Conoce la curiosa historia de Apple y Pixar, con Steve Jobs como nexo de unión

Conoce la curiosa historia de Apple y Pixar, con Steve Jobs como nexo de unión

Álvaro García M.

Hablar hoy en día de Pixar es hablar de una de las grandes productoras cinematográficas, propiedad de Disney. Sin embargo no siempre fue la compañía de Mickey Mouse su propietaria, sino que esta ha tenido históricamente más que ver con Apple. Para ser más concretos, con Steve Jobs, uno de los ilustres fundadores y CEO histórico de la compañía de la manzana. Atento a la increíble historia con la que Jobs se cruzo en el camino con Pixar.

Todo comenzó con el despido de Jobs por parte de Apple

No hay mal que por bien no venga, dice un conocido refrán, y la verdad es que eso mismo debió pensar mucho Steve Jobs tiempo después de su despido por parte de la compañía que fundó junto a Steve Wozniak y Ronald Wayne en 1976. Esa empresa era Apple y el histórico genio fue despedido a finales de los 80, lo que a la postre le sirvió para volcarse en otros proyectos.

En 1986, con Steve ya fuera de la compañía de la manzana mordida, el destino quiso unir su camino junto con el de Pixar, aunque por aquel entonces no existía como tal. Lo que existía era una productora llamada Lucasfilm. Ni más ni menos que el mítico sello de George Lucas.

Lucasfilm

Ese mismo año se había estrenado «Howard the Duck», una película producida por Lucasfilm y que estaba basada en el cómic de un pato antropomorfo. Las cifras de recaudación olían a fracaso tras haber conseguido recaudar 37,9 millones de dólares, tan solo un millón más de lo que se había invertido en su producción.

Ese fiasco se unía a la caída de las licencias de Star Wars tras el estreno de «El retorno del Jedi». Lucas tampoco atravesaba su mejor momento personal, ya que se había divorciado recientemente. Pero entonces apareció Jobs con una imponente oferta de 5 millones de dólares a cambio de Graphics Group. Esta era una división del área informática de la compañía Lucasfilm. Finalmente se cerró esa venta y Graphics Group pasó a ser una pequeña compañía independiente con un capital de otros 5 millones de dólares. La primera semilla se había plantado y con ella había nacido Pixar.

Pixar nació como firma informática

Steve Jobs se había puesto al frente de la nueva empresa, pero queriendo desvincular el pasado de esta. Jobs quería destinarla a ser una firma informática. El producto estrella de la compañía era el Pixar Image Computer, un ordenador que tenía una enorme memoria gráfica para la época. No obstante, dicho ordenador fracasó estrepitosamente en el mercado y en 1990 se decidió poner fin a la actividad de la empresa en cuanto a desarrollo de hardware.

Por otro lado, NeXT, la otra empresa fundada por Steve Jobs tras su despido de Apple, no terminaba de arrancar y sufría serios problemas económicos. Estos se unían a las dudas que Jobs tenía con Pixar, a pesar de tener firmado un pequeño contrato de colaboración con Disney. Tales eran las dudas que se llegó a plantear vender la empresa incluso a Microsoft. Por suerte o por desgracia, esto no acabó produciéndose.

Lawrence Levy, clave en el éxito de Pixar

Jobs, en uno de sus conocidos arranques repentinos, decidió ir en busca de una persona que le ayudara a reflotar Pixar. Algo similar a lo que había hecho hace años en Apple cuando fue a buscar al entonces presidente de Pepsi, John Sculley. En esta ocasión decidió ir en busca de Lawrence Levy, director financiero de Electronics for Imaging. Cuando este recibió la llamada, pensó que querían encargarle que trabajara en NeXT. Apenas había oído hablar de Pixar pero Jobs, que era un gran embaucador, consiguió hacerle creer en el proyecto y hacer que se uniera al equipo.

Lawrence Levy

La jugada le salió bien al ex CEO de Apple, ya que la química que ambos procesaban entre sí era muy buena. El momento de la llegada de Levy coincidió además con la producción de «Toy Story», que sería la primera película de animación en la historia producida íntegramente con un ordenador.

La salida a bolsa y el triunfo de Toy Story

Con la ayuda de un buen equipo financiero, con Levy a la cabeza, Pixar salió a bolsa sin hacer mucho ruido. No sería hasta el estreno de «Toy Story» cuando la compañía realmente se hizo grande. La archiconocida película de los juguetes fue estrenada el 22 de noviembre de 1995, consiguiendo recaudar en su primer fin de semana la friolera cifra de 30 millones de dólares, superando así hasta las previsiones más optimistas de los expertos.

Toy Story de Pixar

El éxito de la película continuó creciendo y haciendo que el nombre de Pixar se afianzará en el mercado como uno de los sellos más importantes en el mundo de la animación. Y así ha continuado hasta el día de hoy con otros grandes éxitos como «Monstruos S.A», «Cars» y otras tantas en las que destacan también las secuelas de «Toy Story».

La problemática relación Pixar-Disney de Pixar a Disney

Cuando Jobs regresó a Apple en 1997 seguía dirigiendo Pixar, pese a que la compañía ya rodaba sola. Si bien su implicación no era ya tan grande, lo cierto es que nunca dejó de estar presente en las decisiones más importantes de la compañía. Decisiones como la que se tuvo que tomar en 2003 y 2004, años en los que Pixar vivió enfrentamientos con Disney.

En aquella época Pixar no era del todo propiedad de Disney, sino que les unían una serie de contratos. Las negociaciones para la extensión de estos documentos no llegaron a buen puerto, por lo que se produjo una ruptura en las relaciones de ambas compañías. 

La llegada de Bob Iger como nuevo director ejecutivo de Disney sirvió para apaciguar las aguas. Las buenas relaciones entre ambas compañías regresaron y con ello se dio paso a que, en enero de 2006, se pudiera cerrar de forma definitiva la venta de Pixar a Disney. Este terminó siendo un buen desenlace que permitía a Pixar seguir siendo una productora con nombre propio, pero además dentro de una de las mayores compañías cinematográficas del mundo.

Guiños de Apple a Disney en la actualidad

Es curioso que pese a no guardar ya ningún tipo de relación, Apple y Pixar parecen seguir vinculadas de alguna forma. De hecho basta con ver alguna de las películas de animación de la firma de Disney para comprobar como se cuelan algunos productos de la compañía. Por poner un ejemplo, en las películas de Toy Story es habitual ver MacBook en los que claramente se ve el logo de la manzana.

WatchOS WWDC 2017

Pero los guiños no son unidireccionales, sino que Apple también los lanza. El Apple Watch es buena muestra de ello con las esferas que se añadieron hace unos años y que tienen por protagonistas a los personajes de «Toy Story». Esto probablemente se da por la buena relación que mantienen también con Disney, de los cuales también se dispone de esferas como las de Mickey y Minnie.

En definitiva, hemos contado una historia muy interesante y que probablemente no conocías. Es curioso como a veces todo está más relacionado de lo que creemos. Nos preguntamos qué habría sido de Pixar si Steve Jobs no se hubiese cruzado. O qué sería de Apple si finalmente no hubiese regresado Jobs por el éxito de Pixar. En cualquier caso, cada una en su terreno, han sido y siguen siendo a día de hoy grandes compañías.