Compartir

Eramos muchos los que estábamos cansados de que Apple no innovara en el diseño de sus dispositivos, pese a que era bastante bonito buscábamos siempre algo distinto para sentir que teníamos un nuevo iPhone entre nuestras manos y no el del año pasado. En 2017 pudimos ver al final un nuevo diseño con el iPhone X, que se ha conservado este año con el iPhone XS y XS Max y que volveremos a ver en 2019 tal y como apuntan ya la mayoría de analistas según ha recogido Barron’s.

El diseño del iPhone 2019 apenas tendrá cambios

El mercado actualmente ya está mirando a 2019 viendo que los iPhone 2018 no están funcionando como se esperaba notándose una debilidad en la demanda bastante importante. En esto están de acuerdo la mayoría de los analistas transfiriendo este ‘miedo’ a los inversores que se traduce en una bajada del precio de las acciones de Apple bastante acusado estimulado además por la guerra comercial entre China y EEUU.

iPhone XS eSIM

El analista Anne Lee, un especialista en este sector en China, ha afirmado que el ciclo de cambio de diseño que seguía Apple hasta la fecha se terminará rompiendo en 2019 ya que desde Apple no se innovaría en la estética del dispositivo.

Pese a que no veríamos grandes cambios en general este analista afirma que en 2019 veremos la inclusión de la tecnología 5G y de diferentes cambios a nivel de realidad aumentada (RA). En concreto podemos leer lo siguiente:

Creemos que los tres nuevos iPhone de 2019 probablemente tendrán las mismas características de forma (tamaño de cuerpo y pantalla) que los iPhone XR, XS y XS Max del 2018 con algunas mejoras en Realidad Aumentada». 

Está claro que Apple quiere ir mejorando en su tecnología de Realidad Aumentada, tal y como ha mencionado su CEO, Tim Cook, en numerosas ocasiones. Pero está claro que deberemos de conformarnos con un diseño continuista unos años más, algo que sin duda será duramente criticado por la mayoría de los usuarios que buscan algo novedoso entre sus manos.

En numerosas ocasiones vemos solo el exterior de las cosas y no las mejoras internas que se incorporan, y esto ocurrió con el iPhone 7 y el iPhone XS. Ha llegado un momento que cuando se consigue un diseño óptimo y maduro es difícil mejorarlo aunque aun queda un nuevo reto: eliminar el notch. Esperamos que en futuros modelos se le de carpetazo al notch integrando las cámaras en la pantalla aunque sin duda se ha convertido en un diferenciador de los iPhone.