Compartir

El nuevo iPad Pro es una revolución en cuanto a diseño y usabilididad, en esta generación no sólo encontramos una mejora de hardware, también en la experiencia de usuario Gracias a su diseño y accesorios.

Apple ha querido que comencemos a utilizar el iPad como lo que realmente es, un iPad, sin buscar comparaciones entre un “iPhone grande” o una “tablet sin más”. La polémica está servida en si este puede sustituir a un ordenador o no, lo cierto es que la propia empresa confunde a los clientes.

Por un lado tenemos los anuncios comerciales, del cual nos afirman que “no es un ordenador, es un superordenador”, pero lo cierto es que incluso en algunas Apple Store los propios trabajadores insisten en que “El iPad no es un ordenador ni tampoco ni tampoco puede sustituirlo”. Este cambio de informaciones descoloca por completo a cualquier cliente, y es normal.

Análisis iPad Pro 2018
Fuente: Apple

Cualquier usuario que acuda con la idea de comprar un iPad no sabe en que posición se encuentra este “superordenador” o si Apple realmente sabe que es lo que quiere vendernos. Sinceramente, a nivel particular creo que ni la propia Apple lo sabe, pero sí que concepto quieren transmitir. El de un equipo minimalista, compacto y perfecto para el trabajo en movilidad. Ahora, con la llegada del puerto USB-C estas características se amplían, pero todavía es pronto para aprovecharlo.

Los actuales iPad ya no son equipos pasivos, pero iOS sí

Steve Jobs iPad presentación

Cuando Steve Jobs presentó en sociedad el primer iPad, lo hizo de una manera muy singular, haciéndonos ver la nueva manera de leer una revista, un libro o ver una película desde una posición cómoda desde el sofá de casa o incluso muestra viajamos.

La visión del iPad en sus inicios era la de un equipo pasivo, de entretenimiento. Un puente entre el iPhone y el MacBook que rápidamente comenzó a evolucionar para desembocar en un dispositivo a seguir por la industria, aunque como hemos podido comprobar, con caminos bifurcados.

Con la llegada del iPad Pro comenzó un desequilibrio entre el software y el hardware. Llamar Pro a un dispositivo que ofrecía la posibilidad de utilizar un lápiz digital con el mismo sistema operativo que el iPhone y sin una característica extra para diferenciarlo no fue una buena idea para apellidarlo “Pro”. Poco tiempo después podíamos hacer lo mismo con un equipo de apenas 300 euros (salvando las distancias) en el sector educativo.

Pero Apple echó más leña al fuego con su anuncio “¿Qué es un ordenador?”, cuando pensábamos que no podría superarse para confundir aún más a los clientes llegó el famoso eslogan “No es un ordenador, es un superordenador”. Esto despertó un interés por querer transformar el concepto del iPad de equipo pasivo a un equipo activo a algunos clientes, llegando incluso pensar que podría implementarlo como su equipo principal según las tareas que realiza en el día.

Pero uno vez más, Apple se superó cuando nos decidimos a realizar la inversión en un iPad motivado por sus anuncios “de la era postPC” pero desmotivándonos por completo al llegar a una Apple Store y escuchar a un Genius afirmar que el iPad no se parece en nada a un ordenador y que este no está preparado ni para poder usar una memoria USB y que convendría mejor comprar un Mac. -Mátame camión-.

No compliquemos el sentido de iOS, pero hagan una versión exclusiva para el iPadIPad Pro 11”

Como hemos comentado, iOS es un sistema operativo sencillo, práctico, intuitivo, no hace falta leer ningún manual, una vez que encendemos un iPad, casi por inercia realizamos los primeros gestos de adecuación sin darnos cuenta. Ahora lo podemos complicar todo lo que queramos gracias al parche de Atajos con Siri, es una evolución necesaria del propio sistema operativo, tenemos herramientas avanzadas, pero hace que la experiencia sea más complicada para el usuario común.

