Pon solución a todos los problemas con AirDrop en iPhone

Enviar archivos entre dos dispositivos que están dentro del ecosistema de Apple es algo muy sencillo y rápido gracias a AirDrop. Pero esta no es una función que sea perfecta y en algunas ocasiones puede dar fallos. En este artículo te contamos todo lo que debes saber para solucionar todos los problemas con AirDrop.

Causas más frecuentes del fallo

La configuración del sistema, las conexiones o la distancia entre los dispositivos suelen ser causas principales de fallos en AirDrop. Obviamente no son las únicas, pero por obvias que parezcan, se deben tener siempre en cuenta ante el primer atisbo de fallos.

Configuración de AirDrop

Es posible que pienses que tienes activada la configuración para recibir o enviar archivos de AirDrop y realmente no sea así. Y es que, aunque lo veas en las opciones de compartir, no quiere decir que esté activo. No obstante, la forma de comprobar que está activo es bien sencilla, teniendo solo que seguir estos pasos:

  1. Abre el centro de control en el iPhone.
  2. Mantén pulsado el recuadro superior izquierdo perteneciente a conexiones.
  3. Mantén ahora pulsado el icono de AirDrop.
  4. Elige una de estas configuraciones:
    • Solo contactos
    • Todos

activar airdrop iphone

Es conveniente también que el otro dispositivo con el que vas a realizar un intercambio de archivos o datos tenga también habilitada esta opción, ya que de lo contrario servirá de poco que lo tengas tú activado.

Problemas de conexión

Cabe destacar que AirDrop es una tecnología que funciona gracias a la conexión WiFi, por lo que esta deberá estar habilitada. Y ojo, no significa que debas estar sí o sí conectado a una red de este tipo, pero sí que debe estar habilitada la opción para que pueda existir conexión de AirDrop entre dos dispositivos. Por tanto será recomendable que lo revises en el centro de control o en Ajustes > WiFi. Lo mismo sucede con el Bluetooth.

Como es obvio, y al igual que comentamos en el anterior apartado, es conveniente que el otro dispositivo con el que se van a intercambiar los datos tenga también habilitada esta función. En el caso del iPhone, debes saber que basta con que aparezca en color gris en el centro de control, lo cual quiere decir que aunque no tenga conexión a un router, la función como tal está habilitada.

Hay ocasiones en que AirDrop no funciona porque estamos compartiendo internet. Si tenemos el punto de acceso personal del iPhone activo, AirDrop no funcionará. Para poder enviar fotos y documentos con AirDrop, tendrás que apagar el Hotspot desde Ajustes > Punto de acceso personal. Cuando termines de compartir con AirDrop, puedes reactivarlo después sin problemas. AirDrop depende de las antenas de comunicación Wi-Fi y bluetooth de tu dispositivo, por lo que está limitado por éstas. Necesitas estar dentro de su alcance para poder transmitir, que es de unos 10 metros aproximadamente. Si crees que ambos dispositivos están demasiado lejos, acércalos.

El receptor no está en tus contactos

Otro de los fallos que se puede dar con AirDrop es que el receptor o emisor de los datos que se intercambian no esté entre tus contactos. En la mayoría de ocasiones, y como medida de seguridad, se limita el envío a dispositivos cuyo ID de Apple tu tienes registrado en tu agenda. Es por ello que si no te aparece en AirDrop revisa tu lista de contactos para comprobar si tienes agregada a esa persona o no.

Aunque estas opciones de privacidad se pueden editar en el propio centro de control haciendo una pulsación larga en el apartado donde se puede activar o desactivar el modo avión o el WiFi y pulsando en el icono de AirDrop en la parte inferior. Si la tienes añadida, es recomendable editar la tarjeta de contacto e introducir el email que se corresponde con el ID de Apple del dispositivo receptor. De esta manera te puedes garantizar que todo funcione de manera correcta entre ambos equipos.

