Comparte rápidamente la clave del WiFi desde el iPhone

La contraseña de internet seguramente sea la que más perece te dé introducir en tus dispositivos u ofrecérsela a tus amigos. Su longitud, o la presencia de caracteres especiales hace que no sea cómoda de escribir o incluso de memorizar. Es por ello que Apple cuenta con un sistema para compartir la contraseña del Wifi a otros dispositivos de una manera muy sencilla. Te la descubrimos a lo largo de este artículo.

Qué debes saber antes de compartir la contraseña

Cuando van amigos o familiares a tu casa, seguro que alguna vez te han pedido la contraseña para acceder al internet que tienes instalado, sin depender de sus datos móviles. Si eres una persona que sigue los consejos de seguridad más típicos, no tendrás una contraseña que sea fácil de transmitir. Símbolos extraños, muchas mayúsculas y minúscula y todo el conjunto que no tiene ningún sentido para ti. A veces esto puede llegar a ser complicado de decir de una manera rápida y poco engorrosa. Y también tenerlo en un papel para que se vaya copiando puede no ser lo más cómodo si tiene un tamaño considerable.

Desactivar WiFi iPhone iOS

Esto también se suma al hecho de que las contraseñas casi nunca hay que decirlas. Es por ello que este es un sistema adecuado para poder enviar la información sin que se desvele la contraseña. Se copiará en el dispositivo, pero nadie sabrá que has puesto en concreto. Sin duda es un método que se debe usar siempre que se pueda por todos los métodos restantes en el caso de que se esté dentro del sistema operativo de Apple. Si bien, hay que tener mucho cuidado con como se utiliza como veremos a continuación.

Requisitos a tener en cuenta

Hay que tener en cuenta que este es un sistema de transmisión que tiene como finalidad compartir la contraseña del Wifi a través del iPhone, a otros iPhone, iPad o Mac. Es decir, si se tiene un dispositivo Android o un ordenador que tiene instalado Windows, no se va a poder realizar este sistema de compartir la contraseña de una manera cómoda. Esto es algo que, por un lado, tiene bastante sentido, ya que está creado por Apple para sus propios dispositivos. La compañía al no tener acceso al sistema operativo de Google, no va a poder implementarlo a no ser que se haga a través de una aplicación en la Play Store, y esto hace que se pierda la inmediatez con la que goza este sistema.

Y más allá de las limitaciones que se puede tener con el propio hardware, obligándote a estar en el ecosistema, también se encuentran limitaciones de software. Esto es algo común que se traslada a todas las características de la misma categoría. Apple detalla que se debe estar en las versiones más recientes de iOS, iPadOS y macOS High Sierra o posteriores.

historia y novedades de ios

Esto se suma a que ambos dispositivos deben tener activo el Wifi y también el Bluetooth. Es importante que ninguno de los dispositivos que quieran realizar la transmisión tenga activado Compartir internet. Una vez hecho esto, también deberás iniciar sesión en iCloud con tu Apple ID. Deberás asegurarte que la dirección de correo electrónico que usas para el Apple ID esté almacenada en Contactos de la otra persona. Y por último, deberás tener en cuenta que los dispositivos deberán estar cerca para que entren dentro del rango de Wifi y Bluetooth.

Cuidado con la seguridad personal

Hay que tener en cuenta que una persona tenga acceso a la conexión de tu internet personal hace que se aumente el riesgo de ataque a tu información personal. Estar en la misma red que tu iPhone, iPad o Mac puede hacer que personas experimentadas puedan acceder a la información personal rápidamente. Esta es la razón, por ejemplo, por la cual no se deben realizar gestiones delicadas como transferencias o enviar documentación en redes públicas. En este caso cualquier persona puede estar conectada contigo sin tu saberlo y acceder a tu información personal.

Wifi

Esto mismo ocurre si no controlas a quien compartes tu red Wifi. Es cierto que Apple pone bastante complicado el hecho de dar acceso a desconocidos. Esto se debe a que obliga a tener su ID de Apple registrado en contactos. Pero obviamente debes tener en cuenta que no a cualquier persona puedes permitir acceder a tu red loca. Debe ser siempre de tu confianza, ya sea un amigo o un familiar. Y que esté totalmente justificado. También hay que tener cuidado con la saturación de la red. Y es que muchas personas conectadas puede provocar que la velocidad se vea comprometida de una forma realmente notable.