No intentemos comparar iOS con macOS, macOS no estará en el iPad, la propia Apple lo confirmó. No habrá una versión de macOS táctil, tampoco es excesivamente cómodo, podemos hacer una prueba rápida con Duet Display. Cualquiera de nosotros puede probarlo directamente desde la App Store, nosotros lo hicimos en su día y nos dimos cuenta de que efectivamente, no era algo realmente práctico.

No, iOS no está concebido para ser usado con un ratón (esto no quiere decir que muchos lo deseemos), pero Apple apuesta por un software y hardware minimalista. Tener que incorporar un ratón rompería esta idea, deberíamos viajar con más periféricos y perderíamos la esencia del iPad. Quizás en un futuro la empresaria californiana ofrezca esta opción si no consiguen hacer llegar su visión del iPad a los usuarios y si tampoco saben como reconducir iOS para una mejor interacción.

No, el iPad no es un ordenador y nunca debe llegar a serlo

IPad Pro pantalla externa

La gama de productos de Apple no está marcada con claridad, actualmente tenemos una serie de ordenadores Mac muy similares y que van agrandando el catálogo de productos sin ningún rumbo. En el caso del MacBook Air o el MacBook de 12” tenemos un claro ejemplo. Una pulgada de más y una arquitectura limitada en comparación con los MacBook Pro hace que ambas compras sean una apuesta similar en cuanto a conceptos.

En el caso del iPad, tenemos que tener claro que no tiene nada que ver con un ordenador como tal, pero si que podemos realizar muchas acciones de una manera más cómoda y sencilla si no intentamos emular el trabajo de macOS con iOS. Este es un error muy común que podríamos compararlo entre Windows y macOS, ambos son sistemas operativos de escritorios, pero completamente diferente.

Con el iPad nos vemos forzados a utilizar un sistema operativo móvil, similar al del iPhone. A pesar de los grandes avances, no podemos realizar las mismas acciones en un iPad como si utilizáramos un Mac. Pero también ocurre al contrario, cada uno tiene sus pros y contras, qué esté bien o esté mal no lo decide la propia Apple, lo decide el propio usuario de a pie, el que lo usa cada día para acciones cotidianas.

El sistema operativo iOS necesita una revolución urgente para poder operar en todos los campos en los que se enfrente. Sí, tenemos Atajos que nos pueden facilitar la vida, pero este apartado es un parche que Apple ha querido dejar ahí para solventar las carencias de iOS.

Atajos está realmente bien para aquellos usuarios más avanzados que les guste “trastear”, programar, automatizar… Pero el iPad está concebido para hacernos la vida más sencilla, encender el dispositivo y comenzar a utilizarlo sin más, sin tener que averiguar que tipo de Atajo nos vendría bien para realizar una acción concreta.

El iPad sin aplicaciones pierde su esencia y su utilidad

iPad Ricky Apps profesionales

Uno de los problemas que podemos llegar a tener con el iPad es la dependencia de las aplicaciones. A diferencia de Android o de un Chromebook, estos pueden adaptarse para trabajar simplemente con el navegador de Google en cualquier apartado, aunque sea de manera online, pero lo consiguen. Safari para iOS tiene una posición más pasiva, con lo que tenemos que recurrir a aplicaciones de terceros y en ocasiones al Mac (por ejemplo para usad WordPress con plugin como Elementor).

A priori no debería ser un problema (en la mayoría de los casos) porque tenemos aplicaciones para todo, pero tenemos que confiar en la buena fe de los desarrolladores, en el sentido de que van a seguir actualizando sus aplicaciones de manera periódica.

Esta dependencia llega a crear cierta ansiedad a la hora de elegir un iPad como equipo principal, quizás con iOS 13 tengamos un sistema operativo orientado para el iPad y otro para el iPhone, si no es así, Apple tendría que replantearse que es lo que realmente quiere conseguir.

No siempre encontramos una solución adecuada para nuestro usuario diario o puntual, teniendo que recurrir a macOS en más de una ocasión. Con lo cual, utilizar un iPad como único equipo en casa o en la oficina quizás no sea una buena idea, al menos de momento.

