El iPhone hecho coche. Así funcionan los vehículos de Apple

El iPhone hecho coche. Así funcionan los vehículos de Apple

Álvaro García M.

Pese al desastre que supuso la llegada de Apple Maps hace ocho años, lo cierto es que el sistema de navegación de la compañía de la manzana ha mejorado considerablemente. Parte de culpa de esta mejora la tienen los sofisticados sistemas utilizados por la compañía para el rastreo calle a calle, habiendo recorrido buena parte del mundo con sus coches. Incluso en España estuvieron hace un par de años, pese a que todavía no tenemos el mapa callejero de 360 grados. En cualquier caso nos parece interesante conocer el funcionamiento exacto de estos vehículos y así lo haremos gracias a un excelente reportaje dado a conocer por 9to5Mac.

El de Apple no es un coche cualquiera

Titulábamos esta nota comparando los iPhone con los coches de Apple Maps y es evidente que son dos elementos totalmente diferentes, pero ambos tienen en común ser herramientas potentes y con tecnologías a la última. El usuario de Twitter YR04E, conocedor del software que utilizan, reveló hace casi un mes algunos detalles que desgranan ahora en el mencionado medio norteamericano.

La firma californiana utilizaba en un inicio una serie de furgonetas especiales adaptadas al trabajo de campo en lo que a rastreo se refiere, siendo ya elementos fundamentales para poder crear los sistemas de mapas en 3D de la aplicación de iOS. Sin embargo estos vehículos se sustituyeron con el paso de los años por coches de la marca Subaru Impreza en color blanco, coche que de forma interna se les llama Ulysses, seguramente como referencia a la clásica obra literaria.

El caso es que este Subaru tampoco es un coche normal y corriente, sino que están dirigidos cada uno por un experto conductor y otro especialista en manejar toda la tecnología que incorporan. No en vano se ha sabido que están equipados por bastantes elementos de hardware como sistemas de cámaras avanzadas capaces de captar imágenes en alta resolución, tecnologías ópticas de Zeiss, escáneres LiDAR e incluso un Mac Pro del año 2013 capaz de procesar toda la información en pocos segundos. Sin embargo se podría decir que el alma en definitiva de estos vehículos es un iPad modificado con un software especial llamado EyeDrive mediante el cual se controlan todos los datos.

Teniendo en cuenta el gran peso que deben tener las imágenes capturadas es probable que te preguntes acerca de la capacidad de almacenamiento que reside en estos coches para poner a salvo todos los datos. Pues bien, estos Ulysses cuentan con almacenamiento de hasta 16 TB divididos en cuatro SSD de 4 TB cada uno. El hecho además de que sean SSD permite que el procesamiento sea todavía más rápido.

Se habla también en este reportaje del sistema de conducción autónomo de Apple que la compañía se encuentra probando desde hace años y que en este caso se llevan a cabo en exclusivos vehículos Lexus a los que se le conoce como Tyche. Estos también vienen equipados de software EyeDrive, aunque en su caso siendo una versión adaptada a este tipo de sistema enfocado a otro tipo de rastreo diferente a la captación de imagenes de los Ulysses.

Otras condiciones de los vehículos

Dadas las condiciones especiales que requieren los sensores LiDAR para no tener problemas con la luz de sol, se ha conocido que los vehículos de Apple Maps inician su recorrido en la mañana cuando el sol se encuentra a 30 grados y que finaliza por la noche cuando se vuelve a dar esta condición hacía el otro lado. Además de que se realizan inspecciones rutinarias cada día de los coches para asegurarse el correcto funcionamiento mecánica y de los elementos de hardware que lo componen por dentro.

Apple Maps coches

Otra curiosidad que se revela es que el sistema EyeDrive del iPad es quien guía a los expertos durante el día y que incluso pueden ir comprobando la captación de imágenes a tiempo real para verificar que se estén tomando de forma correcta. En caso de que la ruta generada por el sistema no pueda efectuarse en alguna parte por haber una carretera cortada o algo similar, el operador podrá marcarlo en el iPad.

Al finalizar cada jornada se apagan todos los sistemas y los vehículos se almacenan en un lugar seguro. Tanto la propiedad de los vehículos como el lugar donde se almacenan son totalmente secretos y de hecho se utilizan empresas con nombres poco reconocibles para que no se pueda identificar fácilmente.

Sin duda resulta muy curioso conocer como funcionan de forma interna estos sistemas. No sabemos si alguna vez Apple se animará a mostrar con imágenes como es un día de trabajo para estos coches, pero al menos podemos hacernos ya una gran idea con reportes tan interesantes como estos y cuya lectura original recomendamos a todo aquel que tenga algo de interés por el asunto.