El Apple Watch podría haber salvado una nueva vida y ya van unas cuantas

En esta web nos hemos hecho eco en numerosas ocasiones de sucesos en los que un Apple Watch ha resultado clave para un usuario en casos de emergencias, como el caso reciente de un deportista que pudo ser rescatado tras caerse de su moto acuática. También en otras ocasiones hemos destacado casos en los que los ECG del Series 4 ha podido ayudar a detectar una enfermedad cardíaca. Hoy te contamos un nuevo caso en el que el dispositivo de la manzana ha resultado clave para detectar una enfermedad del corazón.

Un Apple Watch vuelve a ser clave para detectar una anomalía cardíaca

Gracias a las funcionalidades de medir las pulsaciones y la posibilidad de realizar ECG, el último Apple Watch Series 4 es uno de los dispositivos más destacados para que un usuario de a pie pueda controlar su salud cardíaca. Ha sido el medio británico The Telegraph quien has contado la historia de Paul Hutton, un hombre de 48 años al cual su Apple Watch le ha salvado la vida en cierto modo al resultar clave para detectar una patología cardíaca.

Todo comenzó cuando Hutton comprobó como su Apple Watch le advirtió en varias ocasiones de que se encontraba con una frecuencia cardíaca bastante baja. Decidió no ignorar estas notificaciones y acudió a un médico, el cual le confirmó que sus pulsaciones eran demasiado bajas y para combatirlo le recomendó dejar de tomar bebidas con cafeína.

Hutton siguió las recomendaciones médicas y apartó la cafeína de su dieta habitual, sin embargo el problema de las bajas pulsaciones no desapareció. Esto llevo al británico a acudir esta vez a un especialista médico en asuntos cardíacos y ya, por fin, se dio con el problema. Al parecer Hutton estaba sufriendo una patología ventricular en la cual su corazón generaba latidos más débiles de lo normal por una serie de contracciones ventriculares.

La patología detectada en Hutton provoca que el corazón pueda bombear menos sangre de la habitual, y esto puede suponer un riesgo bastante grave. Por tanto se debía practicar una cirugía que permitiera corregir este problema. En dicha intervención Hutton estaba despierto, aunque anestesiado en buena parte de su cuerpo.

Tras quemar pequeñas áreas de tejido cardíaco defectuoso, los médicos dieron por concluida la operación y Hutton, con el paso de los días, pudo recuperarse con normalidad de su afección. La presencia de su Apple Watch en la muñeca le continúa ayudando a día de hoy a controlar sus pulsaciones y todo parece marchar bastante bien.

Cabe destacar como en numerosas ocasiones los médicos han alabado el Apple Watch y la tremenda utilidad que tienen en estos casos a pesar de no poder considerarlo un instrumento médico. Sin ir más lejos, la enfermera cardíaca de la British Heart Foundation alabó este dispositivo a tenor de los hechos ocurridos con Paul Hutton.