¡Que no te engañen! El iPad puede sustituir a tu ordenador fácilmente

¡Que no te engañen! El iPad puede sustituir a tu ordenador fácilmente

Alex Hidalgo

Las mejoras que han recibido los iPad en los últimos años, tanto en software con la presentación de iPadOS como en hardware con la incorporación de los Chips M1 en los iPad Pro e iPad Air, ha abierto un sigma entre un determinado grupo de usuarios que no saben si el iPad cumple con las necesidades de su flujo de trabajo o si necesitan un ordenador Mac para su día a día. Por ello, en este post te vamos a contar en qué casos sí puedes sustituir tu ordenador por un iPad, y por supuesto, en cuales no.

El iPad si es tu ordenador

Dependiendo del flujo de trabajo que realices, el iPad puede ser tu ordenador ideal. En muchas ocasiones los usuarios adquieren un portátil porque todavía no confían lo suficiente en que este dispositivo resuelva cada día sus necesidades laborales o personales. Sin embargo, a día de hoy el iPad, tanto en sus versiones Air como Pro son equipos que contienen un sistema operativo consolidado y un hardware para tareas de redacción de proyectos, gestión de correos, edición de vídeo o diseñadores gráficos que requieren una suite de edición fotografías profesional como Affinity Photo.

En relación con el párrafo anterior, se ha comentado si el iPad es un ordenador para el desarrollo y ejecución de algunos trabajos. No obstante, este equipo también es un ordenador si realizas enseñanzas superiores, donde el iPad puede ser un complemento ideal e incluso ofrecer ventajas que un MacBook Air o MacBook Pro no tiene. En concreto, si estás realizando algún grado en humanidades o ciencias sociales, donde no vas a necesitar programas técnicos como AutoCad, Blender, Maya y si muchas herramientas de gestión como la toma de apuntes, en la App Store aparecen herramientas como la suite de Office o aplicaciones nativas de Apple como Keynote o Pages. Estás aplicaciones, a pesar de que están el macOS también, la pantalla táctil y el Apple Pencil aportan una mejor experiencia de usuario. Además, hay aplicaciones específicas para iPadOS como Notability o GoodNotes, otorgando una diferencia de uso entre un Mac y un iPad.

iPad

 

La mejor opción será adquirir un Mac.

Uno de los grandes problemas que presenta el iPad como sustituto de un ordenador es que muchas aplicaciones no están adaptadas para iPadOS. A este problema de inadaptabilidad se suma que el hardware que porta tanto iPad Air y el iPad Pro cuenta con chips M1, el mismo procesador que Apple porta en sus MacBook Air y MacBook Pro de entrada. En un primer momento, que contenga este chip es una gran ventaja para determinados usuarios, pero el problema radica cuando en sus versiones, no aparece la posibilidad de poder ampliar la RAM, quedándose corta para desarrollar determinados proyectos.

iPad Air de frente

Si eres un informático que necesita compilar código, ingeniero, diseñador 3D de videojuegos o creación de entornos virtuales, el iPad no es tu dispositivo, sobre todo desde un punto de vista del software y en menor medida de hardware, ya que muchas aplicaciones no están adaptadas a iPadOS, por lo que obtendrás un magnífico equipo, pero no tu equipo.

 

¿Qué tipo de usuario eres?

Hemos visto que el iPad es un ordenador en aquellos supuestos que las aplicaciones estén adaptadas a su sistema operativo iPadOS, la portabilidad, el Apple Pencil, su pantalla táctil, la posibilidad de poder conectarlo a un monitor externo y la incorporación de los chips más potentes de Apple supondrá un incremento en productividad y rendimiento sin paliativos. En contrapartida, si las aplicaciones requieren alta memoria RAM y no están adaptadas para iPadOS, es recomendable que adquieras un MacBook o iMac porque realizarás un desembolso económico que se verá reflejado en tu desempeño profesional.

1 Comentario