¿Qué iPhone es mejor comprar ahora? Valora estos aspectos

¿Qué iPhone es mejor comprar ahora? Valora estos aspectos

Álvaro García M.

Si estás pensando en renovar tu iPhone o comprar uno por primera vez, es posible que te encuentres inmerso en un mar de dudas acerca de cuál de todos comprar. En este post te ayudaremos a resolver esas dudas, ayudándote a analizar qué iPhone se adapta más a tus necesidades actuales y futuras.

Valora tus necesidades actuales y de futuro

Solemos tender a pensar que lo último lanzado al mercado es lo mejor y que será siempre la mejor compra. En cierto modo es lógico, ya que se entiende que dispositivos como el iPhone serán mejores cuanto más recientes sean, pero a efectos prácticos no siempre son los que mejor se adaptan a nosotros.

Con un iPhone de última generación tendrás siempre una gran cámara, la mejor batería, el procesador más rápido y otras muchas características que en otros anteriores están reducidas. Pero, ¿realmente necesitas eso? Es decir, si te gusta la fotografía pero tampoco utilizas el smartphone a nivel profesional para ello quizás pueda servirte otro terminal con una cámara sin los últimos avances, pero que también aporta muy buen rendimiento.

Por tanto, antes que nada, conviene que hagas un evaluación de cuales son los aspectos que más valoras y en qué orden de prioridades lo situarías. Batería, cámara, pantalla, tamaño… Y con todo ello deberás encontrar un dispositivo que se ajuste lo más posible.

Respecto a analizar las necesidades futuras entra también en juego tu valoración. Quizás ahora valores más la posibilidad de tener un móvil compacto por razones de movilidad, pero si en un futuro vas a tener una situación más estable en cuanto a ello, quizás te arrepientas de haber sacrificado aspectos como la cámara con tal de tener un iPhone pequeño. Así que recomendamos que también le des importancia a las futuras circunstancias en las que te vayas a encontrar, siempre que sean conocidas, claro, ya que siempre surgen imprevistos.

Otro factor a tener en cuenta es el tiempo que vayas a mantener el teléfono. Si eres de los que le gusta cambiar de forma periódica de iPhone quizás no te interese realizar un gran desembolso. Si por el contrario eres de los que exprime durante años los teléfonos, preferentemente deberás optar por un equipo reciente que siga soportando actualizaciones durante más años y con componentes que estén más a la última.

Por otro lado, ¿necesitas renovar de móvil o es un capricho? Aquí entra en escena tu actual terminal. Si está estropeado o requieres de funcionalidades o potencia que no te aporta, la compra ganará más sentido. Si por el contrario es un capricho, podrás comprarlo, lógicamente, pero tendrás que tener cuidado de no provocar un roto en tu bolsillo, tal y como hablaremos a continuación.

¿Está preparado tu bolsillo?

Hoy en día los smartphone de alta gama suelen costar bastante dinero, superando incluso los 1.000 euros en la mayoría de ocasiones. En el caso de los iPhone esto se nota más, ya que son teléfonos que sufren una menor degradación de precio con los años y por tanto encontrarás precios altos incluso en aquellos que sean de generaciones anteriores.

El precio es siempre algo importante. Depende casi siempre de tu poder adquisitivo, de tal forma que puedas asumir de mejor o peor manera el pago de un terminal. Si de por sí va a ser un gasto importante, tendrás que valorar comprar el dispositivo en tiendas que permitan pagar a plazos, aunque siempre con cierta cabeza. Piensa que por mucho que te guste un dispositivo, si realmente no tienes necesidad de él, puede acabar por suponerte un problema económico. De ahí la importancia de analizar las necesidades que hemos dicho anteriormente.

iPhone más actuales

iPhone 11

Empezamos ya con el quid de la cuestión. Comenzamos analizando el modelo más ”básico” de los recientes de Apple. Y entrecomillamos lo de básico porque realmente no es el mejor adjetivo para definirlo pese a tener algunas características inferiores a los ‘Pro’. Este terminal es probablemente una de las mejores recomendaciones en cuanto al famoso término de relación calidad-precio, ya que su precio oficial parte de los 879 euros.

Empezamos por sus puntos menos fuertes, como es la pantalla. Incorpora un panel LCD de 6,1 pulgadas. Es un punto controvertido teniendo en cuenta la calidad de los paneles OLED que incorporan sus hermanos mayores, pero pese a ello es una pantalla que se ve francamente bien. Tiene una calibración de colores muy equilibrada y realista, lo cual al final acaba haciendo menos “grave” que no incorpore un panel con las últimas tecnologías. De hecho es el mejor panel LCD de que ha tenido nunca un iPhone.