Compartiendo la contraseña de Wifi con iPhone

Una vez se han tenido en cuenta todos estos pasos, se puede pasar a compartir la red. En iPhone, hay diferentes formas de hacerlo aunque todos los ojos están puestas principalmente en el método que ofrece Apple y que hemos ido comentando a lo largo de este artículo. Pero también existen otras maneras como por ejemplo a través de un simple código QR.

A través de la función del sistema operativo

Este es uno de los métodos más usados dentro del ecosistema de Apple gracias a las muchas ventajas que puede llegar a tener, y es en el que principalmente nos hemos ido centrando. Es un proceso que para ser sinceros, está diseñado para ser intuitivo y sobre todo rápido. Se mantiene la privacidad en todo momento y la conexión se realiza de manera automática. Es por ello que si alguien llega a tu casa y quiere tu clave, simplemente deberás seguir los siguientes pasos:

  1. Asegúrate que tu dispositivo (el que va a compartir la contraseña) está desbloqueado y conectado a la red Wifi.
  2. En el otro dispositivo, se deberá acceder a Ajustes > Wifi.
  3. Selecciona la red a la que se quiere conectar.
  4. En el dispositivo emisor pulsa sobre Compartir contraseña.
  5. Pulsa sobre Listo.

A partir de este momento la conexión se realizará automáticamente. No hay que hacer absolutamente ni copiar la contraseña en los ajustes. Además, quedará almacenada la información para futuros accesos. De esta manera no se tendrá que volver a repetir este proceso en otras ocasiones, salvo algunas excepciones, haciéndolo algo mucho más cómodo.

Con el uso de códigos QR

Un código QR es una matriz de puntos bidimensional que almacena información de cualquier tipo. Es bastante común encontrarlo en un cartel publicitario o en un simple restaurante para acceder a su carta. Lo único que se debe hacer es enfocar el código con la cámara para que se pueda abrir automáticamente su información. Pero más allá de enlaces, también se puede compartir la contraseña de internet de una manera rápida y segura. Este método tiene como aspecto positivo que no se limita únicamente al ecosistema, sino que también está abierto a otros sistemas operativos como Android.

QiFi

Por desgracia, el iPhone no tiene la función nativa para poder crear este código QR. Es por ello que se puede optar por páginas web seguras que te van a pedir la información de su red como el SSID, el tipo de encriptación o la contraseña para poder generar el código correspondiente. En este caso una de las páginas recomendadas es QiFi. Al introducir toda esta información, simplemente se va a crear un código QR que debes almacenar en formato PNG. Cualquier persona que lo vaya a escanear, tendrá acceso al momento a tu red Wifi y se almacenará su contraseña. Obviamente, tiene como inconveniente que no tiene un sistema de filtrado como en el caso anterior, por lo que los problemas de seguridad aumentan. Pero es otra opción a tener en cuenta.

¿Se puede retirar el acceso de algún modo?

Esta es una de las grandes preguntas que te puedes hacer en el caso de que te hayas arrepentido de darle el acceso a una persona en concreto. Como hemos dicho anteriormente, esta es una información que se almacena en el dispositivo receptor ya sea un iPhone, iPad o Mac. De esta manera no hará falta volver a hacerlo y la conexión siempre se realizará de manera automática en cualquiera de los dispositivos de su ecosistema. A priori no existe ningún sistema para poder revertir este acceso que se ha otorgado.

En el caso de que te arrepientas, la única solución que vas a poder escoger es cambiar la contraseña completa de la red, a través de su panel de configuración. Igualmente, se puede también vetar la dirección IP a través del panel del propio router. Pero obviamente esto es algo sin duda molesto, ya que te obliga a tener que cambiar la contraseña en todos los dispositivos que tu mismo utilizas y en los que esté memorizada la clave.

¡Sé el primero en comentar!