Tareas sencillas que se complican con iOS

Reminder iOS iPad Ricky café

iOS está concebido para ser un sistema operativo muy sencillo e intuitivo, esto lo arrastra en una evolución de hardware y a un significado del iPad que carece de alma y sentido para ser “un superordenador” o para “sustituir al PC”. Ante la pregunta sobre si el iPad puede sustituir al ordenador, la respuesta corta es sí, pero también lo puede hacer un iPhone. Si alargamos la respuesta, rotundamente sería un no por el simple hecho de que no podemos hacer ciertas acciones que sí podemos en un ordenador, incluso las más simples.

Twitter es un lugar maravilloso para descubrir las quejas de los usuarios y podemos ver cada día como muchos se frustran para realizar tareas que aparentemente son sencillas pero que hay que realizar una serie de pasos más complejos para llegar a finalizar la acción, en otras directamente no es viable. Con lo cual, con estas afirmaciones el iPad no se puede comparar con un ordenador. Esto no debería ser negativo si la propia Apple hubiera puesto tanto empeño en hacernos creer que sí.

Otro ejemplo son las aplicaciones que encontramos en macOS e iOS del mismo desarrollador y que no han sido bien adaptadas. Pixelmator es un claro ejemplo de ello, en macOS es realmente intuitivo y fácil de utilizar, mientras que en iOS hay que “estudiar” para realizar tareas que en sólo unos segundos hubiéramos solucionado en macOS.

Por suerte esta tendencia está cambiando (para bien), un claro ejemplo lo tenemos con Photoshop. La empresa de Adobe va a realizar una apuesta titánica para ofrecer la misma experiencia tanto en macOS como en iOS. Apple pone a disposición de los usuarios una herramienta extremadamente potente del cual vamos a sacar partido (todo hay que decirlo), pero son los propios desarrolladores los que tienen que ofrecer unas herramientas para que los propios usuarios puedan sentir esa evolución y apuesta seria.

El iPad como equipo principal

Apple Pencil 2 iPad Pro

Por supuesto podemos tener el iPad Pro como equipo principal, siempre y cuando estemos seguros de que cubrirá nuestras exigencias. Antes de esto, conviene sentarnos delante de él, familiarizarnos con su uso, con lo que nos aporta y tener claro las limitaciones que este ofrece. Cada usuario es un mundo, habrá quien encuentre un entorno perfecto para su uso cotidiano, en nuestro caso cumple con el 90% de las acciones que realizamos cada día.

Con la llegada del USB-C tenemos la oportunidad de conectar más accesorios sin depender de tantos adaptadores, Apple ya no utiliza un conector propietario, pero sí que lo tiene capado. Una de las mayores quejas que podemos encontrar actualmente es el no poder conectar un disco duro externo. A nivel particular llevo años sin usar un puerto USB para utilizar una memoria física, pero esto fue una decisión personal, adaptar mi vida digital a la nube y a la transferencia inalámbrica.

Se entiende que no siempre puede ser así, ya sea por nuestro entorno o por las propias herramientas de trabajo que utilizamos para desempeñar nuestras funciones, con lo cual aquí existe una carencia, una carencia grave para ciertos usuarios, forzando su situación a tener que usar un Mac y no un iPad Pro, por mucho que quieran implementarlo.

¿Esto podría cambiar? Por supuesto que sí, pero sólo Apple tiene la potestad para hacerlo. Desde que Tim Cook cogió el legado de la empresa que llegó a superar el billón de dólares hubo un acercamiento hacia los usuarios. Lo pudimos ver con la rápida evolución del iPhone con pantallas gigantes, el Apple Pencil o la disculpas por el Mac Pro (2013).

Lo cierto es que aunque tengamos buenas intenciones y pongamos esfuerzos en intentar hacer el iPad nuestro equipo principal, luego nos encontremos con limitaciones tan absurdas como mover una carpeta en la app nativa Notas, algo que en macOS se puede realizar sin ningún tipo de complejidad.

Estamos hablando de una aplicación nativa, pero esto es algo de lo que Apple nos tiene acostumbrados con sus propias herramientas, recordamos la no inclusión de Recordatorios en el Apple Watch en el lanzamiento del mismo y del cual tuvimos que esperar bastante tiempo para una aplicación tan sencilla como esta.