Iphone 11 amarillo

Por lo demás encontramos idénticas características a los Pro, como el Face ID de segunda generación, una autonomía a la altura y capaz de resistir el día sin problemas y una doble cámara en la que los sensores gran angular y ultra gran angular de 12 Mpx son idénticas a las de los modelos más altos y tan solo pierde el teleobjetivo respecto a estos. Además incorpora el modo noche y el potente tratamiento de imágenes por software de Deep Fusion. Todo ello bajo las ordenes del chip A13 Bionic, el procesador más avanzado que existe hoy en día para iPhone.

Además, si te gustan los colores, podrás encontrarlo en muchas versiones: blanco, negro, rojo, morado, verde y amarillo. Esto no hace mejor o peor al terminal, pero es un abanico de posibilidades para personalizarlo que nunca está de más tener.

iPhone 11 Pro y iPhone 11 Pro Max

Empezamos por diferenciar ambos dispositivos, teniendo en cuenta que lo único que distingue a ambos es el tamaño y batería. Para el modelo ‘Pro’ encontramos un tamaño de pantalla de 5,8 pulgadas y en el ‘Pro Max’ 6,5 pulgadas. En autonomía vemos que entre ellos hay una diferencia de tan solo dos horas entre ellos, a favor del más grande.

Por lo demás, ambos incorporan paneles OLED de última generación, siendo dos de los dispositivos con mejores pantalla del mercado según numerosos análisis de expertos en el sector. Lo cierto es que se ve francamente bien, especialmente en condiciones de mucha luz, que era donde flojeaban estos terminales en generaciones anteriores.

iPhone 11 Pro

En temas de rendimiento vemos la misma velocidad de procesados que en el iPhone 11 debido a que también incorporan el chip A13 Bionic. Este no solo se encarga de mover el dispositivo a las mil maravillas, sino que también hará que siga siendo así en futuros años. Pero sobre todo este chip es capaz de hacer una gestión excelente de la batería, pudiendo llegar a más de un día de autonomía en el ‘Max’ haciendo un uso normal del dispositivo. Algo menos en la versión pequeña, pero igual de sorprendente.

La triple cámara incorpora un teleobjetivo con zoom óptico x2 y zoom digital de hasta x10. Todo ello con una apertura f/2. Por lo demás, tanto la ultra gran angular como la gran angular mantienen las mismas especificaciones y modalidades de fotografía que el iPhone 11. También como ese teléfono, son los más adecuados para grabación de video, pudiendo grabar en 4K en 24, 30 y 60 fotogramas por segundo y con una estabilización de imagen que difícilmente se encontrarán en la competencia.

iPhone de anteriores generaciones

iPhone XS y iPhone XS Max

Nos fijamos ahora en la generación anterior a la actual, la de los iPhone XS y XS Max. Estos son idénticos frontalmente a los 11 Pro y 11 Pro Max, teniendo también diferencias entre sí escasas más allá del tamaño y batería. Cuentan en la parte trasera con una doble cámara que realmente no dista demasiado de la del iPhone X. Precisamente con este terminal deben ser comparados, ya que no merecería la pena quizás optar por un iPhone XS teniendo ese otro, mientras que el cambio quizás es considerable con el grande precisamente por su tamaño de pantalla.

En términos generales siguen siendo teléfonos que rinden bien, pero que tienen ciertas carencias cubiertas con los modelos siguientes. Una de ellas es en el terreno de la fotografía, dónde son muy competentes pero se les echa en falta un modo gran angular y una mejora en situaciones de baja luminosidad. Sin embargo son también destacados en grabación de vídeo gracias a su buena calidad de estabilización de imagen y la posibilidad de grabar en 4K.

En temas de batería, el modelo pequeño llega al final del día sin demasiados alardes, mientras que el ‘Max’ aguanta algo más. El procesador A12 Bionic cumple con su trabajo en este terreno y también en el de rendimiento y potencia, ya que garantiza muchos años de actualizaciones, haciendo que estos sigan mereciendo la pena para usuarios que lo quieran a largo plazo.

Por precio podemos encontrarlo con diferencias reseñables respecto a las nuevas generaciones. Pese a que no se vende en tiendas oficiales de Apple, existen tiendas y portales online como Amazon dónde pueden haber suculentas ofertas que los hagan todavía más atractivos.

iPhone XR

Pocas cosas malas podemos decir de este terminal, ya que fue el predecesor del iPhone 11 e incorporó en su día ese dogma de ser el iPhone ‘barato’ pero con altas prestaciones. Lo más llamativo de este fue que en su momento era el que mejor batería tenía, superando incluso a los XS. Además de que sus colores disponibles (blanco, negro, rojo, amarillo, azul y naranja) fueron también otro símbolo atractivo del terminal.

