Compartir

Es conocido por todos que las pantallas OLED que montan los últimos iPhone están proporcionadas por Samsung, incluso la pantalla que incorporará el iPhone 11 que se presentará en septiembre será la misma que tienen los últimos Note 10 o S10. Esto plantea un problema a Apple que depende de un único proveedor de pantallas OLED, algo que puede provocar problemas en el suministro al no tener otra fuente para sacar estas pantallas.

Esta dependencia pronto llegará a su fin, ya que desde la compañía de Cupertino están avanzando en la firma de un contrato con la fabrica china BOE que se dedica a fabricar pantallas OELD.

Apple se acerca a no depender de Samsung y sus pantallas OLED

Hasta ahora Samsung ha disfrutado en exclusiva de controlar la producción de paneles OLED para Apple ya que fue la única empresa que cumplió con los estándares exigidos por la compañía de Cupertino para sus iPhone X y XS. Pero no todo es de color de rosas ya que Samsung llegó a imponer una sanción a Apple al no alcanzar los pedidos mínimos exigidos en el contrato por culpa de las malas ventas que tuvieron los iPhone XS.

Ahora Apple ha encontrado al fabricante de pantallas chino BOE que desde junio es candidato para entrar en la lista de proveedores de la compañía. Al parecer las conversaciones están fluyendo de una manera correcta según ha informado Nikkei Asian Review, por lo que estaríamos cerca a la firma de un nuevo pedido. 

En estos momentos Apple se encuentra probando de una manera bastante ‘agresiva’ los paneles OLED de BOE para poder determinar si cumple con los estándares de calidad exigidos. A todo esto debemos de sumarle que BOE se encontraría ya abriendo nuevas fábricas en Sichuan que destinarían a Apple si al final se llega a un acuerdo.

Pero las pantallas de BOE no entrarán directamente a la fabricación del iPhone del año que viene, sino que Apple irá con mucha cautela. Estas pantallas de BOE primero se destinarán a las reparaciones en las Apple Store así como a los modelos más antiguos y que seguirán fabricándose.

Que haya una competencia entre varias marcas es algo que nos beneficia mucho a los usuarios ya que se podría experimentar una bajada en el precio de los paneles. Lo único que esperamos también es que sigamos teniendo una calidad de pantalla óptima a la calidad que nos ofrece Samsung que es incuestionable que es excelente porque saben hacer pantallas, así que esperamos que ahí esté el mínimo exigido por Apple a otros fabricantes.

Déjanos en la caja de comentarios qué opinas de este futuro acuerdo entre Apple y BOE.