AirDrop

Distancia superior a lo recomendado

Debes tener muy presente que AirDrop funciona por la proximidad de dos dispositivos no siendo un sistema que sirva para enviar archivos a la otra punta del mundo. Según informa Apple a través de su propia web, el rango de AirDrop es de únicamente 9 metros, que se corresponde con el rango del Bluetooth. Es por ello que ambos equipos deberán estar bastante próximos para que funcione de manera óptima.

Lógicamente no te vas a poner a medir distancias con un metro, pero sí es aconsejable que trates de que ambos dispositivos estén lo más cerca posible. Incluso aunque estés más cerca de esos 9 metros, ya que esta distancia podría ser la correcta y sin embargo haber algún obstáculo intermedio que esté impidiendo una correcta conexión entre los dispositivos.

Las aglomeraciones no ayudan

Tienes que tener en cuenta que si estás en un sitio con mucha gente, las conexiones pueden ir mal y retrasar los envíos por AirDrop. Al haber mucha gente conectada, las conexiones de todo tipo se ven ralentízalas, y en este caso AirDrop no iba a ser menos. Muchas veces los fallos vienen cuando estás intentando enviar fotos o videos en sitios llenos de gente, por lo que es bastante habitual que de fallos.

Lo ideal si ves que está dando problemas, es que pruebes a realizar cambios de fotos o videos en un lugar en el que no haya mucha gente. Si en un lugar más o menos vacío sigue dando problemas y el problema sigue siendo recurrente, es que hay algún fallo más grande y tendrás que buscar otras soluciones.

Acciones que ayudan a evitar problemas

Nos metemos ya de lleno a explicar soluciones a nivel de software que son capaces no solo de arreglar los problemas con AirDrop, sino también otros. Y es que son acciones que se llevan a cabo en multitud de fallos que se relacionan con el sistema operativo del iPhone.

Reinicia el iPhone

En muchas ocasiones el problema que se presenta ante estas situacioens está en bug interno del sistema. Este se puede dar debido a un proceso que no se ejecuta de manera correcta o que simplemente está iniciado en bucle sin poder detenerse. Ante estas situaciones lo más recomendable es reiniciar el propio iPhone aunque parezca algo que puede ser rudimentario.

Apagar reiniciar iPhone

De esta manera se cierran todos los procesos que están abiertos y se vuelven a iniciar de manera normal para tener el iPhone limpio al igual que ocurre con las conexiones como el Bluetooth o el WiFi que también se resetean, siendo algo vital para el funcionamiento de AirDrop. Si aceptas otra recomendación más en este sentido, te diríamos que no lo reinicies, sino que lo apagues de forma normal y lo mantengas así 15-30 segundos antes de volver a iniciarlo.

Mantén tu iPhone actualizado

Es importante tener en cuenta que son muchas las actualizaciones que se van liberando para el iPhone. En estas se incluyen diferentes mejoras de bastante relevancia en las funciones del software como puede ser AirDrop. Es por ello que si estás teniendo problemas en este sentido debes tener siempre actualizado el sistema operativo ya que se pueden resolver los bugs que se están dando en el sistema operativo.

Si es verdad que a veces puede suceder que da algo de miedo actualizar, pero puede merecer mucho la pena tanto por la resolución de bugs como el parcheo de los fallos de seguridad que pueden estar presentes. Es por ello por lo que nos alineamos con Apple en este sentido e insistimos en recomendar tener siempre la última versión disponible.

Reestablece los ajustes de red

Ya en un anterior punto te comentábamos la importancia del WiFi y el Bluetooth para el correcto funcionamiento de AirDrop. Pues bien, si pese a configurar todo bien experimentas problemas, es aconsejable que resetees todas las conexiones en este sentido. Esto implicará que se borren todas las conexiones WiFi y Bluetooth que tenías, teniendo que volver a conectarte, pero eliminará cualquier posible problema con ellos.