Su precio a día de hoy es completamente rompedor, siendo de 709 euros el oficial y pudiendo encontrarlo a un precio todavía menor en diferentes tiendas. A esto se le suma que tiene el mismo chip A12 Bionic que sus hermanos mayores y que también le da una mayor vida útil en cuanto a software.

iPhone XR

La pantalla es una LCD similar a la del 11, por lo que no vamos a repetir lo mismo que en aquel apartado, más allá de resaltar que aunque sea un punto flojo, no está tan mal como puede parecer sobre el papel leyendo especificaciones. Incorpora también un frontal con el famoso ‘notch’ y Face ID.

Dispone de una sola cámara trasera, lo cual no es un problema para realizar las populares fotografías en modo retrato, aunque solo se podrán realizar a personas. Realmente el efecto se trata por software en este terminal, por lo que fotografíar en modo retrato objetos y mascotas quizás puede ser compensado con apps de cámara de terceros, pero sin la misma calidad que en un iPhone con doble cámara.

Por lo demás este teléfono rinde de forma espectacular, lo que le ha hecho ser líder en ventas durante muchos meses consecutivos, superando incluso a los iPhone 11. Si no buscas un terminal con lo último de lo último, tal vez nuestra recomendación más apropiada sea la de este terminal o el iPhone 11.

Dispositivos que quizás ya no merecen la pena

No queremos que esto se malinterprete, no es que el resto de dispositivos no merezcan ya la pena. Por especificaciones pueden ser perfectamente útiles para cualquier persona, pero entendiendo el contexto actual de dispositivos de Apple, quizás los anteriores sean mejores opciones. No obstante, analizaremos rápidamente virtudes de cada uno de ellos.

iphone x

Empezamos por el iPhone X, que se ha convertido ya en un icono de Apple por la renovación que supuso en su lanzamiento en 2017. Quizás destacar ese año, del que solo han pasado tres más, es algo importante. Sigue siendo un teléfono que durará muchos años, pero que flojea en aspectos que hoy en día pueden ser vitales. La autonomía es uno de ellos, llegando muy justo a final del día e incluso en ocasiones teniendo que recurrir al cargador para poder seguir utilizándolo. Por lo general, tanto en cámaras como en rendimiento está muy equilibrado, aunque lógicamente no tendremos tecnologías de fotografía y vídeo tan actuales como las de sus siguientes generaciones.

Los iPhone 8 y 8 Plus merecen una distinción especial. Más allá de que llevan el diseño antiguo con botón Home y marcos pronunciados, incorporan el mismo chip A11 Bionic que el iPhone X, lo cual les pone a la altura en cuando a rendimiento. El modelo grande quizás es el más atractivo por su doble cámara y por una autonomía que es ligeramente superior a la del iPhone X. El modelo pequeño por su parte peca de quedarse demasiado corto en este último aspecto y que su única cámara ha quedado ya bastante desfasada, aunque si no es algo prioritario para ti es más que suficiente para realizar buenas fotografías sin más.

No obstante hay una amenaza que ronda a estos iPhone 8 e incluso iPhone 7. Nos referimos a los hipotéticos nuevos iPhone 9 que vendrían a recuperar la generación perdida entre los 8 y el X. En sentimiento recordarían al mítico iPhone SE, aunque en diseño serían idénticos a los 8 y 8 Plus, incorporando mejoras en procesador y quizás una batería algo más amplia. El precio de este sería además similar al que tienen actualmente esos modelos, por lo que si te interesan podrías esperar. Estarías pagando lo mismo, pero por un dispositivo con componentes que lo harán más duradero.

Evidentemente no merecen la pena iPhone 6s y anteriores, ya sea por su hardware como por su software. De hecho se prevé que iOS 14 pudiera ser ya la última gran actualización de estos equipos. Pueden seguir siendo validos para quienes lo tengan ya e incluso para usuarios muy básicos que precisen de iOS, pero no de grandes prestaciones.

Conclusión

Retomando lo dicho en párrafos como el de las necesidades y bolsillo, esperamos que seas tú mismo quién finalmente opte por uno u otro dispositivo. Hemos tratado de contarte lo más destacado de cada uno de ellos, sin llegar a entrar en detalles pero dando datos de los que seguramente hayas tomado nota a la hora de poner los factores en una balanza. Por tanto solo te podemos recomendar que la compra la hagas de forma meditada y no por impulso y que, decidas lo que decidas, sepas exprimir al máximo el terminal y puedas disfrutarlo mucho.