¿Puede reemplazar el iPad Pro a mi Mac?

iPad Pro Ricky Interfaz audio micrófono

La respuesta acertada es depende. Depende de tus necesidades, esto lo podemos comparar a un ordenador con Windows o Mac. Hay ciertos usuarios que necesitan utilizar programas específicos que Mac no soporta o que no tiene una versión adaptada para ello.

Para que el iPad pueda reemplazar tu ordenador o Mac es similar, pero no sólo depende de sus usos, también del empeño que quieras dedicarle. Para que un iPad Pro pueda reemplazar a tu Mac debes dedicarle mucho tiempo en encontrar las adaptaciones específicas. Solemos pecar de intentar emular las mismas acciones que realizamos en Mac en vez de utilizar la forma natural de iOS (que a veces es complicada de encontrar).

Si puedes hacer una lista con todo lo imprescindible y comprobar si realmente puedes hacerlo en un iPad, tendrás una respuesta muy acertada sobre sí realmente el iPad puede sustituir a un Mac (al menos en tu caso particular). Pero recuerda que el Mac o PC es necesario incluso para restaurar (no restablecer) un iPhone en caso de que fuese necesario. Así que por ese “pequeño” detalle, ya un Mac es necesario en casa.

¿Merece la pena cambiar el iPad Pro de la generación pasada por el nuevo?

Shorcuts iPad Apple Pencil

Tras un tiempo prudencial con el nuevo iPad Pro la respuesta rápida es que no. Los anteriores iPad son equipos extraordinarios con una potencia envidiable y sin necesidad de cambiarlo por el actual iPad Pro.

Siendo sinceros, si eres un usuario muy “Pro iPad”, sí que notarás un cambio en el diseño que enamora a primera vista, además de ofrecer un espacio mucho más reducido. Aquí sí que notamos la valoración de una nueva compra de un dispositivo que ha cambiado por completo su diseño.

Si tampoco te importa tener Touch ID y cuentas con una buena funda teclado para alojar el Apple Pencil como la que ofrece Logitech con la Slim Combo, tampoco es necesario ese cambio. Pero si la economía lo permite y quieres tener la sensación de usar un equipo nuevo en cuanto a diseño, y ahorrar algunos segundos en tareas muy exigentes (exportación de archivos grandes), entonces sí que merece la pena.

Pero insistimos en que puedes hacer lo mismo en un nuevo iPad Pro como en anteriores versiones, aunque la diferencia la vas a encontrar en los accesorios, ahí sí que puedes llevarte una sorpresa quizás no muy agradable y que tienes que tener en consideración si realizaste una inversión llamativa en accesorios con entrada Lightning.

Daños colaterales, reserva dinero para accesorios

Nuevo teclado iPad Pro 2018

El nuevo iPad Pro ofrece un puerto USB-C y un conector magnético propietario situado en la parte posterior de la pantalla. Esto significa que el anterior Smart Keyboard y los accesorios Lightning que usábamos a diario no podremos usarlo en la nueva versión.

Aquí tendremos que realizar una gran inversión para tener una experiencia de usuario plena. Apple nos ofrece sus propias soluciones, pero son accesorios con un precio más elevado en comparación con los de terceros. El Apple Pencil de primera generación tampoco es compatible, así que hay que reservar otras 135 euros para ello.

La parte positiva es que podremos utilizar accesorios USB-C de terceros, algo que no podíamos hacer en la mayoría de cables Lightning que no fuesen MFI. Sí, seguramente el de chino te serviría, pero no podría dejar de hacerlo en cualquier momento, además de no ser una opción muy recomendada para salvaguardar la batería de tu dispositivo.

En resumen, el nuevo iPad Pro dice adiós a su formato de iPhone grande para comenzar a tener un carácter propio. No merece la pena el cambio si no has encontrado limitaciones y puede convertirse en tu próximo ordenador si tu uso diario es compatible con tu trabajo o uso.