El sensor de ritmo cardiaco del Apple Watch es llevado a juicio

El sensor de ritmo cardiaco del Apple Watch es llevado a juicio

José Alberto Lizana

El Apple Watch se ha convertido en un accesorio imprescindible para controlar nuestras constantes vitales gracias a su sensor de frecuencia cardiaca. A este sensor se le sumó hace dos generaciones un nuevo sistema para poder hacernos un electrocardiograma de una manera realmente sencilla con el objetivo de detectar una fibrilación auricular. Ahora esta tecnología que tanto nos impactó en su presentación está en el aire ya que un médico ha decidido demandar a Apple por una supuesta violación de patente. 

No es la primera vez que un particular demanda a una gran compañía por haber violado una patente, ya que hay miles de patentes otorgadas y esto siempre se ve como una oportunidad para sacar un poco de dinero a estas compañías.

Apple se negó a negociar sobre esta patente

Esta demanda se sustenta sobre la patente número 7.020.514 otorgada al Dr. Joseph Wisel el 28 de marzo de 2006 y titulada ‘Método y apartados para detectar la fibrilación auricular’. En esta patente se plantea un sistema a través de fotopletismografía que es lo utilizado por Apple en su reloj inteligente con la luz verde que encontramos en la parte posterior. Con esta luz el Apple Watch consigue medir nuestra frecuencia cardiaca y detectar latidos irregulares.

Sensor Apple Watch

Tras la presentación del Apple Watch Series 3, el Dr. Wiesel informó a Apple de su patente y esperaba una negociación con la compañía para llegar a un acuerdo de reparto de ganancias. Como ya suponéis, Apple no quiso negociar nada aunque el Dr. Wiesel presentó bastante documentación sobre la patente y las similitudes que exista con el reloj inteligente de Apple.

Ahora tocará a un tribunal discernir si hay similitudes entre esta patente y el producto de la compañía de Cupertino. Hay que remarcar que en la patente del Dr. Wisel no se hace referencia a un reloj, sino que habla de ‘apéndices’ o ‘dispositivo de brazalete’. Lo más similar que se encuentra en la patente es que se habla de la necesidad de un microprocesador para controlar el tiempo e interprete las diferentes lecturas. El sensor por si solo hace mediciones, pero necesita de un algoritmo que interprete los datos y de un veredicto. En este sentido no hay demasiados detalles y es por esto que Apple se escudará seguramente en este punto.

En la demanda se solicita una importante cantidad de dinero, ya que el demandante alega que esta es una infracción ‘deliberada e intencional’.

Déjanos en la caja de comentarios qué opinas de esta demanda.