Para poder restablecer estos ajustes debes seguir estos pasos:

  1. Accede a Ajustes.
  2. Entra en General.
  3. Al final de la pantalla, pulsa sobre ‘Reestablecer’.
  4. Elige la opción ‘Reestablecer ajustes de red’.

reestablecer ajustes red iOS

Restaura el sistema operativo

Si nada de esto ha funcionado correctamente se deberán pasar a algunas medidas que sin duda son mucho más agresivas. Estamos hablando del reseteo del sistema operativo que terminará provocando que todos los servicios se reestablezcan por completo. Al final tendrás el movil como si estuviera recién sacado de la caja y totalmente nuevo. De esta manera si el problema está en el software terminará resolviéndose aunque puedas perder datos.

Esto último es importante ya que cuando se hace un formateo del iPhone o del iPhone hay que evitar por todos los medios hacerlo a través de la copia de seguridad que hayas podido hacer. De esta manera evitarás exportar el fallo que estás teniendo en tu iPhone aunque esto conlleve que tengas que invertir tiempo en poder dejar tu dispositivo como tu lo habías dejado. En el caso de que esto no funcione ya si que deberás contactar con el servicio técnico de Apple para que puedan revisar el servicio y su funcionamiento, así como la revisión del hardware.

Vuelve a iniciar sesión en iCloud

Además de restablecer las conectividades WiFi y Bluetooth, es posible que pueda ser necesario volver a iniciar sesión en nuestra cuenta de iCloud cuando ninguna de las opciones mencionadas anteriormente ha funcionado del todo. No se tarada mucho, pero ten en cuenta que tendrás que recordar tu contraseña de iCloud, ya que si no no podrás acceder otra vez a tu cuenta.

Para ello, simplemente debemos abrir la aplicación Ajustes, pulsar sobre nuestro nombre y dirigirnos al botón iCloud, que tendremos que pulsar para acceder al apartado correspondiente. En caso de ser necesario, es recomendable cerrar sesión en iCloud y, finalmente, volver a iniciar sesión de nuevo. Si ninguna de estas opciones te ha servido, te dejamos con otra serie de cosas que puedes hacer para que vuelva a funcionar AirDrop.

Qué hacer si no lograste solucionarlo

Llegados a este punto es improbable que no hayas solucionado el problema, ya que los anteriores consejos deberían haberte servido. No obstante, no negamos la evidencia de que no te funcione y por tanto te recomendamos ya tomar una solución más drástica como es la de acudir al soporte técnico. Puede que luego no sea nada grave y pueda tener una solución sencilla, pero en estos términos son ya los especialistas los que pueden realizar un diagnóstico mejor del fallo.

Eso sí, antes de acudir a la cita en una Apple Store o SAT debes haber realizado todos los pasos previos comentados en este post, dado que ellos mismos te aconsejarán hacerlo. También es conveniente que realices una copia de seguridad de tus datos, de forma que si tienen que restaurar tu dispositivo o te entregan uno nuevo, puedas tener a mano toda tu información sin perder nada que sea importante.

Otra de las opciones que puedes barajar es la de acudir a un SAT. Se trata de tiendas que cuentan con la aprobación de Apple para reparar, solucionar y vender productos Apple. Al llevar tu producto a este tipo de establecimientos no pierdes la garantía, por lo que es una muy buena opción en muchos casos. Otra de las ventajas es que muchas veces no tiene las esperas que hay en las Apple Store. Será necesario poner tu ubicación para buscar el SAT que más cerca esté de ti. El servicio previo que ofrecen (las preguntas sobre el modelo del dispositivo, la garantía, el problema, etc) es muy parecido al que te ofrecen en una Apple Store. Aunque mucha gente prefiere llevar sus dispositivos a tiendas Apple oficiales aunque no les pillen muy cerca de casa, hay veces que no puedes utilizar tu Mac y necesitas una solución de manera urgente, por lo que acudir a un SAT es una manera muy buena de poder poner una solución rápida con las mismas garantías que si acudes a una Apple Store.

Si no pueden solucionar tu problema en un SAT, lo más seguro es que te recomienden que acudas a un centro Apple, aunque no tengas alguno especialmente cerca. Acudir a un SAT puede ser el paso previo antes de ir a una Apple Store, y así podrás contar con dos opiniones de expertos, aunque seguramente sean bastante similares, pero si tienes la posibilidad, acude antes a un SAT.

¡Sé el primero en comentar!