

Sin embargo, no es tampoco obligatoria la suscripción para la reproducción de música, ya que si no estás suscrito a Apple Music podrás también reproducir todas aquellas canciones que tengas almacenadas. De este modo estarás utilizando el iPhone como el verdadero foco de emisión de la música, siendo el Apple Watch un intermediario.

Sincronizar las canciones

Si quieres tener tus canciones contigo aunque no lleves el iPhone encima, puedes hacer uso del almacenamiento interno de tu Apple Watch. Cuando tienes un reloj nuevo, puedes sincronizar las canciones de tu biblioteca con el reloj de una manera muy fácil, dado que ya aparece dicha opción nada más entrar en la app. Pero si no es así, los pasos a seguir para hacer la sincronización son los siguientes:

  1. Asegúrate que tu iPhone y Apple Watch están vinculados.
  2. Abre la aplicación ‘Watch’ o ‘Mi Reloj’.
  3. Busca la aplicación ‘Musica’ en la lista y pulsa en ella.
  4. Al entrar podrás seleccionar la opción ‘Lo que más escuchas’ para que en tu reloj siempre estén disponibles las canciones que más escuchas. O simplemente añadir música de manera manual con la opción que encontrarás en la parte inferior.

Eso sí, es importante tener el Apple Watch conectado a la base de carga. Unicamente se hará la sicronización si se está recargando la batería, como ocurre con las actualizaciones de software.

Comienza a escuchar música sin el iPhone

Una vez que ya tengas las canciones que quieres en tu Apple Watch, podrás comenzar a reproducirlas aunque no tengas el iPhone cerca. Para hacerlo simplemente hay que pulsar en la corona digital del Apple Watch y buscar el icono de la app ‘Música’. Una vez ahí podrás elegir la canción que quieres que suene y también que el emisor de la música sea nuestro propio reloj.

Si no se termina de detectar la conexión con los AirPods o con otros, encontrarás el típico icono de ‘AirPlay’ para poder elegirlos. Aunque esto es raro, ya que siempre el Apple Watch obliga a tener unos auriculares conectados para reproducir música.

Control de la música

Una vez que ya está sonando música, podemos realizar un buen control de esta a través del reloj. Con la corona podremos subir o bajar el sonido fácilmente, y con los controles en pantalla podremos pausar/reproducir una canción o pasar a la siguiente. Pero aquí no queda esto ya que en la parte inferior izquierda tendremos tres puntos que nos darán acceso a opciones para editar la fuente de la música o activar el modo aleatorio. En la otra esquina podremos indicar si nos gusta la canción que está sonando para que nos recomeinde más de ese estilo, o introducirla a nuestra biblioteca. Estas opciones están muy indicadas sobre todo cuando estamos utilizando el servicio Apple Music.

Con aplicaciones de terceros

No todo es Apple Music, ya que hay algunas aplicaciones que también se integran con el Apple Watch. Buen ejemplo de ello son las otras dos plataformas más populares junto a Apple Music, como son Spotify y TIDAL. Aunque su integración no fue tan rápida e incluso muchos llegaron a pensar que nunca llegarían, ambas tienen ya una app propia en watchOS y permiten también reproducir música sin necesidad de tener el iPhone cerca, bastando con tener unos auriculares Bluetooth conectados.

El funcionamiento de ambas es muy similar a cómo lo hace Apple Music, teniendo que descargar de antemano las canciones que se desean reproducir sin el iPhone en el caso de los Apple Watch GPS. Para los que son GPS + Cellular no es necesario, aunque si recomendable para ahorrar datos. Ahora bien, debes tener en cuenta que al final hay un límite por cuestiones de espacio y es que los relojes de Apple no destacan especialmente por ofrecer un gran almacenamiento.

Los controles de reproducción son también muy sencillos e intuitivos, pudiendo tener todas las opciones necesarias como pausar, reanudar, ir a la canción anterior o posterior, añadir a favorito, etc.

Problemas que pueden surgir en la reproducción

Independientemente de si estás usando Apple Music, Spotify o TIDAL, es posible que te surja algún problema. No es que suceda siempre y de hecho puede que jamás te ocurra, pero por si tienes dudas, a continuación te exponemos cuáles son los fallos más habituales, identificando su origen y solución.

Problemas de conexión:

Este problema se origina en la mayor parte de los ocasiones en los Apple Watch GPS + Cellular con conexión de datos móviles, ya que esta podría no ser la mejor e incluso tener una baja cobertura que impida tener velocidad suficiente como para poder reproducir música en streaming. En cualquier caso, mediante WiFi también se puede dar si hay algún problema en el router. Sería aconsejable que contactes con tu operadora o pruebes con otros dispositivos con el fin de averiguar si la red funciona correctamente o es cosa del reloj.

Mala vinculación con el iPhone:

Si estás utilizando un iPhone para realizar la descarga, es aconsejable que revises que la conexión y vinculación entre este y el reloj sea la correcta. El Bluetooth debe estar siempre activado en el dispositivo iOS para asegurar que existe buena conexión. Reiniciar ambos dispositivos podría ser una solución rápida y efectiva en muchas ocasiones para que se restablezca su comunicación.

Auriculares no detectados:

Suele ser frecuente que, de repente, no se reproduzca una canción o esta lo haga sin que llegues a escuchar nada a través de los auriculares. Independientemente de que estos sean AirPods o no, se debe a que la conexión no está correctamente establecida. Si acudes al panel de Ajustes > Bluetooth en el reloj podrás revisar la conexión. Nuevamente, como ya comentábamos anteriormente, es aconsejable reiniciar el reloj y apagar los auriculares durante unos segundos hasta volver a intentar la conexión.

Falta de espacio:

Como ya veníamos diciendo en un punto anterior de este post, el almacenamiento es algo fundamental si se quiere escuchar música offline en el reloj de Apple. Por tanto, es posible que no puedas almacenar tantas canciones como deseas por falta de memoria. Por tanto, es aconsejable que pruebes a eliminar algunas pistas y que incluso recurras a desinstalar las aplicaciones que más espacio te están ocupando y que, sin embargo, no usas apenas en el reloj.

Bug temporal:

Puede ser que haya algún proceso que esté fallando en el dispositivo y que genere un incorrecto funcionamiento del mismo, ya sea para reproducir música u otras acciones. Por suerte, la mayoría de estos fallos tienen que ver con procesos que han arrancado en segundo plano y se pueden solucionar con un simple reinicio del reloj. Osea, apagar y encender. Si el problema fuese a más, probablemente convendría restaurarlo, aunque esto suele ser en contadas ocasiones, dado que es raro que en el sistema permanezca un problema tan importante como para exigir la restauración.

3 Comentarios