Compartir

Apple ya está volcada 100% en su programa de betas, habilitando tanto la beta para desarrolladores como la beta pública de iOS 13, macOS Catalina, iPad o tvOS… ¿pero por qué no se lanza una beta pública de watchOS 6? En este artículo te contamos las razones y las consecuencias a las que te puedes enfrentar su instalar la beta de watchOS 6 en tu Apple Watch.

Si buscáis por Google, seguro que habéis visto diferentes tutoriales para poder probar la beta de watchOS 6 sin ser desarrolladores, pero la verdad es que no recomendamos instalarla aunque os haya tentado. A diferencia del resto de productos, en un Apple Watch no podemos hacer un downgrade del sistema operativo por lo que si subimos a watchOS 6 no hay vuelta atrás.

No instales la beta de watchOS 6 en tu Apple Watch

Esta es la principal razón en la que se fundamenta Apple para no ofrecer una beta pública de watchOS 6. Imaginaos que el rendimiento de esta beta es muy malo, como ocurrió en la segunda beta de watchOS 5. Podría llegar el punto de que sea imposible utilizar el reloj pero estaríamos condenados a estar en esta beta porque no se puede dar marcha atrás y a final tendremos un reloj muy bonito pero para nada funcional algo que sin duda cabrearía a muchos.

Esferas watchOS 6

En un iPhone siempre podemos bajar de iOS 13 a iOS 12 fácilmente, al tener una conexión física para conectar el equipo a ordenador para instalar un archivo IPSW. Esto en el reloj de Apple no es posible ya que no incluye ningún tipo de conexión física al cargarse en una base por inducción.

A este problema de que estaremos condenados siempre a estar en la beta de watchOS 6 debemos de sumarle otro inconveniente. Si queremos estar en watchOS 6, el iPhone que está vinculado al reloj también debe de estar en la beta de iOS 13 para que pueda funcionar correctamente. Es decir, debemos de tener betas en nuestros dispositivos si o si algo que nos expone a un riesgo de que se presenten ciertos bugs ‘catastróficos’.

Además, muchos nos habéis preguntado que qué pasa si tengo que hacer un downgrade de iOS 13 a iOS 12 y tengo la beta de watchOS 6. La respuesta es muy sencilla, tendréis un reloj muy bonito pero poco funcional ya que no se vinculará al iPhone en ningún momento, exigiéndote que actualices el dispositivo móvil a la última versión de software disponible para poder realizar la vinculación con tu Apple Watch.

En esta situación, con el Apple Watch podremos seguir haciendo actividades físicas o tomándonos la frecuencia cardiaca pero nos podemos olvidar de que se vuelquen los datos al iPhone, o nos lleguen notificaciones, llamadas o invocar a Siri.

Con todos estos argumentos queremos reafirmarnos en que no debéis de instalar la beta de watchOS 6 porque no hay vuelta atrás y además también estarás condenado a estar en iOS 13 beta. Si no eres un desarrollador o tienes un Apple Watch secundario deberías de esperar hasta octubre para probar la versión final. Y si somos totalmente sinceros, watchOS 6 tampoco incluye increíble cambios que motiven a probar esta beta siendo una actualización bastante conservadora aunque de momento está funcionando realmente bien.